Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V VIERNES 11- 9- 87 REPORTAJE ABC 57 cara y peor distribuida de Europa Mientras que en el resto de la CEE la Administración financia el tratamiento dental, en España es privado, excepto la extracción Luego, resulta que reponer los dientes es aún más caro. Al estar considerada la odontología como profesión liberal, la limitación de precios máximos es competencia exclusiva del propio profesional y fuentes del Ministerio de Sanidad señalan que no se fijarán tarifas mínimas ni máximas para los odontólogos porque es imposible regular por ley estos aspectos El ciudadano español se encuentra. Por una parte, con falta de prestaciones bucodentales en el sector público y, por la otra, con un sector privado que cada año eleva más sus tarifas, llegando, a precios prohibitivos para los que disponen de un sueldo medio o bajo. Si ademáas añadimos que el número de especialistas es muy inferior al padecen caries dental y el 10 por 100 tienen problemas de mala oclusión; un 15 por 100 gingivitis, y sólo el 10 por 100 de los dientes afectados reciben tratamiento. el hábito en los niños de acudir al dentista con cierta periodicidad. Teniendo en cuenta que la prevención tiene un coste mínimo, el tratamiento precoz supone un coste moderado y la rehabilitación dentaria alcanza un coste que, en muchos casos, sobrepasa las cien mil pesetas. En España, la demanda fundamental es de tratamientos de rehabilitación, que son los más caros al estar en manos del señor privado. La tarifa media por consulta se sitúa en unas 2.500 pesetas; el empaste en 4.000 y la endodoncia o tratamiento de nervios en 8.000 por unidad o pieza dentaria. Mala distribución La distribución de odontólogos en el territorio español no es homogénea en lo que se refiere a las diferentes Comunidades autónomas. La Comunidad de Madrid resulta ser la más favorecida, con un dentista por 3.356 habitantes. Sigue a continuación La Rioja con uno por 4.203. Las más deficitarias son Ceuta con uno por 26.000, Extremadura con uno por 20.000; Castilla- La Mancha con uno por 16.900 y, finalmente, Andalucía con uno por 15.400. El mismo informe señala que la Intrusismo y convalidaciones Con la entrada en la Comunidad Económica Europea, se produjo una reestructuración de los profesionales que consistió en la normalización de una profesión no reconocida como era la del protésico dental, y en la creación de la profesión de higienista dental. Al mismo tiempo se creó y restableció la figura del odontólogo, cuyo título no se concederá, como tal, hasta que no salga la primera promoción en 1992. Los especialistas de la CEE no tendrán, acceso hasta dicho año para ejercer en territorio español. Cosa muy distinta ocurre con los prefesionales iberoamericanos, que no encuentran dificultades para establecerse. Esta circunstancia preocupa enormemente al Consejo y Colegios de odontólogos españoles, que consideran que es un problema muy grave. Existe un agravio comparativo- afirma José Monlleó Pons- en contra del especialista español y de nuestros futuros profesionales. Es incomprensible que se convaliden unos títulos cuando el estipulado en España está en trance de desaparición. Tampoco comprendemos la actitud de la Administración en esteH caso. Hemos convalidado más títulos de los que saldrán en las cinco primeras promociones. Se calcula que el número de convalidaciones se acerca a dos mil, y según el presidente del Consejo de Odontólogos, muchos de los que las solicitan no están suficientemente cualificados en su país de origen Por otro lado, en los últimos cuatro años se han presentado, sólo en Madrid, más de 250 denuncias por intrusismo laboral en este campo. Jesús ZAMARRO CUESTA camente en los tratamientos dentales, 10 hay quien se la quite al paciente tres escuelas de esta especialidadAlemania sigue el mismo camino debido al alto nivel de educación dental, a la asistencia gratuita y a diversas campañas preventivas. Tarifas no reguladas La ausencia de campañas preventivas y el elevado coste dé los servicios odontológicos en España hacen que la pérdida de dientes sea muy elevada. El ciudadano español es de los que menos acuden al especialista- afirma Juan Bordón- Unos no van porque no se lo permite su situación económica, y la mayoría porque no están acostumbrados a hacer una visita con cierta periodicidad y, cuando acuden, es para la extracción. Desgraciada mente se están haciendo demasiadas extracciones. Consultados diversos pacientes, denotan cierto temor cuando visitan una clínica dental no sólo por la angustia que para muchos supone sentarse en el sillón, sino por la indefensión a la hora de pagar las tarifas que, en ocasiones, resultan abusivas. Visito a mi dentista- señala María Teresa García San Martín- porque no tengo más remedio si quiero conservar una boca sana; pero no dejo de reconocer que los precios del tratamiento son excesivos y, por desgracia, no entra en la cobertura de la Seguridad Social que sólo se limita a la extracción. Casi el 75 por 100 de los niños en edad escolar padecen caries, y sólo el 10 por 100 reciben tratamiento Andalucía, Castilla- La Mancha y Extremadura las Comunidades autónomas con menor número de dentistas apuntado por la OMS, la situación dental en España es considerada como muy deficiente y se encuentra a mucha distancia para alcanzar las altas cotas en salud y prevención logradas por los Estados occidentales. Ya que la A d m i n i s t r a c i ó n- apunta José Monlleó Pons- no quiere proporcionar una odontología restaurativa a los pacientes, que, por lo menos, inicie una efectiva campaña de prevención. Así evitaríamos, en gran medida, los problemas que afectan a la mayor parte de los españoles. Esto no es caro, pero debe planificarse convenientemente proporcionando a los niños una atención prioritaria. Datos extraídos de un informe de la OMS indican que el colectivo infantil, lejos de alejarse de la gravedad de las enfermedades dentales de años anteriores, se sitúa en un índice muy alto. Casi un 75 por 100 densidad de especialistas de odontología en España es tres veces inferior a la inglesa, cinco veces inferior a la francesa o alemana y casi nueve veces inferior a la de Dinamarca. En resumen, hay una disigualdad e inadecuada distribución geográfica de la oferta sanitaria bucodental, que destina la mayor parte de los profesionales a las grandes concentraciones urbanas, dejando desasistidas las áreas más deprimidas y los núcleos rurales. La Administración- afirma José Monlleó- tiene que procurar que todos los ciudadanos, por alejados que estén, dispongan de una asistencia- adecuada y asequible. Las campañas preventivas deben de centrarse, principalmente, en los niños si se quiere lograr una verdadera higiene dental en el futuro. También es necesario concienciar a los padres y a los maestros de la necesidad de crear