Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 50- SOCIEDAD -MIÉRCOLES 23- 9- 87 La abstinencia sexual, un elixir para alcanzar la concordia en el matrimonio Científicos británicos estudian Los trastornos del deseo Londres. Alfonso Barra El matrimonio moderno sufre una intensa crisis de alcoba y la Asociación Británica de Terapeutas Sexuales y Matrimoniales ha celebrado una reunión de urgencia para remediar los males que tan afligido le tienen. Con el tema Trastornos del deseo realizaron un importante trabajo intercambiando antecedentes de la abulia conyugal. Pero el problema planteado es que sobran recetas para este mal tan extendido en el siglo de la tecnología. Para no pocos escépticos, aumentan los casos de indiferencia íntima a medida que proliferan los consejos y remedios para las parejas que entran en la era del hielo. En el campo de la terapéutica, para remediar el mal del siglo existe más desacuerdo que entre los economistas o los críticos de arte. Para aliviar los mismos síntomas emparentados con la indiferencia hay tratamientos con hormonas, las famosas testosteronas. O la lectura intensiva de publicaciones eróticas. Más nuevo es un horario rígido para las expansiones amorosas de las parejas, a ser posible con periodicidad semanal y sin propinas no planeadas. Los expertos han confirmado que tras un par de años de asociación íntima es muy difícil mantener el grado de intensidad de las relaciones amorosas. De lo que se viene a deducir que ese tipo de expansiones son el arte del aficionado sin experiencia no técnica. Los reunidos dedicaron muchos elogios al libro Sex is not compulsory El sexo no es obligatorio del matrimonio Hodgkinson, ambos periodistas de cartel, quienes decidieron renunciar a las refriegas del amor para disfrutar de los regocijos que brinda la castidad. Lo malo es que la sociedad actual crea un montaje publicitario para hacer creer a las parejas que son anormales si no cultivan las actividades de alcoba. Hay que sembrar la doctrina que presenta al catre como un mueble más, necesario para el descanso pacífico. Declaran los Hodgkinson: No tenemos ningún interés en la faceta belicosa del amor. Somos felices. ¿Somos anormales por ello? Lo inquietante es que ese tipo de parejas tan bien avenidas no acuden a ios terapeutas en busca de tratamiento. Hay, pues, una mayoría que se abstiene en nombre de la concordia. Hay agitación cuando el varón cree en la doctrina de Talleyrand: La mujer perdona a veces a quien fuerza la ocasión, pero nunca al que la pierde Es el requisito para una actividad en régimen de sesión continua. La especialista Elizabeth Stanley afirmó en esas reuniones de trabajo que hay muchos ciudadanos que practicarían la castidad absoluta de no ser por ese clima social que impone una actividad incesante. Ha aclarado Stanley que la tarea esencial del terapeuta sexual no es dar consejos a las parejas para que logren divertirse más. Lo que ha de hacer es acostumbrar a los pacientes a compartir las mismas delicias íntimas, pero provocadas tan sólo por las exploraciones oculares sin ninguna práctica de la guerra fría. Los técnicos están de acuerdo con Ovidio: el amor es una versión de la guerra. Es la paz la que debe prevalecer en el matrimonio sin escaramuzas innecesarias. El amor libre no vale porque en ocasiones puede ser amor, pero nunca proporciona la libertad. Hay que ganar la libertad y la coexistencia pacífica tras superar los viejos pasatiempos de alcoba, ahora que la sociedad persigue la procreación. La pasión, según Osear Wilde, es un privilegio de la gente ociosa. Hay que trabajar para que cuando llegue la hora del descanso se pueda pensar en las emociones de la política municipal, en la tranquilidad octaviaría y en el pacifismo que aflora con la castidad. La mujer tiene mejor sentido del olfato qne el hombre Washington. La mujer tiene mejor olfato que el hombre, y los jóvenes mejor que los ancianos, de acuerdo con un estudio realizado entre ciento veintiséis mil personas de todo el mundo, a las que se entragaba seis tarjetas impregnadas de distintos olores. La encuesta realizada se considera como la más exhaustiva hecha hasta el momento sobre el asunto. Los expertos nortemericanos que han llevado a cabo el análisis han sacado una cuantas conclusiones que, en algunos casos, respaldan y, en otros, echan por tierra viejas premisas. Como siempre ha sostenido la sabiduría popular, la mujer tiene mejor olfato que el hombre, pero no cuando está embarazada. El sentido del olfato es más agudo en la juventud y se conserva bastante bien hasta los sesenta años, pero se va perdiendo gradualmente después de esa edad. Siempre se ha sabido que el olor evoca memorias, pero el estudio ha demostrado que la nitidez del recuerdo varía con la intensidad del aroma. El 66 por 100 de la gente sufre pérdidas temporales del sentido olfativo debido a resfriados o a alguna infección, pero sólo el 1,2 por 100 lo ha perdido para siempre. Quienes trabajan en un medio industrial, curiosamente tienen mejor olfato respecto a los que lo hacen al aire libre. Sólo la mitad de los encuestados pudieron identificar todos los olores- a sudor, plátano, almizcle, clavo (especia) gas natural y rosas- y se descubrió que la facultad de distinguir el olor a sudor varía de una a otra región geográfica. Lagunilla El Gran Rioja LA CASA INGLESA Inglés y francés 3, 5, 6 y 10 horas semanales Clases diarias y alternas Cursos en Inglaterra (Todo el año) Clases particulares Plaza de Salamanca, 11 28006 Madrid Teléfonos. 275 32 63- 276 35 13 Lagunilk Richard Ellís -F. J: Pons Bottino A. P. I: Bodegas Lagunilla De Fucnmayor. Rioja Alta Tfno. (941) 4501 00 Una: 1.650 pesetas. Fibra. 395 pesetas Presupuestos a domicilio. Obras Calle Trespaderne, 23- Tete. 747 3144, 747 70 82 LOCAL CON OFICINAS EN VENTA Plaza Cristo Rey. INFORMACIÓN Tel. 4107720 543 m M O Q U E T A S LIQUIDACIONES