Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 A B C REPORTAJE JUEVES 10- 9- 87 Retrasos, anomalías de entrega y extravíos son las constarlas des sarvleio cíe Correos español Enviar una caña ¿usas suponer ursa auténtica aventura. Nunca ss sabe dónds puede ir a parar nuestra misiva ni cuates serán ÍCS avalares por ios que tendrá que pas v. Gu; Í 553 í; ¡er. íe, anís la multitud de quejas cus Sos- jisy- afos rssíszan, la inspección General tía ¡W- r. s recibís- na media de veinte re Hay cana en e! buzón. Ei destinatario ¡o ab S y Exrae da su interior un sob s mü a: E ZDj por triplicado. La misiva o hc er: ei interior está fechada sois r ¡v: -S 9 s a; ás y! a remite un viejo co ai que hace bastante tiempo no vs. E! receptor, entre enfadado y sorprendido, envía sus quejas a ia oficina de Correos más cercana. Pasados ocho días recibe en su. donicino una carta de ia inspección Genera; COR una posible expiicaoón sobre e! prolongado retraso de ia carta. Ei caso descrito ha sido extraído dei ampiio aneccotario ds reclamaciones iegadas a ias oficinas de Correos españolas. Este servicio público, que fue eiernpiar en todo ei mundo durare ia Monarquía, ¡a República y ei régimen de Franco, en la actualidad ha iiegado a una tal degradación que ia mayoría de ios españoles no tienen ninguna confianza en su gestión. Esta situación ha provocado el nacimiento de un negocio paralelo de distribución de correspondencia. Las exigencias de modernidad requeridas no han sido alcanzadas por Correos, que se debate entre ia deficiencia de persona! ia desidia de ia Administración y ¡a necesidad de modernización. ciamaciones diarias, cantidad evidentemente ridicula ante ia desorganización y las deficiencias que, en este sentido, padecen todos los españoles. Para subsanarlo, ia mayoría de! as personas han preferido otro upo de sistemas de comunicación como pueden ser Sos mensajeros, e! telefax, ei teléfono o El 80 por 100 de las cartas que se ¡as empresas privadas de correspondencia, gracias clasifican en Madrid tienen anotado a ias que ¡serian este vacío de ¡a Administración. en el sobre el código postal, p o r centaje que para el. jefe provincial servicios fueron unas quince mil, de en los distintos servicios: En Ma- de Correos es muy similar al del las que el 18 por 100 se debía a drid trabajan alrededor de cinco mil resto de las capitales europeas. Los anomalías en las entregas, ei 23 cien carteros, que han de repartir códigOo. gj Hrtótean ¡a ciudad y el por 100 a retrasos, el 16 por 100 a diariamente una media de treinta distrito, facilitan enormemente el tradeterioros, ei 9 por 100 a extravíos mil sacas. Se une a ello la corres- bajo de clasificación de los funcioy el resto a un elevado número de pondencia de los grandes usuarios, narios, a los que se les evita un inquejas no incluidas en estos aparta- como son Bancos, compañías de menso trabajo nemotécnico y las seguros y otras grandes entidades numerosas posibilidades de comedos. El índice de reclamaciones sobre que, después de un largo periodo ter errores. Las grandes carterías retrasos indica que este es é ¡mayor durante el que prescindieran de los españolas ya cuentan con un amproblema que afecta actualmente a servicios oficiales y enviaron su co- plio sistema automatizado de clasifiCorreos. El inspector general de rrespondencia a través de compa- cación, que se hace inútil sin los cóServicios, Eduardo Trigo Cepa, con- ñías privadas, fueran recuperados digos. Las cartas codificadas que firmó a ABC la necesidad de atacar hace dos años, sin producirse, a pasan por ei sistema quedan grabade lleno el problema, con el incon- pesar del aumento de trabajo, el re- das con unas barras, lo que posibiliveniente de que no depende ex- fuerzo de la piantiüa de carteros. ta la posterior lectura automática del clusivamente de nosotros pues in- Sin embargo, la realidad es que los sistema automatizado que las clasitervienen en los servicios muchos servicios paralelos de mensajería y fica por destinos. Con anterioridad a oíros factores, como la dependencia otras empresas privadas de distribu- este proceso los envíos pasan por de los medios de transporte. Cual- ción, tanto de cartas como de pa- un control, también automático, que detecta el volumen, peso y verifica el sellado y mataseliado de los objetos. Cada vez son más las empresas privadas dedicadas a! reparto de correspondencia ante la- degradación del servicio postal Si sólo se presentaron en 1986 quince mii reclamaciones es porque el- usuario ¡as considera una pérdida de tiempo para el reparto Varios de los carteros consultados confirmaron a ABC las dificultades con que se encuentran a la hora del reparto. Cientos de veces, en el reparto en edificios sin portero, topamos con vecinos que no Deficiencias no reclamadas Aunque diariamente ia Inspección General de Correos admite recibir só ¡o veinte reclamaciones, ia realidad es que son muchas más, y si no se materializan es porque lo consideran una pérdida de tiempo, ya que la solución al problema brilla por su ausencia. Seis meses de retraso en la llegada de un objeto postal no es, obviamente, lo más usual. Una saca fuera de uso durante unos meses con una carta olvidada entre sus dobleces podría ser una perfecta explicación, pero no es éste el caso. Los problemas de Correos derivan de circunstancias mucho más vanadas, que pueden llegar a afectar a la totalidad dejas labores que la institución realiza. El año pasado Falta de personal circularon en España cuatro mil quinientos millones de objetos postaEl jefe provincial de Madrid añade les. Las reclamaciones sobre estos a estos factores la falta de personal quier retraso en Iberia o RENFE afecta indefectiblemente a ¡as estructuras de Correos. Huelgas, problemas técnicos y cualquier otro tipo de anormalidad, desafortunadamente demasiado frecuentes, repercuten en los envíos postales. Nada se puede hacer- a f i r m a Trigo Cepa- cuando la solución no está en nuestras manos. Correos dispone de escasos medios propios de transporte. Dispone únicamente de tres aviocares, cinco trenes postales y unos pocos vehículos de ciudad, medios evidentemente ridículos para el volumen de servicios que se prestan. También depende de los vehículos de reparto, en su mayoría contratados con el Parque Móvil, lo que constituye otro factor más que se une a los ya citados respecto a su falta de autonomía. quetería, siguen gozando de la confianza de los Bancos y otras entidades comerciales ante la situación caótica que persiste en el servicio público que es Correos. CORRESPONDENCIA Cartas y tarjetas Impresos y otros objetos Periódicos Franquicia Urgente Asegurada Sufatotal Cartas y tarjetas Impresos y otros objetos. Franquicia Urgente Paquetes Reembolsos Subtotal Ordinaria Certificada... Asegurada... Subtotal TOTAL GENERAL Necesidad de codificar Las anomalías de entrega constituyen un 18 por 100 de ias quejas que r e c i b e la I n s p e c c i ó n de Servicios. Por anomalías se entiende las cartas que no son entregadas a los destinatarios que corresponde o que no son entregadas en mano cuando deberían serlo. E n otros casos no se cumplen las normativas de entrega que, entre otras cosas, exigen que los carteros depositen la correspondencia en los buzones de los destinatarios, y no se las entreguen a los porteros de los inmuebles, como se hace a menudo. En este sentido se hace especialmente importante la codificación de los distritos en los envíos.