Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 A B C LA MAYOR TRAGEDIA DEL CUERPO DE BOMBEROS MARTES 8- 9- 87 Rescatados anoche los cuerpos de otros tres A las doce menos cuarto de anoche fue rescatado el tercer bombero. Treinta minutos después lo era el cuarto. Los cuerpos sin vida estaban totalmente desfigurados por el calor. A la una fue encontrado el quinto. Se supo, horas después que dos de ellos correspondían a Juan Antonio Escalera y Francisco Javier Plaza. A partir La tensión contenida durante varios días se desató en el momento en que fueron rescatados los tres nuevos cuerpos. Los familiares de las víctimas se agolparon en las proximidades inquiriendo que les fueran facilitadas las identidades. La Policía se vio obligada a formar una cadena humana para evitar un posible accidente al ser violados los controles de seguridad. A partir de las doce de la noche, el esfuerzo en las tareas de desescombro se agilizó aún más a la espera de rescatar nuevos cuerpos. Sin embargo, los trabajos fueron una vez más interrumpidos alrededor de la una y media de esta madrugada, cuando se decidió cavar un túnel de acceso a la zona inferior a las escaleras metálicas, donde desde un principio se sospechó que pudieran encontrarse la mayoría de los cuerpos. El hallazgo de los tres cadáveres anoche vino a confirmar estas suposiciones, de modo que se intensificó la búsqueda de los cinco hombres restantes en este mismo lugar. En la madrugada del domingo al lunes, las tareas habían sido previamente interrumpidas para proceder a la extracción de enormes vigas que dificultaban el paso a los equipos de rescate. En la calle de la Montera fue instalada una segunda grúa que, junto a la ya colocada en la tarde del domingo, sirvió para ace. lerar el proceso. Los oficiales del Cuerpo decidieron entonces eliminar cualquier riesgo para los bomberos, sacando al exterior las numerosas estructuras metálicas que amenazaban con venirse abajo y que provocaban la paralización de los trabajos en innumerables ocasiones. Los técnicos afirmaron que, a partir de ese momento, las tareas de desescombro se realizarían con una mayor rapidez. Y así fue. Desde las cinco de la tarde de ayer, la búsqueda había sido febril, a pesar del cansancio acumulado de los primeros días. La existencia de brasas entre los cascotes y el fuerte calor que se desprendía del interior del edificio supusieron una dificultad añadida. Los bomberos tenían que ser continuamente atendidos con mascarillas y sprays que facilitaban su respiración. Durante la noche del domingo, los trabajos se hicieron monótonos, debido a la estrechez de la calle de la Montera, que dificultaba el movimiento de ios camiones, y a la lentitud en la extracción de las vigas. Una de ellas, gigantesca, se suspendía de las paredes laterales del edificio. Los especialistas de los equipos de rescate tuvieron que ordenar que buena parte de esas estructuras metálicas fueran troceadas con los grupos autógenos, para posibilitar de este modo su traslado a los camiones del servicio de limpieza del Ayuntamiento. Sin embargo, todos estos problemas se habían olvidado a primera hora de esta madrugada, Madrid de ese momento los centenares de personas que colaboran en las tareas de rescate continuaron afanosamente su búsqueda. En la mente de todos estaba el deseo de dar descanso a los familiares de las victimas. Las grandes vigas metálicas que colgaban peligrosamente del edificio habían sido retiradas la noche anterior. con el rescate de tres de los desaparecidos. pasaban el tiempo entre las cafeterías cercanas y los bancos situados en la plaza del Carmen. Desde primeras horas de la mañana de ayer, los aledaños del lugar se llenaron de curiosos para presenciar las labores de rescate. Mientras que en días anteriores las Fuerzas de Seguridad habían impedido que se acercaran hasta una distancia prudencial, ayer se les permitió el acceso hasta unos pocos metros del siniestro. A lo largo del día, centenares de personas desfilaron por la zona a la espera de que se ofreciera alguna novedad. Poco antes de las nueve de la mañana volvió a personarse el alcalde de Madrid, Juan Barranco, y, una hora después, lo hacía monseñor Golfín, el obispo auxiliar de Madrid- Alcalá, quien mostró su pesar por lo ocurrido. Difícil identificación Media hora después apareció un nuevo cuerpo y el tercero, alrededor de la una de la madrugada. -Trasladados a las dependencias del Instituto Anatómico Forense, resultaron extremadamente complicadas las tareas de identificación, ya que los rostros de las víctimas estaban practicamente irreconocibles. El cadáver identificadoen primer lugar por ser elmenos desfigurado de los tres, fue el de Francisco Javier Plaza Castillo, que trabajaba como número del Cuerpo en el Parque del Barrio del Pilar. Francisco Javier tenía treinta y seis años, estaba casado y había ingresado en el Cuerpo Municipal de Bomberos el 29 de noviembre de 1978. A la hora de redactar esta crónica se sabía que uno de los otros dos cuerpos correspondía al oficial y arquitecto técnico Juan Antonio Escalera, de veintiséis años, que había ingresado en el Cuerpo por oposición el 15 de febrero de 1985 y pertenecía al Parque de la Dirección (central) Durante la mañana del lunes se habían difundido por el lugar de los hechos los comentarios realizados por uno de los bomberos, que aseguraba haber visto algunos huecos entre el amasijo de escombros, lo que había hecho albergar esperanzas a los familiares de los sepultados, que Bomberos de Valencia En uno de los relevos- que se realizaban cada seis horasvolvieron a penetrar en el edificio siniestrado los doce bomberos que el domingo llegaron desde Valencia para colaborar en las tareas de rescate. Pese a que la dirección del Cuerpo de Bomberos de aquella capital les pedía una solicitud por escrito, los funcionarios insistieron en trasladarse a Madrid, porque lo mismo hicieron ellos cuando sucedió la tragedia de las inundaciones de la costa levantina Así, aprovecharon su día libre para, en sus Se pide reunión de la Junta de Portavoces Los portavoces de los tres grupos políticos de la oposición, José María Alvarez del Manzano, Agustín Rodríguez Sahagún y Ramón Tamames, han dirigido una carta al alcalde, Juan Barranco, en la que le piden la reunión urgente de la Junta de Portavoces. La carta dice textualmente lo siguiente: Dadas las dramáticas circunstancias en que este Ayuntamiento y todos nosotros nos encontramos inmersos, como consecuencia del incendio de Almacenes Arias, con la de- saparición de diez funcionarios públicos de esta Corporación, mucho le agradeceremos que a la mayor brevedad posible convoque una reunión de la Junta de Portavoces para analizar la situación, haciéndonos eco de la preocupación que a todos los madrileños nos embarga. Firman, por este orden, los portavoces de AP, CDS e IU. También ha sido solicitada la convocatoria de la Comisión informativa de Seguridad, que se reunirá, probablemente, el próximo jueves, con el fin de analizar las. circunstancias del incendio y sus dramáticos resultados. De momento se trabaja con intensidad para rescatar los cuerpos de los bomberos desaparecidos. Cualquier otro planteamiento en este momento es absolutamente marginal dijo el primer teniente de alcalde, Luis Larroque, quien añadió: Los problemas de licencia del edificio o las posibles responsabilidades por lo ocurrido están muy bien y son muy importantes, pero después. En este momento sería una frivolidad que dedicáramos un solo minuto a estos temas. En su momento, y después de que se encuentre eí último bombero sepultado, se facilitará máxima información. Por otra parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, salió ayer en defensa de Amando Juárez, el oficial fallecido, ai señalar que era un técnico competente, respetado por sus compañeros y ha negado que careciera de experiencia. Leguina respondía así a las acusaciones de inexperiencia, vertidas por un compañero de la víctima, qia dijo al parecer que era demasiado joven y llevaba poco tiempo en el Cuerpo como para valorar, adecuadamente la peligrosidad deí edificio.