Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 9- 87- LA FIESTA NACIONAL -f ABC, Julio Norte, a la izquierda, un astorgano que torea con temple y sentimiento. A la derecha, Juan Cuéllar, que formó un gran alboroto en el sexto. Los dos pusieron las Ventas boca abajo. (Foto Botan) En la Monumental de las Ventas Dos chavales se lo han puesto muy difícil a los de la feria de Otoño Gran actuación de Julio Norte y Juan Cuéllar La verdad es que sobre el papel el festejo dominguero presentaba muy pocos atractivos, más bien parecía una novillada de relleno, un respiro antes de la feria de Otoño que comienza el próximo viernes. Pero si algún encanto conserva la fiesta nacional es el de la sorpresa, el de esa bendita incógnita, que la convierte en un espectáculo imprevisible, que es uno de sus mayores atractivos, sostenido a lo largo de la historia. Fuimos a la plaza de mala gana. El otoño, por fin, asomaba la nariz. El viento soplaba fuerte y el cielo comenzaba a oscurecerse, llorando lenta y suavemente, entonando su réquiem particular por el estío que se va. Así que cojo el paraguas y recibo el adiós de mis chavales, que me despiden como si me marchara a la guerra de África, como si fuera yo a tomar el Gurugú. Ellos me dejan solo, completamente solo, que diría Julito iglesias, porque se preparan para ver a Míchel, Hugo y al Buitre, dejando en el cajón sus respectivos carnés de abonados juveniles a las Ventas. Norte, pero mira por dónde le ha salido un paisano a Lorenzo López Sancho que puede ser torero, un fino y templado torero de tierras frías y no demasiado taurinas. Me ha gustado Julio Norte en sus dos toros. Se coloca excelentemente, tiene gusto y excelente sentido del temple. Se ha aprendido muy bien la lección de que el toreo consiste en no dejarse alcanzar el engaño, en no descomponer la figura, en torear relajado y natural, en ligar los pases, en quedarse en el sitio para ligar la suerte siguiente, todo eso que, en su conjunto, encierra una enorme dificultad, y por eso es tan difícil llegar a ser figura del toreo primero y mantenerse en candelera después. Todo esto lo hizo Julio Norte en una tarde preñada de aciertos: primero con un estupendo novillo de Carmen de Villadiego y después con un sobrero de Chopera. Las dos faenas fueron de oreja, de indiscutible oreja, porque así no sólo no torean la inmensa mayoría de los novilleros, sino muchos de los que pululan por los lugares cimeros del escalafón. Dio tres vueltas al ruedo, mientras se abroncaba a la presidencia a la muerte del quinto, con toda la razón del mundo, porque una cosa es el rigor y otra una delirante intolerancia de profesor hueso y malhumorado, duro con unos chavales que merecían mayor premio y que no merecían la puntualísima mala uva de darle un aviso en Ficha de la corrida Plaza de las Ventas. Cinco novillos de Carmen Villadiego, segundo y sexto excelentes; los otros tres, difíciles, y uno de Martínez Elizondo, manejable. Rui Bento Vasques, azul y oro, pinchazo, estocada atravesada y descabello (silencio) En el cuarto, metisaca y estocada (palmas) Julio Norte, salmón y oro, pinchazo y estocada (aviso y vuelta al ruedo) En el quinto, estocada tendida (ovación, insistente petición de oreja y dos vueltas clamorosas) Juan Cuéllar, de rosa y oro, dos pinchazos, estocada atravesada y descabello (aviso y ovación) En el sexto, pinchazo. hondo (ovación, oreja, petición de la segunda por unanimidad, que al no concederse provocó una gran bronca al presidente, y varias vueltas al ruedo en hombros) s Error Una vez más se hizo realidad lo de los renglones torcidos de Dios, que le dio en su infinita misericordia por escribir hoy muy derecho, y presenciamos una excelente novillada. Pasamos una. fresca, interesante, a ratos apasionante, tarde de toros. No lo pasaron bien solamente los de Astorga y los de Colmenar de Oreja con las actuaciones de sus toreros, sino el resto del público. Los aficionados que no fueron al festejo, envidiados por mí cuando me dirigía a la plaza, acabaron por ser compadecidos por un servidor ante el amenísimo festejo presenciado. Error, pues, de los que no pasaron por la calle de Alcalá. El peor parado fue el cabecera de cartel Rui Bento Vasquez. El lusitano resultó cogido por el primero, que no tenía fuerza. Salió de la enfermería para matar al cuarto con enorme voluntad, banderilleando incluso con lucimiento. Se le agradeció el pundonor. No habíamos visto torear al astorgano Julio ALQUILE CON TIEMPO SU- AR RTAMENTO. Consulte las páginas de Anuncios por palabras de el preciso instante de doblar el primero. Reglamento en mano, señor presidente, debió devolver el primero por inválido. Mas no pudo mermar del todo el triunfo, para mí importa- te, de este Julio Norte, que ha producido una excelente impresión. Valentísimo Juan Cuéllar en su primero, que fue el más difícil de la corrida. Pero el d- 3 Colmenar de Oreja se dio muy buena maña para meterlo en el engaño con valor y no poca destreza. Fue muy ovacionado, pero donde la formó de verdad fue en el sexto. Estuvo, sencillamente, colosal, muy por encima a como le habíamos visto otras veces. Esia vez no sólo babearon de gusto sus entusiastas paisanos y mis amigos Narciso y Aquilino, dos fans incondicionales del colmenareño, sino la plaza entera, porque el chico no só! o se mostró muy decidido, sino que toreó muy templado, sin perder la cabeza en ningún momento, acabando con unos alardes litristas, que enardecieron a los graderíos. La faena era de dos orejas. El presidente sólo otorgó una. Se lo llevaron en volandas por la puerta de caballos, porque este tacaño usía había dejado en aprobado, ramplón y ratero, lo que era de notable. En mi opinión, no se puede maltratar desde un palco a dos principiantes, que habían estado a un alto nivel profesional, que si son capaces de sostenerlo en futuras actuaciones pueden convertirles en figuras del toreo. ¡Animo, muchachos! Vicente ZABALA