Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE Carla Fracci, un regalo en danza de seda E S la reina del ballet en un imperio donde el trono lo posee otra gran señora la ópera. Pero no le importa. Sin regalarle al aire ni una sola nota de su voz, Carla Fracci ha logrado hacer de la Scala de Milán su territorio, su reino. Y lo ha extendido más allá de las fronteras de ese gran templo sagrado del género lírico y por toda Italia ha llevado, como en una cruzada en nombre de la danza, sus pasos alados, su arte blanco, noble y señorial perteneciente a otros tiempos. Ha cruzado Carla Fracci el océano en busca de nuevas conquistas, con la esperanza de inscribir su nombre entre los de las grandes damas de la corte de Terpsícore. Y ahora, cuando el Olimpo de la danza acoge su figura en puesto de honor, Carla Fracci ha venido a España. Por primera vez- y aunque haya sido sólo por dos días- Madrid ha podido contemplar las andanzas sobre un escenario de esta mujer que ejerce de bailarina dentro y fuera del teatro; que lleva en sus pies la ligereza y en sus manos esa etérea ingravidez que convierte toda su figura en un poema al arte de bailar. í Carla Fracci ha bailado en Madrid uno de los papeles en los que más brilla la dulzura de su danza, esa suavidad que imprime a cada uno de sus movimientos, esas pinceladas transparentes que traza con sus brazos: Las sílfides es sin duda uno de los mejores vehículos para la enorme clase que posee la Fracci, diva y señora donde las haya. Pero la bailarina no es todo dulzura. Hay bajo ese envoltorio de algodón, bajo esa nube con forma humana, una mujer de hierro, tenaz, emprendedora, decidida, firme. Dicen quienes la conocen que la Fracci tiene una voluntad de hierro, una capacidad de trabajo, un sentido del deber tales que la llevan siempre a dar lo mejor de sí misma. A la Fracci no le importan las caídas. Y Madrid ha podido comprobarlo con esta primera visita, que ha supuesto, en un momento en que la capital de España lo es también del baile, un regalo envuelto en un lazo de danza de seda. Julio BRAVO LUNES 21- 9- 87 s A B C 113