Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V 76 A B C SUCESOS MIÉRCOLES 23- 9- 87 Un policía nacional, asesinado enel no lograronE t o J escapar intento deatraco a un Banco de Oviedo Otras tres personas resultaron heridas en los tiroteos Oviedo. Faustino F. Alvarez El policía nacional Antonio Penas Várela, de cuarenta y cuatro años, resultó muerto en el curso de un atraco perpetrado en la mañana de ayer en la oficina principal del Banco de Vizcaya, en la calle Uría, principal arteria urbana de Oviedo. Además, el director de la entidad y uno de los asaltantes se encuentran ingresados en estado grave a consecuencia de las heridas de bala producidas durante el tiroteo que se entabló en plena calle. Alrededor de las ocho de la mañana, dos atracadores irrumpieron en la entidad bancaria y ordenaron al director que abriese la caja fuerte y les entregase el dinero que contenía. Mientras, un tercer atracador aguardaba al volante de un vehículo estacionado en las proximidades y preparado para la fuga. Según la versión policial, diez minutos más tarde, es decir a las ocho y diez, se disparó la alarma de la entidad bancaria, por lo que varias dotaciones de coches Z, alertadas, se encaminaron hacia la calle Uría. En el momento en que los dos asaltantes, armados y a cara descubierta, habían entrado en la sucursal, sólo se encontraban en el interior de la misma los empleados. Los agentes, a su llegada, antes de detenerse ante la puerta de la entidad dieron varias vueltas a la manzana para estudiar la posición de los delincuentes en el interior del Banco, momento en el que los atracadores se percataron de la presencia policial e iniciaron la huida, estableciéndose un primer tiroteo en la calle. Antes de abandonar la entidad bancaria, los atracadores habían disparado contra Armenio de la Fuente, director de la sucursal, que recibió tres impactos en las piernas y, tras ser intervenido quirúrgicamente, se encuentra ingresado en estado grave. Los atracadores se dieron a la fuga por un pasaje cercano al Banco, donde la dotación de otro vehículo policial intentó detenerles, produciéndose un segundo tiroteo. Antonio Penas Várela, policía nacional que mandaba el vehículo radiopatrulla, resultó muerto al ser alcanzado de un disparo en el corazón cuando procedía a dar el alto a los atracadores. Antonio Penas, funcionario de primera categoría de la Escuela Básica del Cuerpo General de Policía, contaba cuarenta y cuatro años, era natural de Bisantoña (La Coruña) estaba casado y tenía una hija. Asimismo resultó herido de un disparo en un pie, aunque su estado no parece revestir gravedad, el policía nacional Pedro Bello Prada, que conducía la dotación del radiopatrulla, así como uno de los atracadores, cuya identidad parece ser la de Miguel Ángel García Gallardo, si bien este punto no está plenamente confirmado. El delincuente herido fue trasladado al Hospital Nuestra Señora de Covadonga, donde fue internado en la Unidad de Vigilancia Intensiva después de ser sometido a una delicada intervención quirúrgica. Sus dos acompañantes lograron escapar; uno de ellos, gravemente herido, en un coche robado a punta de pistola, que posteriormente cambió por otro, igualmente sustraído con intimidación. Su compinche huyó a pie y se piensa que pueda estar escondido en las proximidades de la zona D Un cabo paracaidista del Ejército del Aire murió ayer al estrellarse contra el suelo, debido a que no se le abrió el paracaídas, cuando realizaba un salto de instrucción desde tres mil metros de altura. No nos mire, no grite o es hombre muerto dijeron los secuestradores a José María Pascual Valencia. Federico Moreno El industrial José María Pascual reconoció ayer que en ningún momento hemos tenido relación oficial con la Policía. Es más, aún no he prestado declaración, aunque ahora tendré que ir a presentar una denuncia Los maleantes le sorprendieron cuando entraba en el ascensor de su domicilio y le dijeron: No nos mire, no grite o es hombre muerto José María Pascual recordó que el pasado miércoles, el día del secuestro, cenó en el restaurante Civera con tres de sus colaboradores que, poco después de las once y media de la noche, le trasladaron hasta las proximidades de su domicilio. Al llegar al portal, se dio cuenta de que la cerradura estaba abierta, pero no dio más importancia a ese detalle. Sin embargo, cuando se disponía a entrar en el ascensor, se abrió la puerta y aparecieron dos individuos que me amenazaron con una pistola y una najava. Me ordenaron que me pusiese contra la pared y que no me volviese para verles o, de lo contrario, me mataban narró el industrial. Les dije que no me hiciesen daño porque entendía lo que querían: secuestrarme y pedir rescate. Ellos sólo contestaron que me dejara conducir y no me pasaría nada: No nos mire, no grite, o es hombre muerto Acto seguido, le condujeron al garaje y, tras maniatarle de pies y manos, le durmieron. José María Pascual no despertó hasta el día siguiente. Me encontré en una especie de mazmorra, atado de pies y manos, y con el pañuelo én los ojos. Entonces escuché una voz que dijo: Vamos a pedir un rescate por su vida. No se quite el pañuelo de los ojos. Si sospechamos que nos puede reconocer, es hombre muerto Ese mismo día, los delincuentes le comunicaron que estaban pactando su rescate, pero al decirme que querían mil millones, les contesté que si esa era la cifra ya podían matarme, pues no teníamos esa cantidad El viernes, los dos secuestradores, aunque yo sospecho que eran tres, me hicieron escribir dos cartas, a mí hermano y a mi esposa, pidiéndoles que pagaran el rescate. Sin embargo, en esos momentos mi mayor temor era que alguien matase a los secuestradores y en aquel lugar donde estaba, en donde todo era silencio, muriese sin que nadie me encontrara El sábado me dijeron que la transacción estaba aprobada y, tras atarme de nuevo, me volvieron a poner cloroformo para dormirme. Ya no desperté hasta que estaba detrás del hotel Don Jaime En un momento dado, el industrial les preguntó si pertenecían a ETA, pero los maleantes sólo me contestaron que allí las preguntas las hacían ellos Sobre cómo consiguieron reunir el dinero, Pascual dijo que se sacó el sábado de tres entidades bancarias. Los desconocidos pidieron que se colocara el dinero en cuatro bolsas y que, en un bar, recibirían las últimas instrucciones. Me dijeron- narró el abogado de los Pascual- que debía tomar un coche y enfilar la carretera de Puzol. Encontraría un mensaje en un ladrillo hueco en Port Saplaya y, quince metros más allá, tenía que lanzar los sacos D Un joven de veinticinco años, José Antonio R. J. se entregó en el Juzgado de Instrucción de Córdoba y reconoció su participación en la muerte de un vigilante jurado en la factoría Ibercobre El guarda sorprendió a dos delincuentes cuando robaban hilos de cobre en la empresa. Posteriormente, uno de ellos le apuñalo causándole la muerte. IARCOVI COMPRA SOLARES Para bloques o chalets adosados. También edificios para rehabilitar. Cualquier zona, preferible zona norte. Arturo Soria. Alcobendas. S. S. de los Reyes, etc. Información: Larcovi S. A. L. Conde de Xiquena. 6- 2: Teléf. 5221028 SE VENDE OFICINA (400 m 2) Directamente, oficina a estrenar, alto standing. Calle San Bernardo, semiesquina a Gran Vía. 400 m 2 construidos más 225 m 2 de terraza propia ajardinada. Planta completa, independiente. Edificio exclusivo de oficinas, con seguridad 24 horas. Aire acondicionado centralizado, frío- calor. Centralita telefónica propia Philips. Carpintería de roble. Teléfonos 59312 84- 59312 55