Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 36- TRIBUNA ABIERTA -MARTES 8- 9- 87 N Cuba existe uni grupo de trabajo compuesto por sociólogos y psicólogos que constantemente están evaluando la situación interna del país. Y al detectar un pico de insatisfacción o descontento, este equipo recomienda abrir la válvula de escape inmediatamente. Esa es la razón de las grandes movilizaciones y marchas del pueblo combatiente que a menudo se realizan en la isla. De esta forma, cuando se produjeron los hechos de la Embajada de Perú en La Habana, en 1980, en cuya sede se asilaron más de diez mil personas, Castro puso en acción las marchas del pueblo combatiente Otras veces crean. una inminente invasión de los Estados Unidos y movilizan con este pretexto a gran parte de la ciudadanía en las Miliciasde Tropas Territoriales (MTT) acuartelan a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) comienza la propaganda a través de todos los medios de comunicación, imponen las maniobras (abrir refugios antiatómicos, simulacros de evacuación de la población civil ante bombardeo, etcétera) Es decir, se inventa un hecho para distraer la atención del pueblo ante los acuciantes problemas que presenta la población. Este es el caso de la supuesta amenaza de los aviones espías SR 71, que todos los que estábamos dentro de las fuerzas armadas, sabíamos que era un fraude, un engaño al pueblo, porque desde la crisis de octubre de 1962- l a llamada crisis de los cohetes, cuando Castro, en coordinación con las tropas soviéticas, introdujo cohetes nucleares en Cuba- desde esa fecha, regularmente, siempre han estado volando para controlar que se cumpla el convenio. Primero con los del modelo U- 2 y después, más recientemente, el SR- 71. Sin embargo, en 1986 se utiliza el pretexto de estos vuelos normales para crear un gran show frente a la E POR QUE CUBA VIVE EN PIE DE GUERRA cuerpos. Sin embargo, y porque tal vez ese mismo grupo de trabajo que Por Rafael del PINO informa a Fidel Castro de la situación interna Sección de Intereses de los Estados Unidos del país parece que ha determinado que por en La Habana. Se movilizó a todos los cenmucho que se haga no se va a contentar al tros de trabajo de la capital, llevaron a la genpueblo, y que de un momento a otro van a te a declarar. Es decir, todo es dirigido y producirse grandes explosiones sociales, por orientado. ¿Para enmascarar qué? La nueva primera vez desde 1959 la Policía ha. comenpolítica contra los mercados libres campesi- zado a adquirir helicópteros antimotines. El nos, la prohibición de todos los primero de los mismos, un Mi- 2 pequeños productores. En resude fabricación polaca, ya terminó men, cuando Castro impuso la de armarse en La Habana. Es política contraria a la que ahora de color gris, con un letrero se lleva a cabo en la URSS, pregrande que dice Policía Ese venido ante una posible explohelicóptero está equipado con sión social, manipuló uno de tos gases lacrimógenos, con gases tantos vuelos del avión SR- 7 t paralizantes, con redes, con difeque se producen cada diez o rentes tipos de bengalas, y otros doce días (a veces demoran gases más agresivos hacia las veinte días) pero que son vuelos personas. Este es un índice que normales, estipulados. evidencia el grado de preocupación del Gobierno cubano y su Como otro ejemplo del manejo inseguridad. desvergonzado y frío por parte Además, dentro del partido codel Gobierno del descontento pomunista de Cuba se están elabopular, recuerdo que Raúl Castro rando las orientaciones para ¡e dijo a uno de sus ayudantes crear los grupos de choque que que había que pensar en hacer Rafael del Pino General de brigada llaman de coacción revolucionaalgún mausoleo para cuando la del Ejército cubano ria. La función de dichos grupos presión de descontento por los está dirigida a la vigilancia de fomuertos en la guerra de Angola cos de rebeldía, porque en Cuba se fuera a producir; en vez de hacer una movilización de guerra, resultaría existe un método pacifista de rebelión, que es más efectivo traer unos cuantos cadáveres y como una huelga de brazos caídos, es decir, armar un buen espectáculo en La Habana, el obrero asiste al trabajo pero labora muy con bandas de música, días de luto en la pla- lentamente, con desgana o mal. Para coacza de la Revolución, etcétera. Una vez más, cionarlos, para reprimirlos y obligarlos a que pues, se proyectaba la atención de las ma- ejecuten las obras o los planes en tiempo y sas. Tratar de aliviar el disgusto de los fami- contrarrestar el descontento, Fidel Castro ha liares que han perdido hijos, esposos, herma- echado a andar esta nueva idea que también nos, padres, en la guerra inútil de Angola. da la medida exacta de la creciente inconforManiatarlos para que no hagan ninguna ma- midad de la población con la revolución casnifestación pidiendo la devolución de sus trista. fónico de sapos. No me he atrevido por no ser exigente. Y porque ignoró cómo pueden arreglar programa las autoridades de la isla y A cocina comedor, en- casa de mis amigos, tiene el encanto y defecto de que da sobre el jardín. Jardín tropical de plantas verdes, con sapos. Eugene ha preparado unas tajadas de salmón, como gran cocinero, y Teresa es tan artista para arreglar la mesa como para su profesión en la pintura de porcelanas. Pero ¿y los sapos? ¿Cuántos son? Seis. Es notable haberlos contado. Quiero ver uno, les dije. Imposible: no se dejan. No dar con un sapo que taladra los oídos con su canto es el primer misterio. Me dice Eugene, preciso como buen inglés: Suben una octava, de do a do. No se conoce sapo en el mundo que ponga más en alto la voz. Una vez, entre unas flores, llegaron a Medeílín sapos de Puerto Rico, y desde entonces se perdió el silencio en la ciudad colombiana. Extraño, me dice Eugene: No se han aclimatado en otro lugar. Puerto Rico es eso: P. R. y sus sapos. L EL SAPO DE PUERTO RICO la gritería verde que llegaba del jardín. Cuando ha llovido desatan esta expresión de alegría desbordante, incontrolable. Cuando terminamos con los postres me apresuré a sugerir trepar al salón del piso alto para situarme en condiciones de saber de qué me hablaban. La sinfonía había comenzado con un solo de sapo solitario, a dos escalas. El primer chillido era bajo; el segundo, altísimo, y esto cantado mil veces. Como la llamada de clarín para despertar la banda del Verde Limón. Pronto se multiplicó el coro, bajo los estímulos del aguacero. La noche avanzaba, y con sus sombras el orfeón de los batracios. Mis compañeros en la conferencia del Centenario andaban en otro concierto y yo en el auténtico. A Mozart y Debussy se les puede oír en San Juan, en Londres, en Pekín. Pero en el único lugar del orbe donde Casáis pudo asistir a la gran función de los sapos verdes fue en San Juan de Puerto Rico. Esta es una ciudad tan inclinada a la música como la misma Praga. Y se me ha hecho la boca agua por pedirle al gobernador concierto sin- Por Germán ARCINIEGAS de la Academia Colombiana de la Lengua Sapos diminutos que caben en la cascara de una nuez, pero con recursos cantábiles infinitos. Colocó Eugene el salmón en los platos, escanció el vino, y vinieron frutas, legumbres, pan... y una conversación de viajes, política y recuerdos de que no puedo dar fe por los del verde gabán. Lo de Puerto Rico me trae un recuerdo de Gómez de la Serna. Lo invitaron a Asunción del Paraguay, alojándolo en el hotel que fue antesresidencia de madame Lynch. Una casa espléndida... vecina, para Ramón, a la estación del ferrocarril. Imposible conciliar el sueño. Salieron trenes toda la noche. Sin haber dormido, Ramón salió temprano de su cuarto y pidió que le llevaran a ver los trenes. Le sorprendía un movimiento superior al de Buenos Aires. No fue fácil aclarar el enredo, no había ni ferrocarril ni estación. Sólo el canto de los sapos. No pequeñitos y verdes como los de San Juan, sino enormes y castaños. De un cuero tan duro que se venden bolsos de sapo. Cuando estuve en Asunción me compré una billetera que usé por años. Me alojé entonces en la misma casa de madame, oí los sapos de Ramón y traje como recuerdo uno disecado. Así muerto y callado está bien. Cuando regrese a Bogotá volveré a verlo en mi escritorio y con su silencio mudo recordaré la verde algarabía de San Juan.