Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V 8 ABC OPINIÓN ffcl VIERNES 25- 9- 87 Prensa Extranjera Los errores del jaez Bork Dos errores flotan sobre el debate en tomo a Robert Bork. El primero y más importante es que se trata de un auténtico conservador I. un hombre capaz de radicalizar el propio concepto de la libertad personal y lo que significa en la sociedad y en las vidas de los americanos. El segundo es la idea de que es poco caballeroso combatir un nombramiento presidencial para el Tribunal Supremo Quienes desean al juez Bork deberían tener la oportunidad de votar a su favor. Liquidar un nombramiento del Tribunal Supremo por la vía del filibusterismo equivale a estrangular la democracia parlamentaria. Pero tras conocer las audiencias del comité que comenzaron el pasado martes, cualquier senador será libre de votar contra el juez Bork si cree que las opiniones de éste pueden contribuir a hacer un país radicalmente distinto del que el senador o sus electores desean, o al margen de la ley y las creencias americanas. Existen razones suficientes de duda en el historial de Bork: 1. Muestra un claro desprecio por la Declaración de Derechos y un particular desdén por la libertad de expresión. Permitiría la libre expresión política hasta un límite. Desgraciadamente, ese límite es donde la libre expresión comienza para muchos americanos, como es el caso de quienes abogan por la desobediencia civil, por ejemplo 2. No permitiría que los tribunales obstruyeran la invasión gubernamental en las vidas privadas de las personas. La mayoría decide, según él, y si la mayoría de la legislatura de un estado desea ordenar a una pareja casada que no use contraceptivos, eso es correcto para el juez Bork 3. Parece vacío de compasión o comprensión sobre la esencia de los Estados Unidos. Insiste en que la democracia significa mayoría, gobierno. Sí, pero en los EE UU significa más: significa el gobierno de la mayoría atemperado por un profundo respeto a los derechos de las minorías. Proteger esos derechos es el deber de las legislaturas y de los tribunales. 4. Destruiría la barrera establecida en la Declaración de Derechos entre la Iglesia y el Estado. No sólo introduciría la religión en las escuelas, sino que desea un mayor simbolismo religioso en la vida pública americana. 5. No es un hombre de freno y rigor filosóficos, sino un aventurero, un auténtico activista que reharía lo que ha llegado a ser la sociedad americana: un país que ha conseguido mayores libertades individuales gracias a una combinación de acción legislativa y judicial. Eliminaría los derechos de expresión y defensa de la intimidad que los norteamericanos han hecho consustanciales con sus vidas Precisamente para lo que no está escrito en la tey es para lo que necesitamos el Tribunal Supremo. La América del juez Bork desería un país donde la gente no podría acudir a los jueces en busca de justicia El Tribunal Supremo serviría para que se marchitasen las libertades, no para conservarlas. A. M. Rosenthal. The New York Times -Hay que rentabilizar a nuestro favor la prosperidad que se avecina. En fas próximas elecciones, en lugar de poner las urnas en los colegios las pondremos en los Bancos. El recuadro- PARTIR LA PANA T ODOS los meses de septiembre ocurre exactamente igual. Nuestros hijos vuelven de la playa con nuevos teléfonos de amigas, con nuevos amigos que no nos gustan nunca ni un pelo, con redobladas desganas ante los libros y con una frase de moda. Los teléfonos de las amigas nuevas los veremos dentro de dos meses, en los facturones del señor Solana el de las sevillanas. Los amigos nuevos los dejamos pronto de ver, a Dios gracias, porque acaban siempre volviendo a sus tribus de origen. Las desganas de libros se pasan pronto, que a la fuerza ahorcan, hay selectividad y quinta convocatoria. Pero sí que nos queda en casa, yendo y viniendo, la fra- se de moda, el timito de la temporada. De esta forma es como tengo el honor de comunicarles que la casa se nos ha llenado de pana este mes de septiembre, como me imagino que su casa, señora, también estará llena de pana en boca de los niños. Vuestra pana musical, pana de chíringuitos de Marbella, pana de carreteras de los suicidas de la dirección contraria, pana de terrazas de Costa Castellana, pana del Sardinero, pana de Vistahermosa, me ha hecho, hijos, pensar en la otra pana. En la pana propiamente dicha. En la pana que ya no existe. En la pana que empezaron a vestir como uniforme los que ahora- permitidme usar vuestro lenguaje- parten la pana. Y estas maravillas del lenguaje y de la realidad que transmite siempre son, diríais, de alucine; siempre son, diríamos, deslumbrantes. Así que hasta que no han dejado la pana no han partido la pana. Cuando iban con la pana estaban muy lejos de la pana. Ahora que abandonaron la pana y son clientes del mismo sastre que le cose a Su Majestad es cuando parten la pana. Antes tenían la pana en el atuendo; ahora tienen la pana en el alma, en la respiración. Ahora la parten. Yo diría que incluso más; ahora la imparten, la reparten. Conforme ellos se van vistiendo mejor en su ascensión hacia el partimiento de la pana, se va empobreciendo España. No es lo mismo un país pobre que un país empobrecido. No es lo mismo ser gobernado por los ricos que el hecho de que manden los enriquecidos. Los que partían el bacalao antes van ahora camino de la más absoluta de las panas, de la pana en sentido estricto. El bacalao ya no se parte: el bacalao ahora se come en las mesas de cinco tenedores, y se paga con la tarjeta oro. Hemos pasado del bacalao a la pana. Pero ¿hay pana para todos? ¿No se está partiendo la pana con excesiva alegría? ¿Qué es el déficit público? El déficit público es el inmenso almacén de la pana que. se parte con tanta alegría. ¿Qué es la presión fiscal? La presión fiscal es el telar sin lanzadera donde se tejen los kilómetros de pana que hay que partir. Se manda para partir la pana. Nunca tantos partieron tanta pana. Incluso parece que vamos hacia el federalismo, que es la pana de doble ancho, para que pueda ser partida con mayor profusión. Como verán, es absolutamente descorazonadora la profunda meditación de la pana. Más me gustaba la frasecita que trajeron de la playa el añt pasado los puñeteros niños: -Y allí que se presentaron con dos aparatos impresionantesAntonio BURGOS