Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 8- 9- 87- INTERNÁCIONAL -ABC, pá g. 23 Kohl y Honecker abren una nueva vía de entendimiento entre las dos Alemanias Bonn reafirma el mandato constitucional de la reunificación Bonn. Carlos Bribián A mediodía de hoy, Kohl y Honecker y, como testigos, los ministros respectivos, firmarán tres acuerdos RFA- RDA: intercambio de información y experiencias en el campo de la radioactividad, defensa del medio ambiente y cooperación técnico- científica. De momento, éste será el resultado práctico del histórico encuentro. El resto habrá que encuadrarlo en el capítulo de las buenas intenciones, de las cuales hicieron gala ayer, en breves y mutuos mensajes de salutación, el presidente del Consejo de Estado de la RDA y el canciller federal. Erich Honecker manifestó esperar un avance en la mejora de relaciones, como es propio entre dos Estados soberanos Recordó el acuerdo básico panalemán. Subrayó que es mi voluntad que las conversaciones con el presidente federal, canciller y otras personalidades políticas sean útiles a la paz y la distensión y no se olvidó de enfatizar la gran responsabilidad de ambos Estados alemanes para que desde su suelo no vuelva a brotar la guerra, que significaría también la desaparición de ambos en el marco de una catástrofe nuclear Helmut Kohl, por su parte, mostró la esperanza de que, no obstante cuanto nos separa en lo fundamental, estos diferentes principios no sean obstáculo para llevar a cabo prácticos pasos de cooperación Hizo el canciller alusión a la unidad alemana, cuestión irrenunciable para la RFA, pero subrayando el reconocimiento de las actuales fronteras, de una división alemana cuyo final solamente deberá conseguirse por caminos pacíficos Apeló Kohl a que con su influencia en el Pacto de Varsovia, la República Democrática Alemana contribuya a que progresen las conversaciones sobre el desarme En las que, pidió el canciller a Honecker, debería el Pacto de Varsovia incluir los misiles de corto alcance, así como armas y tropas convencionales, como la RFA, por su parte, pide a sus aliados. Erich Honecker llegó al aeropuerto de Wahn (Colonia- Bonn) justo a la hora anunciada- diez de la mañana- y se trasladó luego a la Cancillería, donde fue recibido por el canciller y un numeroso séquito con honores militares. Durante la ceremonia, y cuando por vez primera sonaba en un acto oficial de la RFA el himno nacional de la RDA, ni un solo músculo delató en el rostro del presidente del Consejo de la RDA los sentimientos que pudieran embargarle por haber conseguido tras tantos años alcanzar la importante meta de ser recibió en Bonn oficialmente, en visita de trabajo Un histórico momento éste en las relaciones entre ambos Estados alemanes de una misma nación porque a partir de ahora, la República Federal ya no podrá seguir negándose a sí misma lo que tantos años se ha empecinado en no querer reconocer: que para el Una amarga herencia de la II Guerra Mundial Madrid. Documentación Su actual división es la triste herencia de los vaivenes históricos de Alemania desde 1914. En 1945, los aliados, deseosos de evitar un fracaso análogo al de la primera posguerra, decidieron ocupar Alemania y la dividieron en cuatro zonas, una para cada una de las potencias vencedoras: Estados Unidos, la Unión Soviética, Francia e Inglaterra. La antigua capital, Berlín, incluida en la zona rusa, se dividió también en cuatro sectores. La zona oriental de Alemania se incorporó al ámbito comunista, mientras que las otras tres se unían en su oposición al Este. Los límites de la zona rusa se convirtieron en la frontera entre dos sistemas políticos y económicos irreconciliables, separado desde entonces por alambradas y un muro infranqueable, que Churchill bautizaría como el telón de acero Las tres zonas de ocupación occidental, más el Sarre, incorporado en 1957, formaron el territorio de la República Federal de Alemania, que ocupa 248.687 kilómetros cuadrados, tiene su capital en Bonn y goza de plena soberanía desde 1955. La población de la República Federal supera los 61 millones de personas. Alemania oriental, por su parte, sometida completamente a los designios soviéticos, ha visto frustrados todos los intentos de reunificación, ya que uno de los máximos temores de la URSS es el poderío militar de una Alemania reunificada. Con una superficie de 108.333 kilómetros cuadrados, la República Democrática Alemana tiene una población algo superior a los 16 millones de habitantes y mantiene su capital en Berlín Este. Los primeros intentos de reunificación tuvieron lugar en 1957, promovidos por el entonces canciller germano- occidental Adenauer. Los cancilleres Erhard y Willy Brandt persistirían en este objetivo, aunque infructuosamente. En 1970 se celebraba en Erfurt una cumbre interalemana, fruto del propósito de Brandt de reactivar la política exterior de Alemania occidental en relación con la otra Alemania. En 1973, las dos Alemanias normalizaban sus relaciones e ingresaban eri la ONU, pero aun así se habían frustrado todos los intentos de un acercamiento formal. Erich Honecker mundo entero, y desde poco después de la segunda guerra mundial, hay dos naciones que se llaman Alemania. Por esto último, ayer, Erich Honecker se entrevistó con el presidente federal dos veces- mañana y tarde- Conversaciones que hoy tendrán su suma y sigue. La irresistible ascensión de un fiel colaborador de Moscú Bonn. C. B. Casi sesenta años después, el jueves, Honecker volverá a pisar las calles de Neunkirchen- Wibeiskirchen (Sarre) localidad alemana donde vino al mundo el 25 de agosto de 1912; calles que, siendo un joven de catorce años, solía atronar con su tambor. Pero, como se ha visto luego, aquellos redobles de tambor del joven Honecker han sido más importantes para el mundo que los de la gesta del mozalbete sardo del libro de Edmundo D Amizis. Pues de ellos pasó primero a la resistencia al régimen de Hitler (1931- 1935) siendo detenido luego por la Gestapo en Berlín (1934) Estuvo en prisión preventiva año y medio y, posteriormente, fue recluido en el penal de Brandenburgo- Goerden. Ocho años después y cuando aún le restaban dos de condena, fue liberado por las avanzadillas del Ejército rojo camino de Berlín. A partir de aquí, uña política de imparable ascensión. Así, ahora, recién cumplidos los setenta y cinco años de edad, puede volver al lugar donde nació. Erich Honecker es una figura de primer plano en el mundo político socialista- comunista. Su visita a la RFA supoñe todo un acontecimiento histórico, aunque solamente 42 de cada 100 alemanes federales se interesen por ella, y pese a qué rio sean pocos precisamente los que desde el lunes se han echado a la calle para manifestar su protesta por la presencia a este lado de la divisoria panalemana del arquitecto del tristemente famoso muro que divide en dos Berlín, que es parte principal de la más terrible frontera que separa dos países. Pero, no cabe duda, este Erich Honecker ya no es aquél de 1961, cuando la construcción del muro de la vergüenza El funcionario del aparato del partido el delegado de Moscú ya hace tiempo que ha cedido el paso al hombre de Estado; eso sí, fidelísimo a sus principios marxista- leninistas. Un hombre que, además de tomarle gusto al Poder, se lo ha tomado también a no pocos privilegios que, en países como la RDA, sólo pueden ser gozados por los líderes. Honecker (1,71 m. de estatura, 67 kilos, cortó dé vista) viste trajes a la medida, hechos de buen paño inglés y luce en la muñeca un reloj Rolex de oro.