Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELÍCULAS FIN Viernes cine Primera sesión Filmoteca TV Jessica Lange pasando un mal rato lan Sera, protagonista de esta aventura, es el actor- fetiche del realizador, Juan Piquer Harry Belafonte, el angelito negro King Kong Director: John Guillermin. 1976. Color. Noventa y dos minutos. Hoy, a las diez y diez, por la Primera Cadena, en Viernes Cine Misterio en la isla de los monstruos Director: Juan Piquer. 1981. Color. Ciento tres minutos. Sábado, a las cuatro, por la Primera Cadena, en Primera Sesión El ángel Levine Director: Jan Kadar. 1970. Color. Ciento un minutos. Sábado, a la una, por la Primera Cadena, en Filmoteca TV Los remakes plantean siempre dificultades. Entre ellas, y en primer lugar, se halla el problema de hacer olvidar el original cosa que raras veces se logra, aunque existan excepciones, como la de El halcón maltes de John Husíon, que era ya la segunda versión de la novela homónima de Dashiell Hammett. No se produce, en cualquier caso, el fenómeno, con esta segunda edición de King Kong como, de hecho, tampoco se produjo con las diversas secuelas que tuvo el genial filme de Merian C. Cooper y Ernest Schoedsack en su tiempo, ni siquiera en aquellas en que intervino alguno de ellos al frente del equipo. Cierto que los trucajes, en la peiícula producida por Diño de Laurentiis más de cuarenta años después de que el verdadero King Kong saltara a las pantallas, son, en el aspecto puramente técnico, más perfectos que los de la vieja y memorable película. Pero carecen, como el resto del filme, de la poesía que, en el caso concreto de los efectos especiales, poseían las maquetas y transparencias de Willis O Brien. Y, en lugar de ser una motiva revisión del mito de la Bella y la bestia el King Kong reciente es una película de aventuras fantásticas más, que no sólo no logra hacer olvidar su ilustre precedente, sino que invita continuamente a su recuerdo. Como único valor positivo del nuevo King Kong -que ya ha tenido, no obstante su fracaso comercial, su correspondiente continuación- puede considerarse el haber servido de presentación a la estimulante Jessica Lange. Las películas de Juan Piquer Simón, que en ocasiones firma J. P. Simón, son, en cierto modo, desarmantes, en función del entusiasmo con que están planteadas y de la patética carencia de medios materiales con que están resueltas. Se trata, en efecto, de películas de aventuras- hay entre ellas hasta un espúreo Supermán -con frecuencias inspiradas, más o menos libremente, en novelas de Julio Verne- e n este caso la fuente en su Escuela de Robinsones en las que se pretende ocultar, o hacer lo menos patente posible, las insuficiencias presupuestarias mediante una puesta en escena que se quiere imaginativa, aunque esté llena de ingenuidad. tónica general de los filmes de Piquer, pese a que la presencia al frente del reparto de dos actores británicos de cierto prestigio en el pasado pueda hacer pensar que se trata de una superproducción, lo que no es el caso, sobre todo, habida cuenta de que los personajes que encarnan aquellos aparecen, salvo al principio y al final, con los rostros ocultos, lo que significa que fueron contratados a bajo precio por muy pocas sesiones y sustituidos por figurantes convenientemente doblados durante la mayoría del rodaje. Entre los españoles del reparto, lan Sera, actor- fetiche del realizador, una casi debutante Ana Obregón y una serie de secundarios Misterio en la isla de los mons- como Daniel Martín, Frank Braña y truos no es una excepción en la Gerard Tichy... Ahora que Wim Wenders ha puesto de moda a los ángeles como protagonistas cinematográficos, puede que ésta, cuando menos extraña película, salvo error, inédita en España, adquiera actualidad. En cualquier caso, y aunque no se trate, precisamente, de un clásico su emisión en el marco de Filmoteca TV servirá para recordar a un realizador checo hoy olvidado, pero que, en los años sesenta, gozó de relativa reputación internacional, al ser galardonada con el Osear a la mejor película extranjera La tienda en la Calle Mayor realizada en su país y previamente presentada con éxito en el Festival de Cannes. -Cine parabólicas Único testigo Director: Peter Weir. 1984. Color. Ciento doce minutos. Intérpretes: Harrison Ford y Kelly McGiilis. Viernes, a las cuatro, por Premiere. Espléndida película policiaca, que presenta como singularidad el enfrentamiento de dos mundos, el que conocemos y el de los Amish, en los Estados Unidos de hoy. Harrison Ford concede fuerza y autenticidad al inspector Book, y Kelly McGillis, hermosa y eficaz, demuestra su sensibilidad en una interpretación sobrecogedora. Kadar, que con frecuencia había trabajado al alimón con Elmar Klos, era ya un veterano cuando surgió en Checoslovaquia la nueva ola cinematográfica, que cortaría, bruscamente, la entrada de los tanques soviéticos en la capital, para acabar con la esperanzadora primavera de Praga Y fue uno de los que emigraron a Estados Unidos, aunque no tuvo, allí, la suete de un Mitos Forman. El ángel Levine Director: Alfred Hitchcock. 1956. es una historia entre ternurista y Color. Ciento diez minutos. Intérfantástica, excesivamente convinpretes: James Stewart, Dorys Day. cente, pero por momentos emotiva, Viernes, a las diez de la mañana, en torno a un ángel de la guarda por Filment. -negro, por más señas- que se El mago del suspense hace ocupa de paliar las desgracias de que esta historia de intriga asom- un sastre judío de Nueva York. Se bre por la manera en que está lle- deja ver, sin más. vada, la maestría de su desarrollo. Harry Belafonte, que participó en La película es larga y, sin embar- la producción del filme, es el ango, el tiempo pasa sin que se dé gelito negro y Zero Mostel, el uno cuenta. La interpretación de sastre. En el papel de su esposa, cuantos componen el reparto res- Ida Kaminska, la protagonista de la ponde a la apasionante realización película premiada del realizador, es de Hitchcock. la mejor del reparto. VIERNES 11- 9- 87 108 ABC