Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VtERNES 25- 9- 87- ESPEGTACULOS ABC, pág. y? Un ataque al corazón le sorprendió en los ensayos de Sweet Charity M e? Wmnirm C í o Washington. Efe Bob Fosse, uno de los mejores coreógrafos de todos los tiempos, murió en Washington de un ataque al corazón, de la misma forma en que muere el protagonista de su película autobiográfica Atl that jazz Fosse, que contaba sesenta años de edad, se desmayó en la noche del miércoles en un hotel de. Washington. aTTliir Crónica de p a muerte anunciada: Bob Fosse unapelícula sobre su final rodó x Se pide la creación de un festival de teatro ibérico Coimbra. Efe Los dramaturgos portugueses y españoles reunidos ayer en la segunda jornada del Primer Encuentro de Teatro Luso- Español, expresaron su deseo de que las autoridades culturales de sus países posibiliten la creación de un Festival de Teatro Ibérico. El miembro portugués del Secretariado, de este. Encuentro, José Olivetra Barata, defendió Ja creación del citado Festival, solí- citado ya por escrito por el presidente de la Sociedad Portuguesa de Autores, Luiz Francisco Rebeilo, iniciativa que fue aceptada unánimemente por los casi doscientos dramaturgos, actores y estudiosos teatrales asistentes al acto. Por su parte, el catedrático de teatro de la Universidad de Barcelona, Ricardo Salvat, criticó el. paternalismo de algunos sectores intelectuales españoles en su reciente aproximación a la realidad cultural lusitana y la insuficiente presencia de instituciones oficiales en este primer encuentro. Salvat resaltó la existencia de una pujante diversidad cultural en el ámbito ibérico. Esta pujanza, según dijo, se observa en las relaciones desarrolladas tanto entre España y Portugual como en las aún incipientes entre las regiones y nacionalidades españolas con el mundo lusitano. Y pidió que los teatros nacionales españoles programen obligatoriamente obras portuguesas de for- ma periódica, en justa correspondencia con la amplia incidencia de las obras españolas. La investigación de los clásicos hispano- portugueses culminó esta segunda jornada, en cuyos debates se reconoció la interacción cultural entre las escuelas dramáticas del portugués Gil Vicente y el grupo teatral salmantino de los siglos XVI y XVII. Asimismo, en la jornada de apertura, el embajador de España en Lisboa, Gabriel Ferrán de Alfaro, señaló la necesidad de intensificar la presencia cultural española en la actual sociedad portuguesa ya que existen perspectivas para lograr dar un impulso notorio a esta presencia. La apertura de un Centro Cultural Españolen Lisboa, se materializará en los primeros meses del próximo año, y será, según el diplomático español; el primer paso de una nueva y fructífera etapa en las relaciones culturales entre ambos países Et conocido coreógrafo había estado dirigiendo los ensayos de la reposición en et teatro National de su comedia musical Sweet Charity El telón se levantó como estaba previsto y a los actores no se les informó de la muerte de Fosse hasta el final de la representación. Fosse, en sus más de cuarenta años en Broadway, fue uno de tos pocos en ganar los tres premios más importantes que existen en el mundo del espectáculo: nueve Tony por su labor en el teatro, tres Emy por especiales de televisión y un Osear. Una larga lista de títulos debidos a Fosse figuran entre los mejores espectáculos musicales ofrecidos en Broadway en los últimos treinta años. Entre ellos Pajama game Damn yankees Bells are ringing New girl in town Little me Sweet Charity Pippin Chicago Dancin y Big deal algunas de las cuales fueron llevadas, posteriormente a la pantalla. Entre ellas The pajama game Bob Fosse Damn yankees Star 80 Sweet Charity y, dirigidas por el propio Bob, Cabaret Lenny y All that jazz Final del espectáculo Con la muerte puede hacerse casi de todo, además de entierros. Se hace literatura, se hace cine y también pintura, y hasta puede hacerse música danzada. Bob Fosse, con su primera muerte, su primer infarto, hizo una memorable película, All that jazz Que el espectáculo siga se llamó, aproximadamente, en España- en la cual sé afección cardiaca, su ensayo de muerte, ocupaba el centro de la acción, era el eje de una coreografía barroca, donde bailaban esqueletos y enfermeras con decorados de quirófano y marcapasos, y donde aparecía también una Parca espléndida, atrayente y sensual, sin guadaña y con brazos amorosos, Jessica Lange. rubia y con blancos velos de inocencia. Ahora, como le sucedía al coreógrafo de All that jazz a Fosse le ha sobrevenido el definitivo infarto mientras ultimaba los ensayos de la reposición de Sweet Charity la obra musical que él mismo llevó a la pantalla- Noches de la ciud a d -y cuyo estreno, como bailarina protagonista, corrió a cargo de Gwen Verdón, su definitiva esposa, junto a él en el inicio del gran viaje. Bob Fosse, coreógrafo excepcionaf, dotado de un sentido de la imagen que ño se deja oscurecer por el ritmo de la música, sino que lo enaltece aportando soluciones estéticas originales, contaba sesenta y dos años dé edad. Desde su más temprana juventud quiso dedicarse al arte, a la danza y a la interpretación. Fue un bailarín discreto y un actor sumamente limitado, casi siempre en papeles cómicos de escasa consistencia. Cabe recordarle, con todo, como el pretendiente ingenuo de Mi hermana Elena junto a Janet Leigh, y como la serpiente en la versión cinematográfica y musical de El principito Hombre de teatro casi tanto como de cine. Fosse acabó dirigiendo a bailarines y dejó de bailar. Su primera película. Noches de la ciudad (1969) versión musical. de la felliniana Las noches de Cabina tuvo más éxito de público que de crítica. No se le perdonó fácilmente a Fosse la utilización singular, sin respeto y con harta inclinación al melodrama, de los materiales aportados por Fellini. e interpretados fundamentalmente por Shirley Mac Laine. Sin embargo, la industria sí confió en él, y tres años más tarde. Fosse realizó la que había de ser su mejor película, una obra con fuertes basamentos literarios- e l celebrado libro de Christopher Isherwood- una música especialmente adecuada y una coreografía auténticamente excepcional: Cabaret Cabaret justamente cargada de Osear, escaló posiciones aprovechando él favor del público, hasta convertirse en muy poco tiempo en un mito, en el paradigma del nuevo musical que venía a romper los moldes clásicos, lá estructura encorsetada del género, para incorporarle elementos dramáticos y estéticos de primera magnitud. Fosse, además de dirigir magistralmente a Liza Minelli y a Joel Grey, distinguidos ambos por la Academia de Hollywood- como la película toda- alumbró una época prehitleriana con fulgores expresionistas de indudable categoría y originalidad. Musical dramático, musical político, musical sentimental, con vitola de perennidad. Y con números que ya figuran en todas las antologías mas exigentes del género. Después de Cabaret vinieron Lenny (1975) y All that jazz (1979) Bob Fosse había entrado en la categoría de los realizadores indiscutibles, pese a la cortedad de su filmografía. Su trabajo, sin danzas de por medio, dirigiendo a Dustin Hoffman en la encarnación del sarcástico y vitriólico humorista Lenny Bruce, sigue en pie por su rigor, pese a las indudables dificultades que los continuos monólogos de Hoffman representaban. Y por la crudeza, artística además de sincera, con que abordó el tema de la muerte, haciéndose encarnar por Roy Scheider, permanece viva en el recuerdo. All that jazz Para Fosse, sin embargo, el espectáculo ha terminado. Pedro CRESPO