Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 25- 9- 87 INTERNACIONAL ABC 33 Una revista italiana publica documentos que implican a Waldheim en el genocidio El cazador de nazis Wiesenthal, minimiza la revelación Roma. Miguel Castellví Kurt Waldheim interrogaba a prisioneros de guerra y sabía que algunos eran eliminados por la Policía de Himmler. Estas son las acusaciones lanzadas por la revista Época según tres documentos secretos conservados en Washington y revelados por una colaboradora de Simón Wiesenthal sin el permiso del famoso cazador de nazis Época afirma que Waldheim era el autor o destinatario de estas comunicaciones. El presidente austríaco ha negado varias veces haber tomado parte en crímenes de guerra. Pero, según tres documentos (télex) que la revista Época le atribuye, Waldheim sabía que la Policía secreta de Himmler eliminaba a prisioneros de guerra. Estos tres mensajes, del 26 y 27 de abril y 18 de julio de 1944, consisten en cuatro folios escritos a máquina en lenguaje militar que tratan de comunicaciones entre el Cuerpo del Ejército E- dirigido por el general Lohr, ahorcado por Tito en 1947 como criminal de guerra- y el Cuartel General del Sudeste. Según Época estos mensajes, firmados por Ic AO, fueron enviados o recibidos por el entonces teniente Waldheim. Época ha investigado en tos archivos de Washington y ha averiguado que, según un documento del Cuerpo de Ejército E, del 1 de diciembre de 1943, el grupo Ic AO estaba formado por el teniente coronel Herbert Warnstorff, jefe de Waldheim y clasificado con la sigla personal le; el mayor Hammr, denominado Ic L, y el propio Waldheim, cuyas funciones eran la valoración de la situación deí enemigo y el interrogatorio de los prisioneros. El primer télex que Época atribuye a Waldheim, fechado el 26 de abril en Arsakli, cerca de Atenas, informa al Cuartel General sobre el interrogatorio de algunos prisioneros de guerra miembros del comando británico Alimnia nombre probable de una nave del grupo. El autor del télex dice que dos de ellos, un telegrafista inglés y un marinero griego, podrían ser aún útiles y pregunta si los demás deben ser entregados a la Sicherheitsdienst, la Policía secreta de. Himmler. La respuesta, del 27 de abril, ordena que el telegrafista y el marinero continúen en el mismo lugar bajo vigilancia, y que los otros prisioneros sean entregados a la Policía secreta para nuevos interrogatorios y la sonderbehandlung decretada por el Führer. Sonderbehandlung literalmente tratamiento especial era la eliminación física. El tercer télex, de fecha 18 de julio de 1944, está firmado con una W, inicial correspondiente tanto al nombre del jefe de Waldheim, Warnstorff, como al propio Waldheim, pero según Época se trata de este último: Es impensable que un documento de este tipo, un informe técnico sobre un ataque angloamericano contra los alemanes de la base Morgenrot, en la isla griega de Calino, fuese realizado por Warnstorff. En este documento, se habla de tres prisioneros capturados en la acción de Calino. La conclusión que saca Época es que el autor de los mensajes, aunque no decidía directamente sobre el destino de los prisioneros, sabía que quienes acababan en manos de la Policía secreta eran destinados a una muerte segura. Además, hacía propuestas concretas sobre estos hombres. Estos tres documentos han sido entregados a Época por Silvana Konieczny- Origlia, colaboradora de Wiesenthal, que los descubrió por casualidad en el archivo del Centro de Documentación de Viena. Habían sido enviados por GeEl presidente austríaco, Kurt Waldheim, se ha visto de nuevo implicado en la polémica sobre su presunta participación en crímenes de guerra raid Fleming, un historiador inglés que formaparte de la comisión investigadora sobre el pasado de Waldheim. A este respecto, Simón Wiesenthal ha afirmado que los documentos de Época no aportan nada nuevo y que no constituyen ninguna prueba de la implicación de Waldheim en la eliminación de prisioneros británicos