Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34- A B C MADRID LUNES 21- 9- 87 Las centrales sindicales, principales responsables del caos de los bomberos Acabaron progresivamente con la disciplina del Cuerpo Madrid. César de Navascués Los representantes de las centrales sindicales han dado el último empujón para intentar hacerse definitivamente con el control del Cuerpo de Bomberos. Si consiguen que se destituya a José Pascual, el próximo jefe entraría hipotecado. Serian, definitivamente, los sindicatos quienes dominaran este Cuerpo, que se distinguió en el pasado por su entrega y disciplina. La entrega sigue existiendo, pero la disciplina casi ha desaparecido. Uno de los indicios de la intención real de las centrales sindicales es que, al tiempo que han pedido la destitución de José Pascual, han dicho que de ninguna manera desean que vuelva a ser repuesto en el cargo Jesús de Benito, apartado al puesto de jefe de material, después de su dimisión como director del servicio, por diferencias con Rafael Vera, aunque mantenga su categoría de jefe de sección. José Pascual es uno de los teóricos y estudiosos de la especialidad más impor- tantes del momento. Si existen dudas sobre su capacidad para dirigir los bomberos, no es por su actuación en el incendio de la calle de la Montera. En todo caso, su gran pecado puede haber sido callar ante el excesivo poder que se ha dado a las centrales sindicales desde la corporación socialista, hasta el punto de que el principal problema que existe hoy en los bomberos es de disciplina, farta de forma física y de preparación. Los representantes de las centrales sindicales, en su última rued. a de Prensa, dijeron que no están dispuestos a volver a una disciplina militar lo que aclara cuál es el fondo de la discusión. De lo que decimos dan idea los siguientes detalles: En los tres últimos años no ha prosperado, un solo expediente disciplinario en el Cuerpo de Bomberos. A todos ellos se han opuesto las centrales sindicales. Si no se puede castigar una sola faifa en un Cuerpo con más de mil componentes. 1o s oficiales quedan totalmente desautorizados. Los 23 jefes de zona tienen toda la razón en sus denuncias en este sentido. Salvo las últimas conversaciones con el alcalde, la realidad es que el representante sindical de UGT, señor Prades, ha tenido siempre más fácil acceso a los responsables del Ayuntamiento que los jefes del Cuerpo. En este momento, por oposición de las centrales, han desaparecido las duras sesiones de gimnasia que mantenían en forma a los bomberos. Se realiza una pseudogimnasia en algunos parques y en otros no. Lo mismo sucede con las maniobras. Se hace únicamente la preparación que admiten las centrales sindicales, no la que recomiendan los expertos. Los principales protagonistas en el salvamento de los bomberos muertos fueron los veteranos, que eran los que mejor sabían cómo había que realizar las cosas. Hombres como José Paz o Ángel Pingarrón fueron los que de verdad decidieron en los momentos importantes. Paradójicamente son personas apartadas del servicio de extinción por la corporación socialista. Han sido enviados a la Academia. El hecho de que los veteranos hayan pasado a la Academia supone que de allí sale la gente muy bien preparada. Pero, en cuanto se integra en Jos parques, se descorazona. Cada vez que los nuevos oficiales han querido implantar la disciplina han- sido desautorizados por sus superiores. Un detalle significativo se produjo en el salvamento de las víctimas en la calle de la La campaña para conseguir la destitución de Pascual es un intento de consolidar definitivamente esta situación Una de las mayores quejas de. los bomberos es su escaso número. Son mil. cuando deberían ser cuatro mil. La denuncia es cierta. Pero no se dice que. en el momento del incendio, había 74 bomberos de servicio. Hay. que tener en cuenta que el número, de bomberos debe ser dividido por tres, ya que se trabaja un turno de veinticuatro horas y se libran cuarenta y ocho (un intento municipalde implantar un horario diario de ocho horas tuvo que ser abandonado por su inutilidad) Por otra parte, el Cuerpo de Bomberos de Madrid es uno de los pocos del mundo en el que la totalidad de su personal disfruta las vacaciones en los tres meses de verano por imposición de las centrales sindicales. Es una reivindicación muy humana. Pero, en éste caso, va contra la cobertura de seguridad de la totalidad de los madrileños. Los turnos de veinticuatro y cuarenta y ocho horas suponen más horario de trabajo que el resto de los funcionarios. Por ello los bomberos han ¡do consiguiendo una serie de días libres salteados en el año. De este modo, es normal que. juntando unas libranzas con otras, se llegue a. descansar, aparte de las vacaciones, hasta veinte días seguidos. En estos momentos no es raro que, desde el momento en que se reciba un aviso en un parque de bomberos, hasta que se produzca la saüda del primer vehículo pasen dos minutos. Hubo tiempos en que todo lo que excediera dé los treinta segundos se consideraba un exceso. Se han producido casos en los que un bombero de guardia pide que se le deje salir para arreglar una partida de nacimiento, por ejemplo. Si el jefe, del parque se niega, por falta de personal u otra razón- hay que tener en cuenta que el interesado tiene dos días de libranza después de su guardia- el peticionario se pone en contacto con el enlace sindical. Este llama a más altas: instancias y es normal que, al rato, el jefe del parque reciba un recado de la superioridad para que deje salir al bombero a la gestión que desea realizar. Se ha adquirido últimamente nuevo material para los bomberos. Pero es frecuente que un coche sea dado de baja y enviado al taller. porque le falta un piloto ose ha fundido una bombilla. Antes los bomberos atendían a estas pequeñas reparaciones. Hoy no. Si algu- no lo realiza, ante lo que significa una mejora del servicio, verá que se le hace el vacío por imposición de las centrales sindicales. En los tres últimos años no prosperó un solo expediente disciplinario en servicio con más de mil personas Montera. En los primeros momentos se presentó en el lugar del siniestro gente, que estaba fuera de. servicio, vestida de calle. Pero según se fue intentando organizar las cosas se envió a los distintos bomberos a sus parques para que descansaran y se uniformaran. No hay que olvidar que el uniforme forma parte de la seguridad de los bomberos. A pesar de ello, el segundo día de la tragedia, cuando se extrajo el cadáver del primer bombero muerto, uno de los que portaban la camilla calzaba ostensiblemente unas zapatillas de deporte, en vez de las botas reglamentarias. En las primeras horas, después del hundimiento, se arriesgó, en un intento de rescatar a las víctimas con vida. Por ello, mientras entraban varias brigadas en el edificio a buscar a los sepultados se encargó a uno de ellos que, desde un puesto de observación, vigilara la estructura e hiciera sonar un silbato si ésta se movía, para que se desalojara rápidamente el edificio. Al rato se pudo comprobar que este hombre, del que dependía la seguridad de varios de sus compañeros, había desaparecido. Por lo visto consideraba su misión poco importante y se había ¡do ál interior del edificio a colaborar en la búsqueda de los compañeros Del mismo modo, cuando se vio que la tarea sería larga y muy dura se intentó montar turnos. De este modo, unos bomberos descansarían para relevar a sus compañeros cuando éstos estuvieran agotados. Los que eran enviados a descansar se indignaban. A veces volvían a ías dos o tres horas, desobedeciendo las órdenes recibidas de descansar y prepararse para intervenir como equipo de refresco. RESTAURANTE NANI Pruebe nuestro menú casero Dirección: NAN! MOÑTAÑEZ Ponzano, 49. Teléfono 442 77 96 Tribunal Para reformar e l I LUI i d En edificio rehabilitado 276 53 8 SE NECESITAN APAREJADORES Y DECORADORAS PARA EMPRESA DE REFORMAS. CURRICULUM VITAE Y FOTO. Hora de oficina. Teléfono 253 08 09