Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRIBUNAABIERTA Ñ aquella noche del 23- F se pusieron de manifiesto muchas cosas y, entré ellas, el temple, la serenidad, la dimensión fundamental de las personas. Joaquín Muñoz Peirats fue centro de atención de muchas miradas. Los amigos sabíamos que su corazón, grande por tantos motivos, estaba débil y castigado por la misma naturaleza de las cosas. Los que le conocían menos, podían apreciar que su rostro, habitualmente curtido, tenía un tono más apagado, y en la mirada se acusaba la sombra de la duda de toda enfermedad. Para unos y otros, en esa noche excepcional, Chimo Muñoz Peirats dio muestra de la esencial elegancia de alma que te caracterizaba. Sonrió, compartió medicinas con otros parlamentarios, leyó o charló con sus vecinos de escaño con la misma naturalidad que si se asistiera, una vez más, a un concierto en su Valencia natal. Esa noche, como tantas otras, Chimo supo combinar cuatro condiciones que hacían difícilmente repetible su personalidad: el valor, la generosidad, el humor y la tolerancia. Las cuatro se dejaron ver, innumerables veces, en su vida política. Había jugado un papel nada desdeñable ¡entre los liberales del interior en la etapa franquista. Su fe en la libertad y su respetó a la Historia las veía encarnadas en la Monarquía, y sirvió a la institución con la lealtad que le era connatural. En una especie de diplomacia itinerante y delicada, ayudó a conformar los cuadros y los programas que, an- UN ESPÍRITU LIBERAL ma ejemplar, la lealtad a aquel partido que nunca debió perecer y la lealtad al liberalismo Por Luis Miguel ENCISO y a los liberales. Asistía siempre al Parladando el tiempo, habían de rendir frutos ¡fu- mento, atendía a sus electores valencianos, sabía adivinar, con el vuelo de la imaginasionados en el liberalismo español. La hora esperada llegó con el advenimiento ción y el peso de la inteligencia, la importan- de la democracia. Chimo era ya una joven cia de los grandes temas políticos y autonó vieja gloria y había saboreado las mieles micos de las cuestiones presupuestarias, de de la lucha y la contradicción. Sus gestos información u otras. Sintió pasión por la dieran enérgicos, pero no destemplados; su plomacia y la política internacional, y asesoimaginación, viva; su capacidad de diálogo, ró con lucidez, a los ministros Oreja, Calvo ilimitada. Había trabajado con voluntad abneSotelo y Pérez Llorca. Acumuló simpatías y gada y lo había hecho con la desenvoltura afectos en el centro, la derecha, la izquierseñorial de quien recubre el esfuerzo con la da, y no digamos entre los nacionalistas, a capa de una sonrisa. los que comprendió con privilegiada agudeChimo brilló como pocos en la inolvidable za. Dentro de UCD defendió la fuerza creaFederación de Partidos Demócratas y Libera- dora de la ideología y del pluralismo, y rara les. La tradicional tendencia dispersiva del li- vez dejó de usar el diálogo cordial en el deberalismo español hizo que estuviéramos allí bate o en el conflicto. Sus amigos se contamuchos, pero no todos, ni siquiera la mayor ban a millares. parte de los liberales, aunque pocos de ellos Joaquín Muñoz Peirats fue un político, un dejaron de sentirse atraídos por la singular excepcional hombre público que sirvió a la personalidad de Joaquín Garrigues Walker y política y no se sirvió de ella, pero era tamel estilo de aquel prometedor partido. Entre bién un hombre de empresa, un espíritu tantas diversidades, dos afinidades unían abierto a todos los horizontes, un hombre de fuertemente a sus integrantes: un insoborna- ley. En esta nota de urgencia quedan en el ble amor a la libertad y el culto a la toleran- aire muchos de los valores que le han cia. Chimo animó, con la calidad que emana- acompañado en vida y a la hora de morir. ba de su persona, coloquios y mítines, sesio- Ha muerto como siempre le hubiera gustado nes de comité o reuniones, cenas y viajes. morir: con las botas puestas. Supo imprimir especial dinamismo, desenfado En esta tarde, llena de tristezas y rumoy desafiante actitud crítica a la organización res, cobra viva actualidad la frase de Keats que él creó en Valencia, y estuvo presente en que Chimo y otros amigos liberales, con fe todos los momentos importantes. en un destino eterno, gustábamos repetir: Vino luego la formidable experiencia de la Cada mañana hay que hacer una cuerda de ÜCD. En ella Chimo supo armonizar, de for- flores para atarse a la vida. A causa noble de la paz obtuvo un triunfo de grandes espectativas cuando el p a s a d o 7 de agosto en Guatemala, el dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, pasando como presidente demócrata, firmó el acuerdo de paz para Centroamérica, presentado por el presidente de Costa Rica, Osear Arias Sánchez. Con sólo una de sus firmas, Ortega hizo girar de alegría a millares de ciudadanos en todo el mundo y- l o reconocemos- a otros tantos nicaragüenses en el exilio que, con todas nuestras fuerzas, deseamos regresar a la patria. Dentro de la cansada demagogia de muchos de ios presidentes latinoamericanos de esta época, Arias resaltó como un campeón de la paz. Mientras en San José, partidarios y simpatizantes del mandatario costarricense le tributaban una calurosa bienvenida, en Managua, 9l pueblo, que ha perdido más de cincuenta mil vidas a causa de la violencia política, acogió con escepticismo la firma del acuerdo. Fue firmado un acuerdo de paz, pero... ¿Será posible? ¿Será posible que el FSLN haya decidido democratizar Nicaragua? ¿Será posible que todos los exiliados puedan volver a sus casas? ¿Volverán las propiedades arrebatadas injustamente a sus dueños? L ¿QUIEN TRIUNFO EN GUATEMALA? urgido de un poco de oxígeno para su política interna, y de los dólares de Europa Occidental, Por Pedro Joaquín CHAMORRO para seguir adelante Ex director de La Prensa Miembro de la Resistencia Nicaragüense con la r e v o l u c i ó n Para sobrevivir, el sandinismo ha compren ¿Ya no habrá más reclutamientos a la fuerdido que tiene que ceder, soltar un poco a su za? presa: et pueblo de Nicaragua. ¿Y no habrá más turbas divinas? La firma de un acuerdo de paz que no exi ¿No más alimentos racionados? ge- un diálogo deJ Frente Sandinista con la ¿Justicia, al fin, en los Tribunales? Resistencia se convirtió de pronto en la gran ¿Podremos expresarnos libremente? Dios Santo, ¿será posible que termine la oportunidad coyuntural para el sandinismo. Esta vez, Ortega se presentó en Guatemapesadilla revolucionaria? Decenas de interrogantes han surgido des- la más acorralado que nunca, y finalmente firde entonces entre los nicaragüenses que, mó un acuerdo de once puntos que puede ante el proclamado triunfo del presidente garantizar su permanencia en el poder hasta Arias en Guatemala quieren, pero no pueden 1990. creer ya más en Daniel Ortega y sus camaraAl mismo tiempo, Ortega ha conseguido das. cierto impacto en los sectores del Congreso El caluroso recibimiento de Arias en San de los Estados Unidos que se oponen a aproJosé, contrastó notablemente con el regreso bar nueva ayuda para la Resistencia. Ante Europa, la firma de Ortega también silencioso de Ortega a Managua. Ningún discurso de paz en las. plazas; nin- impacta y afianza o mejora un poco la desgún anuncio de vida. Sólo la misma cantinela prestigiada imagen de la revolución. del guerrillero: Seguiremos aniquilando a los Internamente, el FSLN puede estarse discontras. poniendo a iniciar un diálogo con la oposiEl h der del sandinismo, lo primero qué hizo ción moderada a su Gobierno, para presenal llegar a Managua fue insistir en que no le- tar una imagen democrática que en nada vantaría el estado de emergencia mientras compromete la esencia totalitaria de su Gopersista la ayuda de Estados Unidos a la Re- bierno. sistencia Democrática Nicaragüense. Cualquier escollo, piensan los sa- ndinistas, Ortega terminó por firmar un acuerdo de se resuelve en el camino, y además allí están paz que él mismo había criticado, porque el los contras para cargar con la responsabilisandinismo llegó a Guatemala a la defensiva, dad de cualquier fracaso.