Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pog. 52- RELIGION -MIÉRCOLES 23- 9- 87 A los creyentes yugoslavos se les trata como ciudadanos de segunda división Las autoridades comunistas hablan de una teórica igualdad Belgrado. José Grau No hace mucho, el cardenal Kuharic, arzobispo de Zagreb y presidente de la Conferencia Episcopal yugoslava, declaró que, a pesar de las garantías que teóricamente se contemplan en la Constitución para salvaguardar la libertad de la religión, a los creyentes yugoslavos se les trata como ciudadanos de segunda categoría Y los hechos- con constantes limitaciones- parecen confirmar esta rotunda afirmación del cardenal primado. No piensa lo mismo Radovan Smardzic, secretario de la Comisión del Gobierno federal para las relaciones con las comunidades religiosas, quien, en conversación con este periódico, ha opinado que los ciudadanos de segunda clase son de segunda clase no por cuestiones de religión, sino por otras En el caso concreto de Yugoslavia, tal declaración no parece ser del todo correcta, teniendo en cuenta afirmaciones posteriores hechas por el propio Smardzic. En concreto, respondiendo a. la pregunta de si los militares, los profesores, los maestros de escuela y los funcionarios se ven en desventaja cuando confiesan y practican la religión, Smardzic ha confesado- limitando la respuesta al caso de los profesores- que si el profesor católico sigue el programa estatal, no hay problemas El funcionario federal piensa que et hecho de que no haya clases de religión en las escuelas, y el hecho de que la orientación de la enseñanza sea atea, es algo saludable, porque la introducción de principios religiosos en las escuelas, al igual que ocurre en Occidente, ha sido superada en Yugoslavia Cuando he hecho la objeción de que en los países occidentales, con más facilidades o menos, existe la posibilidad de que un grupo de padres católicos, que quieran educar católicamente a sus hijos, se reúnan y pongan los medios para fundar un colegio según el gusto de los padres y no según el gusto del Estado, Smardzic se ha quedado un poco perplejo y, después de reconocer que tal supuesto es imposible en Yugoslavia, ha añadido que las comunidades religiosas pueden enseñar la religión en sus escuelas de teología. Por otra parte, el monopolio del Partido Comunista a la hora de buscar a los hombres y mujeres que han de ocupar puestos de cierta importancia es indiscutible. Aunque Smardzic ha dicho que si una persona es creyente o no, no es criterio determinante parece evidente que, a la postre, en un caso concreto lo sería. Otra dificultad con que ha de luchar la Iglesia son las pegas estatales para construir templos en las nuevas zonas de convivencia humana. Esto, para Smardzic, tiene más que ver con las dificultades de la administración por la burocracia como pasa en todos los países que con otros motivos. Es cierto, sin embargo, que le damos prioridad a los edificios que tienen interés social y que forman la infraestructura de las nuevas ciudades Sobre el fenómeno de Medjugorge, el político ha afirmado que el Estado trata de recibir de la mejor manera a los peregrinos y que no se limita el número de los mismos En cuanto al futuro de Medjugorge, Smardzic ha recordado que también dentro de la Iglesia existe un desacuerdo sobre la interpretación de los hechos y que, por eso mismo, no sabe en qué quedará. De cualquier manera, para Smardzic, tiene interés lo de Medjugorge, también porque está sirviendo de fuente de ingresos adicionales. Respecto a las noticias periódicas que salen de este país, en las que se habla de procesos contra sacerdotes católicos (por ejemplo, el 10 de agosto, tras dieciocho meses de prisión, acusado de intolerancia nacional las autoridades estatales pusieron en libertad a Filip Lukenda, un sacerdote católico) Smardzic ha asegurado que las relaciones, en general con todas las religiones, y en concreto con la católica, son positivas El Episcopado alemán nombra presidente a su obispo más joven Bonn. Carlos Bribián La Conferencia Episcopal Alemana tiene nuevo presidente: Karl Lehmann, de cincuenta y un años, el más joven del Episcopado, desde 1983 obispo de Maguncia. Fue elegido a media mañana de ayer en Fulda, donde está teniendo lugar la denominada Asamblea de otoño de los prelados de las 22 diócesis católicas de la República Federal. El nuevo presidente releva en el cargo al anciano cardenal Joseph Hoeffner, desde hace larto tiempo gravemente enfermo. Ha sido una cierta sorpresa el ascenso del profesor Lehmann a la cumbre de la Conferencia Episcopal, puesto que el gran favorito para el cargo, por rango y tradición, era el cardenal Friedrich Wetter, de cincuenta y nueve años, arzobispo de Munich y Freising. En el pronóstico han fallado los entendidos, dado que en la elección de Lehmann no ha habido, al parecer, duda alguna. Esto se deduce de la rapidez con que se llevó a cabo la votación, menos de una hora, lo que permite suponer que los sesenta y siete obispos (entre residenciales y auxiliares) participantes en ella lo eligieron en la primera de las tres votaciones previstas, en la cual era preciso obtener una mayoría de dos tercios. El obispo de Avila presentó la aportación española al Sínodo Madrid. Ep El obispo presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y obispo de Avila, monseñor Felipe Fernández, presentó ayer la aportación que la Iglesia española hará en el próximo Sínodo sobre los laicos que va a tener lugar el mes que viene en Roma. Monseñor Fernández se mostró satisfecho de lo elaborado en España y afirmó que es el Sínodo mejor preparado, porque para ello se han consultado a más de quince mil personas de todas las diócesis españolas. Resumió su aportación diciendo que debe haber más seglares cristianos en la vida pública y que los que están deben comportarse en ella como tales y no con complejos.