Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 27- 9- 87 OPINIÓN Escenas políticas A B C 33 TARDE posible. Más de uno estará ya brujuleando dónde encontrará más fructífero acomodo: con Barreiro, con el CDS o con AP. Por eso mismo, lo que le conviene ahora al partido de Mancha es la vuelta del único hombre cuya sola presencia asegura la cohesión e impide el deshilachamiento organizativo: Fraga. La vuelta, eso sí, ha de ser clamorosa: con todo el partido, empezando por Albor, recibiéndolo en Labacolla como si de Santiago Matamoros se tratara, y Fraga haciendo allí mismo el primer discurso de campaña, mientras la muchedumbre aliancista ruge y se enardece al grito de ¡Manolo y cierra Galicia! Los caciques locales, comarcales y provinciales, incluido el difícil Cacharro, emperador de Lugo. e tienen a don Manuel una mezcla de veneración y pánico, sentimientos ambos harto justificados. Fraga es el que los ha metido en política, apadrinado y protegi- do, y en el trato han conocido su jupiterina cólera. Cuando todavía mandaba en Genova, yo veía a muchos de sus subordinados y enamorados como víctimas del síndrome de Estocolmo En Fraga, la amenaza puede ser subyugante y hasta atractiva. Pero, en fin, reforzada AP, con un liderazgo claro, resulta fundamental limpiar el partido de taifas y corrupciones, dar cancha a todo el mundo, porque no todo el mundo se contenta con obedecer, y recorrer Galicia de punta a punta denunciando el pacto nefando del PSOE y Barreiro. El feiipismo intentará crear en Galicia un clima de opinión centrado en los beneficios que trae llevarse bien con Madrid. El fraguismo tiene que hacer de la indignación y el desconcierto actuales una hoguera insoportable, que acabe poniendo nerviosa a la Coalición Impopular. Pero ambas estrategias están basadas en la celeridad de movimientos. O don Manuel llega ahora, o acaso llegue tarde. Federico JIMÉNEZ LOSANTOS EL ROSARIO DE LA AURORA QUÍ, el primero que empezó a meter jaculatorias en sus discursos políticos fue don Santiago Carrillo, casi al mismo tiempo que el padre Llanos, S. J. le daba el brazo a la Pasionaria en las manifestaciones. Para bien o para mal, en este país, la política siempre ha venido revuelta con la religión, y quizá por eso los democristianos han tenido tan poca fortuna entre el electorado: porque son los únicos que quieren separarlas. A lo largo de nuestra Historia, siempre se encuentra un cura que se arremanga la sotana y se mete en la política, sobre todo cuando la política se hace batallando por los caminos del Señor. El obispo Gelmírez se ajustaba el alba y se aplicaba al mandoble, y el cura Merino dejaba la casulla para agarrar el trabuco. El franquismo es un retazo de nuestra Historia que va desde la predicación siniestra de! cura Basilio Alvarez a la famosa boina del obispo Añoveros. Y la democracia empieza con el padre Xirinachs y con el cura Paco García Salve. Y por otro lado, cuando un político quiere hacer un discurso para los anales del Parlamento, casi siempre arranca igual que don Emilio Castelar: Grande es Dios en el Sinaí... Los dos grandes políticos de mi tierra fueron Saavedra Fajardo, que escribía libros, y el cardenal Belluga, que ganaba batallas. Hay un tercero, el conde de Floridablanca, que lo primero que hizo cuando le nombraron ministro de Carlos III fue echar de España a los jesuítas. Las Cortes de Cádiz estaban salpicadas de sotanas ilustres, y ya sabemos que la figura más escandalosa del Parlamento gallego es un seminarista rebotado. Etcétera, porque esta historia no cabe en un artículo y hay que escribirla en varios volúmenes. He recordado ahora todo esto a cuento de las declaraciones de esos socialistas que se llaman críticos Don Luis Gómez Llórente es un personaje socialista rodeado de nieblas, veladuras y misterios. Desde hace seis o siete años, permanece alejado de la vida pública, y habita, callado e inaccesible, en el Aventino. Ha salido ahora de su voluntario A ZIGZAG Asombroso Leemos con inefable asombro un gran titular: Soichaga insiste en que el Presupuesto va más allá de la demanda sindical Sindicatos existen en todas las democracias liberales del mundo occidental: en Estados Unidos, en la República Federal Alemana, en Italia, en el Reino Unido, en Francia... Pero ¿dónde un Gobierno acomoda o ajusta o justifica el nivel de sus impuestos haciendo referencia a las demandas sindicales? Justicia Amplio eco del articulo de F. C. Sainz de Robles en ABC. El anterior presidente del Consejo General del Poder Judicial cree que hay que evitar a toda costa la sensación general de que el poder ejecutivo- n i en esta versión ni en las anterioresnunca ha tenido interés en que la Justicia funcione. Nada más lejos de la realidad. Sus afirmaciones han corroborado lo que nadie debió poner en duda. OVIDIO ostracismo para damos una definición sorprendente del PSOE actual. Según Gómez Llórente, el socialismo de don Felipe es un socialismo entre líneas y, más que socialismo, es una doctrina socialcristiana. O sea, que ya tenemos a don Alfonso Guerra vestido con la sotana del cardenal Mercier. Nuestros socialistas empezaron la etapa de su gobierno embargados por el desconocimiento en lo que respecta a las relaciones con la Iglesia y a lo que tenían que hacer en cuanto pasaban del atrio. Lo mismo se iban a presidir la procesión que se quedaban en el balcón de Toledo para ver pasar el Corpus. Un día, vimos retratado a don Felipe González en la primera fila de la misa, como la doña Estefaldina de Valle- lnclán. Y otro día vimos a don Juan Barranco salirse del homenaje a los bomberos muertos en cuanto empezaron las exequias. Presumen de agnósticos y de ateos, cuando no de enemigos de Cristo, como Voltaire, y luego, cuando alguien les echa en cara su mal gobierno, su chapucería o su mangancia, empiezan a exclamar- como don Elias Querejeta la otra noche en televisión- ¡Por Dios, por Dios! Lo mismo quitan el crucifijo de la pared que cenan con el nuncio, o se traen y se llevan a Puente Ojea de la Embajada del Vaticano. Ahora, ya está claro, si es que tiene razón Gómez Llorente. Ahora van a vestir a don Alfonso Guerra con roquete para mandarlo a Europa a predicar el federalismo socialista. A don Javier Solana le vamos a hacer predicador de la Orden Tercera. A don Luis Yáñez, que es rubio y tan mono, le podemos poner a bailar con los seises de Sevilla. Vamos a regalar estampas de doña Carmen García Bloise en trance de Santa Margarita María de Alacoque. Y don Felipe González rezará el trisagio en La Bodeguiya mientras don Nicolás Redondo se encarga de encabezar el rosario de la aurora. O sea, que esto termina como el ídem. Jaime CAMPMANY AL MEJOR PRECIO 1I YALCONTADO re. 248 67 97 A ANTIGUA