Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 9- 87- INTERNACIONAL ABC, póg. 27 Las armas espaciales, próximo objetivo de Moscú La URSS afronta ya la nueva fase negociadora Moscú. Alberto Sotillo Inmediatamente después de alcanzado el acuerdo de principio para la retirada de los misiles de alcance medio con la Administración Reagan, la Unión soviética reanuda el debate sobre control de armamentos, concetrando su fuego sobre e! nuevo capítulo negociador de las armas estratégicas o de largo alcance. considerado por Moscú tan sólo una primera etapa un prólogo para ulteriores negociaciones de desarme nuclear. Lo que no acaban de entender observadores occidentales en Moscú es el optimismo expresado por Gorbachov para las negociaciones en armas de largo alcance, al fiar un acuerdo para las mismas a tan corto plazo como el primer semestre del próximo año. Durante este corto espacio de tiempo, deberá superarse no sólo el foso interpuesto por el programa IDE, sino además llegar a un difícil compromiso sobre la forma en que se realizaría ese recorte del 50 por 100. De la única clase de armamentos de los que no se habla en Moscú ante esta rápida reconstrucción de la telaraña negociadora es de las convencionales, categoría en cuya negociación está e s p e c i a l m e n t e interesada Europa occidental, ante la superioridad del Pacto de Varsovia en tropas, blindados, buques, etc. El Tratado USA- URSS se firmaría el 26 de noviembre Posible gira de Gorbachov por Estados Unidos Nueva York. José María Carrasca! Ronald Reagan abre hoy el debate de la XLlil Asamblea General de las Naciones Unidas, con un discurso que se espera con ía natural expectación. Es de suponer que ei presidente norteamericano dé cuenta de sus planes futuros tras haber alcanzado un acuerdo de principio con la Unión Soviética sobre desarme. Que Reagan va á apreciar el acuerdo alcanzado, aunque haya todavía que concretar algunos de sus puntos, es previsible y natural. Humanamente, es una gran satisfacción para él que después de habérsele clasificado como el mayor beligerante de los últimos tiempos, haya conseguido algo que no consiguió ningún presidente norteamericano antes que él, incluidos los más pacíficos, como Cárter: lograr una auténtica reducción de los arsenales nucleares, no una mera rebaja de su índice de crecimiento, como han sido los hasta ahora mal llamados acuerdos de desarme. Los beneficios que de ello pueden derivarse no sólo para las dos superpotencias, sino también para el mundo en general, son incalculables, sobre todo si éste es sólo el primer paso en un camino de distensión y cooperación, como se espera. Pero, a! mismo tiempo, Reagan no abdicará de aquel principio fundamental suyo de que el comunismo soviético es un poder expansivo, y la única forma Mijai! Gorbachov Moscú dirige ahora el punto de mira directamente al proyecto norteamericano de Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) o guerra de las galaxias que de nuevo vuelve a presentarse como el proyecto defensivo más abominado por la URSS y sus negociadores. Los medios soviéticos, que en ningún momento se han dejado llevar por la euforia ante el compromiso alcanzado en Washington por Shultz y Shevardnadze, recuerdan ahora que el siguiente objetivo de las negociaciones de desarme, la reducción a un 50 por 100 de los arsenales estratégicos, debe ser cumplido dentro de los más estrictos límites del tratado ABM (de antimisiles balísticos) lo que desde el punto de vista de Moscú implica la proscripción del programa IDE, ya que pocos son los días en los que la URSS no recuerde que e! desarrollo del proyecto norteamericano para crear un escudo antimisiles en el espacio es una violación flagrante del tratado ABM. Es así como la URSS se encarga de atar fuertemente el paquete que liga un acuerdo en armas estratégicas a una solución del controvertido proyecto de guerra de las galaxias rompe cualquier ilusión sobre un posible beneplácito de Moscú a una interpretación amplia del tratado ABM que permitiera el desarrollo del programa IDE y, en definitiva, prepara sus armas para el duro combate negociador que se avecina una vez alcanzado el acuerdo para la retirada de los cohetes de alcance medio, Ortega autoriza la publicación en Nicaragua del diario La Prensa Fue clausurado por el Gobierno sandinista San José. Afp, Ap, Dpa, Efe, Reuter El diario de la oposición La Prensa de Managua, volverá a circular en Nicaragua y sin ningún tipo de censura tras un acuerdo alcanzado entre e! Gobierno y la Junta directiva de! rotativo, en el que participó el canciller de Costa Rica Madrigal Nieto El ministro de Relaciones Ex- violeta Chamorro, deja constantenores costarricense, que llegó cía de su voluntad de contribuir anoche a San José procedente al clima de paz y entendimiento de Managua, dijo que ambas que el país requiere para avanpartes llegaron a un acuerdo tras zar en el proceso de diálogo intensas negociaciones celebraEl ministro costarricense elogió das el viernes y durante todo el la apertura del diario que fue sábado. En una conferencia de clausurado por el Gobierno sanPrensa ofrecida en el aeropuerto dinista por servir de portavoz a internacional Juan Santamaría, la Administración Reagan. MadriMadrigal Nieto reveló la autoriza- gal Nieto recordó que la publicación por parte del Gobierno de ción del periódico forma parte de Nicaragua de la reapertura del los acuerdos Esquipulas II. Prediario a partir de ayer. cisamente para hacer cumplir esEn un comunicado hecho pú- tos acuerdos viaja mañana a blico por el canciller, el Consejo EE UU el presidente de Costa directivo del diario, presidido por Rica, Osear Arias. Ronald Reagan de entenderse con él es desde posiciones de fuerza. Desde ¡a debilidad, lo único que se consigue es despertar sus ansias expansivas. Si ahora acepta reducir los arsenales es porque teme que el norteamericano empiece a ser superior al suyo. La consecuencia es que, por desgracia, tenemos que seguir alerta y bien armados. De ahí su advertencia de que, independientemente de lo que pase con los cohetes de corto y medio alcance, la investigación de armas espaciales continuará. Vamos a ver lo que dice Gorbachov a ello. La tibia acogida de los medios de comunicación soviéticos al acuerdo de principio alcanzado ha causado un poco de alarma aquí. Hay quien teme que los detalles técnicos que quedan todavía por resolver se conviertan en obstáculos infranqueables. Aunque ia opinión general es que, habiendo llegado aquí, nadie puede ya volverse atrás. Se apunta incluso la fecha en que Gorbachov puede llegar a Washington para la firma: Por Thanksgiving ha dicho el jefe del Gabinete de la Casa Blanca, Baker. Thanksgiving, Día de Acción de Gracias, cae este año el 26 de noviembre. Y hasta se predice también una gira posterior del líder soviético por los Estados Unidos, al estilo de la que hizo Kruschev, pero más orientada hacia la alta tecnología- valle del Silicon, etcétera- que a la agricultura y granjas, como la de aquél. Sería tremendo que tantas esperanzas se vinieran abajo.