Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 11- 9- 87- RELIGION -ABC, pág. 45 Vengo a proclamar la dignidad de la persona humana y a buscar unmundo solidario A su llegada a Miami el Papa se encontró por cuarta vez con Reagan Calor, color y un gigantesco caos en la ciudad al llegar el Pontífice Miami. Miguel Castellvi, enviado especial El Papa ya se encuentra en Estados Unidos. A las dos de la tarde locales- las ocho de España- el avión de Alitalia que lo transportaba desde Roma aterrizó en el aeropuerto internacional de Miami. Allí fue recibido por el presidente norteamericano, Ronald Reagan, y su esposa, Nancy por la Conferencia Episcopal norteaAl descender el Papa a las dos de la tarde (hora local) no besó la tierra del aeropuerto, ya que su costumbre es no hacerlo cuando por segunda vez visita un mismo país. A la bajada de la escalerilla le esperaban Reagan y su señora y los representantes de la Conferencia Episcopal. Tras escuchar juntos en una pequeña tribuna los himnos vaticano y norteamericano, el presidente Reagan dio la bienvenida al Papa a su llegada a los Estados Unidos y le dijo que toda América aplaude, ya que no serán sólo los católicos los que salgan a recibirle Los protestantes, jucos y los norteamericanos de todas clases y creencias le desean lo mejor, en reconocimiento de su liderazgo moral. El presidente le aseguró al Papa que el sol de Florida no era hoy tan caluroso como el afecto que iba a encontrar a su llegada a tierra norteamericana El presidente señaló a continuación que los católicos a los que el Papa visitará están haciendo una excelente labor en Estados Unidos en nombre de la Iglesia católica Semericana, por los representantes del Cuerpo Diplomático y por los pocos fieles- cuatro mil quinientos- que habían conseguido invitaciones para penetrar en el aeropuerto. Después, en las calles de la ciudad, estallaría el entusiasmo en una recepción que evocaba las de los países hispánicos que el Papa ha visitado. Vengo a proclamar- d i j o- el Evangelio de Jesucristo y agregó que, a quienes quieran escucharme, les hablaré de la dignidad humana, con sus ineludibles derechos humanos y sus inevitables obligaciones humanas El Papa fue interrumpido en varias ocasiones por el aplauso del público, que le acogió delante de su avión y que estaba repartido en tres grades tribunas frente a la que compartía con el presidente Reagan. Y una gran ovación sonó cuando el Papa concluyó sus palabras con un grito: ¡Que Dios bendiga a América! En su conversación con el Papa, el presidente Reagan tuvo una curiosa intervención improvisada en la que aconsejó a Juan Pablo II que utilice a menudo el español durante su viaje. La Policía de Miami anunció que había detenido a un hombre armado en el parque donde el Papa celebrará la misa. Según se ha podido saber, el detenido era un obrero de los que construían el altar gigante, y manifestó que había encontrado el arma. Invitó a los americanos a compartir su prosperidad con otros pueblos El Papa afirma que los judíos tienen derecho a una patria Miami. S. R. Según noticias a las que ha tenido acceso ABC, el Papa en su encuentro dé hoy con la comunidad judía de Miami y respondiendo- en parte- a ios deseos de los grupos que piden un reconocimiento del Estado de Israel por la Santa Sede, afirmará en su discurso que los judíos tienen derecho a tener una patria. Esto vale también para el pueblo palestino. El Papa reza por una paz justa, completa y duradera en la región y agradece a Dios la mejora de las relaciones entre cristianos y judíos El Papa mantiene así la postura de la Santa Sede de no reconocer oficialmente ningún Estado mientras sus fronteras o su naturaleza siga estando en litigio entre las naciones, pero señala al mismo tiempo el doble derecho de los pueblos judío y palestino a conseguir una patria estable y duradera. Et Vaticano ha favorecido siempre una solución pacífica en la que se realicen plenamente los derechos de ambos pueblos hoy todavía n conflicto. ñaló que los católicos norteamericanos ponen en acción su fe de innumerables maneras, desde escuelas parroquiales hasta los hospitales para enfermos del SIDA que han establecido las misioneras de la Caridad de la Ma dre Teresa de Calcuta. Al hablar de Estados Unidos, Reagan le dijo f al Papa que el desarro- ¿JS -1 5 lio y prosperidad alcanzado en estos doscienv tos años de existencia y se han debido al respe v to a la libertad indivi- dual, tanto en la esfera V f económica como en la política. Entrando después en Juan Pablo II una parte- más política de su saludo, Reagan señaló que en América Latina y en Asia estamos apoyando la expansión de la libertad humana, particularmente el poderoso movimiento hacia la democracia Pero señaló también Reagan que los americanos reconocen sus limitaciones y escucharán con atención las exhortaciones de Su Santidad, porque se quiere con todo el corazón hacer mejor este país Finalmente el presidente le dijo al Papa que no hay nadie que pueda hablar más y con tanta fuerza como él a su propia generación y recordó que en Polonia había sufrido experiencias con él nazismo y el comunismo y, ya como Papa, un ataque terrorista que casi le costó la vida. Aún así, used sigue proclamando que el mensaje principal de nuestro tiempo y de todos los tiempos no es el odio, sino el amor. A continuación, Juan Pablo II pronunció un breve mensaje en el que se presentó como amigo de los Estados. Unidos y de todos los americanos de todas las religiones y señaló que venía con un mensaje de unidad. A continuación dio las gracias al presidente y a los obispos norteamericanos por haberle cursado la jnyitacjón para visitar nuevarnente este país. j Bendijo al pueblo americano y k instó a compartir- con tantos hermanos y hermanas en et l tOjd lo? países del: Tnundó la libertad, p y- Tiquézá Humana de que goza. Once horas de vuelo desde el aeropuerto de Fiumicino Roma. Efe A las siete y diez de la mañana ha salido el Papa del aeropuerto de Fiumicino, en un vuelo de once horas que le llevará a Miami, primera etapa de su segundo viaje apostólico a los Estados Unidos. En su visita acompaña al Papa un séquito de dieciséis personas, entre ellas el secretario de Estado, cardenal Agostino Casaron; el sustituto de la Secretaría de Estado, arzobispo Eduardo Martínez Somálo, y el prefecto de la Casa Pontificia, monseñor Diño Monduzzi. También le asisten sus secretarios privados, Stanislaw Dzivisz y Emery Kabohgo; el maestro de Ceremonias Pontificias, Piero Marinrrel encargado de la organización de los viajes papales, Roberto Tucci; el portavoz, Joaquín Navarro Vals, así como el médico personal, doctor Renato Buzzonetti; tres oficiales de la Secretaría de Estado, y directores de losmedios infcrmati í alfcan (fe; r; En el avión papal viajan; láeWrás, W cinco periodistas.