Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OPINIÓN MÍERCOLES 23- 9- 87 Panorama PASTOR DEL TIEMPO l K f e A M e t J T e LO MAL ue ¿AS COSAS I A L S RECHfli HA AAW E N la serranía de Cuenca un pastor vigilaba sus ovejas sentado sobre los huesos fosilizados de un dinosaurio. El sitial rocoso del muchacho es, según los paleontólogos, muy antiguo: un gran reptil, cuyos descendientes también han desaparecido, se murió allí mismo hace ciento cincuenta millones de años. Las vértebras del dinosaurio y otros huesos hallados en los alrededores fueron entregados por el zagal al museo de Cuenca. El mozo se llama César Real y las crónicas nos lo presentan como un ser responsable de cuanto es patrimonio de la historia, de la prehistoria y del misterio. La larga mano del tiempo había transformado en mineral el lejano reptil que algún día caminó, corrió o saltó por un rincón del mundo que aún tardaría millones de años en llamarse Cuenca y en ser el breve paraíso de un pastor que lleva en el zurrón algunas latas de conserva, un pequeño aparato de radio y dos revistas con páginas en color, en una de las cuales aparece Pierre, tercer hijo de Carolina de Monaco, en la portada, mientras que la segunda está dedicada al baloncesto. Es difícil saber si el dinosaurio murió de viejo, agotado el motor balbuciente de su sangre- ¿de qué color sería su sangre, si es que entonces habrían terminado de pintar el mundo? o si otro animal le arrebató la vida en la disputa por poseer algo. Sin darse cuenta, César Real pensaba en estas cosas durante los largos atardeceres de la primavera, cuando el silencio lanar de su rebaño le permitía soñar. El dinosaurio hubo de quedarse de cuerpo entero, tendido en el campo, convirtiéndose en risco, porque aún no habían llegado los pintores de los bisontes de Altamira ni los escultores de los toros de Guisando, capaces de dejar testimonio de un río cuyas aguas no regresan. Ya es imposible que el enorme animal despierte y, convencidas de ello las autoridades, le han admitido en el museo. Planetario DISCRIMINACIONES DE DON TXIKI L secretario de organización del PSOE, señor Benegas, la euskarización de su nombre le juega una mala pasada. Llamarse Txiki o Chiqui, o como demonios sea el diminutivo, no conduce a nada. Con nombres así jamás se llegará a las verdaderas alturas. Para llegar hay que llamarse don Felipe. O don Alfonso. Por mucho que rebajemos la condición política de este país, o países, jamás llegará un don Txiki o un don Txomin a la, actualmente mínima, respetabilidad que es necesaria para salir, por ejemplo, del precipicio tiernogalvaniano y llamarse don Juan. Don Juan Barranco. Sin embargo, a mí Txiki Benegas me cae muy bien. Pese a que tiene cara de buen chico, algo de angelote de los que Murillo colocaba, sonrosados y mofletudos, flotando a los pies de sus Inmaculadas, Benegas es, además de inteligente, competente y honesto. El hombre, en general, se muestra orgullo- Ahora, cuando ya es otoño, ha dicho a los so de encontrar restos de lejanas eras y noti- alumnos sociatas de la Escuela de Verano cia de antiguas civilizaciones. Acaso rinda un que los empresarios no deben ser consideculto subconsciente a la inocencia que sitúa rados como enemigos del PSOE Tan riguen los tiempos en que el mundo era niño. rosa descalificación, quédese para el extreSentarse sobre las vértebras de un dinosau- mismo que a Nicolás Redondo le impone su rio, aunque estén petrificadas, tiene algo de colega del ala izquierda Marcelino Camacho. desafio al tiempo y a la realidad. No nos hu- No. Los empresarios. Txiki lo reconoce, no biera sorprendido más César Real si, en vez son enemigos del PSOE. Pero ¿podría decir de la historia de su asiento, nos contase que el señor Benegas que el PSOE no es enemitenía en el establo al Platero de Juan Ra- go de los empresarios? món, o que don Quijote le había espantado el rebaño mientras dirigía su discurso a los pequeños perros que defendían las ovejas. Mas nos olvidamos con frecuencia que vivir consiste en integrarse en esa noria mágica e infatigable que convierte los huesos en rocas, ¡POR FIN VAMOS A AMÉRICA! las sonrisas en lágrimas, las tinieblas en luz, VIAJES Y VACACIONES A y el. atardecer ante el rebaño en una fabulosa historia que goza en recordarnos la modesta grandeza de las gotas de agua en el mar del PARA ESTE AÑO LAS MEJORES OFERTAS tiempo. Y OPORTUNIDADES A VENEZUELA INFORMACIÓN V VENTA: INTERAMERICANA TRAVEL El Gobierno- añadió Txiki, o Chiqui, o como demonio quieran los inventores actuales del novísimo euskera- ha de ser beligerante y discriminatorio en favor de las víctimas de la crisis económica, de los que han perdido el empleo y de los jóvenes. ¡Muy bien! Pero ¿qué decir de los empresarios, que han perdido sus empresas? Cientos de miles de empresarios grandes, medianos y pequeños, han quebrado, han cerrado, se han arruinado desde que este Gobierno gobierna. ¿La beligerancia en favor de las víctimas de la crisis no ha de llegar a los empresarios víctimas? ¿Y qué decir de las víctimas del Gobierno, del socialismo? También tendría el Gobierno que ser discriminatorio en favor de esas víctimas. Ex empresarios que jamás han gozado de la Visa Oro como gozan los consejeros socialistas de ciertas Comunidades. Jóvenes que nunca han obtenido puestos digitales de asesores en Ayuntamientos y organismos oficiales y tampoco de conductores del Metro por falta de carné. Pero, tremenda duda. Siendo el Gobierno tan discriminatorio, en favor de tantos, ¿no dejaría de ser discriminatorio, señor Benegas? Probablemente en el calor improvisatorio propio de la Escuela de Verano todavía no se le ha ocurrido que un Gobierno, aunque sea del PSOE, no debe ser discriminatorio, sino plenamente nacional. Todos sostienen al Gobierno y están obligados, ¡ay ¡a pagar impuestos. Todos tienen el mismo derecho a abrir el pico, a piar en el nido, para que mamá socialista acuda a ponerles la comida bien masticaíta, pa que dure, en el pico. Ahora mismo, ahí tienen ustedes a Barranco, don Juan, acongojado por las represalias que anuncia AP. Que no ha de ser así, vamos, dígasete a todos, don Txiki. Lorenzo LÓPEZ SANCHO Faustino F. ALVAREZ BARQUILLO, 13- TELEFONO: 93 70