Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 8- 9- 87 INTERNACIONAL A B C 27 Probable triunfo conservador en las elecciones de hoy en Dinamarca La socialdemocracia atraviesa una grave crisis de identidad Estocolmo. Carmen Villar Mir Hoy se celebran las elecciones de Dinamarca y el interés general está totalmente concentrado en dos protagonistas: Poul Schluter, Primer Ministro conservador y jefe del Gobierno desde hace cinco años, y Anke Jorgensen, líder de la socialdemocracia durante quince, personaje que juega, probablemente, su última baza. Todo parece indicar que Schluter y su Gobierno saldrán triunfantes de este lance y permanecerán en el Poder. El optimismo del Primer Ministro no conoce fronteras y la famosa frase, que repite sonriendo una y otra vez- Vamos muy bien, Dinamarca marcha consigue convencer incluso a los más escépticos. Sin embargo, y a pesar de que nada parece estar podrido en el reino de Dinamarca la situación podría complicarse si el Partido del Progreso- Fremskridtspartiet -y su dirigente, Mogen Klistrup, tal y como indican las encuestas de opinión, consiguen pasar la barrera del 2 por 100 de la totalidad de los votos y alcanzan- de nuevo- un puesto en el Parlamento. Caso que Klistrup probablemente aprovecharía para actuar de bisagra entre los dos bloques, con lo que provocaría una situación delicada. tonces imposible: unificar a la anterior oposición y demostrar que juntos, podemos gobernar Con nosotros- dijo en una de sus últimas apariciones en público- Dinamarca es una nación en la que es agradable vivir Los daneses le votarán hoy porque personalifica un Gobierno unido y optimismo, y porque ven en él a un jefe de Estado estable, equitativo, sin apasionamientos, capaz de Cerca de cuatro millones de electores daneses decidirán hoy si continúa en el poder el Gobierno liberal- conservador de Poul Schluter conducir a su país, Dinamarca, por caminos de luz y de sol. Las últimas encuestas del Instituto AIM, señalan un avance para la coalición en- el poder cifrado en un escaño más que en los últimos comicios de 1984, mientras que los socialdemócratas perderían cinco que pasarían a los populares socialistas. Pese a estas previsiones el jefe de la oposición socialdemócrata declaró que sólo formará Gobierno si su partido avanza en las elecciones de hqy. Esta lejana eventualidad sólo sería posible a juicio de los observadores en caso de llegarse a un acuerdo para fomar coalición con los populares socialistas, acuerdo que a su vez se considera muy difícil. Los extremos La socialdemocracia danesa, a pesar de haber obtenido en las últimas elecciones 57 escaños y de ser el mayor partido, se encuentra en medio de una crisis de identidad. A su izquierda está el Socialistik Folkepartiet con 21 escaños en 1984, una agrupación comunista muy difícil de manejar que cuenta con un 10 por 100 de las simpatías generales. A su derecha, en el centro, hay un número de partidos con los que los socialistas no quieren cooperar. De ahí las dificultades con las que se ha encontrado Jorgensen para tomar una posición desde la que maniobrar al electorado y unificar su grupo. Poul Schluter ha demostrado ser un ingeniero, especialista de la cooperación y domina a la perfección el arte de concertar las diferentes fuerzas políticas y grupos no socialistas. Desde 1982, en contra de todos los pronósticos, ha gobernado al reino danés guardando celosamente ia unidad y concierto de los cuatro partidos que componen el Gobierno, a pesar de algunas diferencias básicas entre sus programas e ideologías. Sus cualidades diplomáticas y su volutad de cooperación son harto conocidas, como lo es su contagioso e inalterable optimismo. HEMOS CAMBIADO TElÉÉONi Padre de la patria La imagen de Poul Schluter como el padre de la nación está arraigada entre los ciudadanos y ni los ataques que ha sufrido durante estos días preelectorales ni las críticas apasionadas y llenas de mala intención de sus contrarios han podido alterar su tono moderado ni su sonrisa. En 1982, los socialdemócratas cometieron el error táctico de dejar el Poder en manos del conservador Schluter. Pensaban que lo recuperarían en corto plazo. Se equivocaron. Schluter ha conseguido algo que parecía en-