Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO PRENSA POR ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 8 SEPTIEMBRE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA UTODIDACTO que no empezó a escribir hasta cumplidos generosamente los cincuenta, a emborronar pues, más exacto, y, por lo mismo, a poco de ello curioso de conocer, a lo somero mínimo, como el que acaba de descubrir mundo nuevo, la interior mecánica y el cómo se gesta el asunto de la escritura y su cuándo y el porqué y porqué no de ella y el mire usted por dónde les salen a unos de dentro las ideas expresadas de un modo y a otros con muy diverso aire; a quien han tildado de elíptico algunos y reputado barroco ciertos, los menos, sin embargo, Dios no ahoga; por lo mismo incitado, segunda vez, a buscar el significado preciso, y no fueron bastantes tres años para dilucidarlo, que de los tratadistas sin menoscabo de la verdad que no se aclaran al respecto se puede decir, de conceptismo y de culteranismo; sabedor ya y constante por fin en él la diferencia, si de matiz y artificial, buena para seguir jugando y para reavivar conversación que decline, se quedó tranquilo. ABC PARODIO, CREO llidos, pero añado la obviedad que viene ahora: Suave es, como me dice, la lectura de Polifemo y Galatea, más pide, sugiero, un correr acto seguido y precipitarse en los Nombres de Cristo de triaca y teame, depurador y revulsivo. ¡Que no hay quien soporte tanto y tan agobiante enrevesamiento largo tiempo, si no es sor Leda Inés, del cordobés cisne negro! (R E D C i 0 l DMIN I S T R Al ION T LLERES- SERRANO. 6I 8 0 0 6- VI A D R 1 I) A No habiendo, sin embargo, hasta la fecha desentrañado otra especie con que le honró, o menospreció (yo qué sé cuál de las dos cosas, pues éste, y no otro, es el fin del presente artículo) cierto duque, como quien busca la paradoja subordinado a conde, el primero de cuyo título, en una Tercera de aquí entiendo, algo con las Terceras que ver ya tuvo y si no fue él, Osuna fue, o a lo mejor los confundo con un tercero, a saber: Ce on tacitiza ésta es la fecha, pese a haoerlo explorado en la bien abastecida biblioteca de la Oficina Internacional del Trabajo, orillas del lago que las cenizas de Servet otrora desliera, nada de consumo menos que con uno de nuestros primeros, por la poesía, en la prosa, en la prosa el que más, y tampoco lo sabía él, con todo y raro que parezca (habida que hayamos recordado su vasta cultura) descifrarlo no pudimos. A los lectores, pues, apelo, por si quiere alguno decirme con sencillas palabras, me bastará, si guarda relación con la forma, o si con el fondo, eso que llaman, por lo visto, quienes estudiaron en otro colegio que los míos o que el orensano Instituto del Estado, y así sacarme de dudas, de pobre la Primitiva, y el viernes que viene a más tardar, Dios me asista en esta causa, oh sí, por favor, olvidadas nuestras diferencias políticas, me conceda por lo menos cinco y el complementario, señor director general, es una urgencia por cuanto necesito comprar, mayoritario, acciones de El Independiente tacitismo. Cuyo es este artículo por el móvil, mi lector don Manuel, se lo dedico, Garrido el primero, a usted, y Zamorano sus ape- Volver quiero ahora, en la grata, gustosa compañía de las dos o tres lectoras, que la paciencia es más en ellas que nuestra, hasta aquí en carne viva únicas llegadas, e después de la elle, que toda paronomasia es indigna, al fondo, con las siguientes consideraciones: a vueltas de manejar y manejar esos dos conceptos cultos que son conceptismo y culteranismo, ios tratadistas más consecuentes, ¿honrados? acaban por confesar que no hay inefable que los distinga: viene a ser lo mismo peso que me quitan, y a ustedes tres también quiero esperar, de encima. Tanto para tan poco. (Parece, sin embargo, digo parece como el que quiere curarse en salud y, a la vez, tener las espaldas, que alguna diferencia discernible hay: es conceptista quien blande el arma de la metáfora en el plan de A es B culterano si prefiere B en lugar de A (o al revés, no pienso levantarme a mirarlo en el libro) Mayor delirio fue cuando, justamente dolido por el tiempo, herida siempre él mismo en sí por lo demás para todos y cada uno, que en intentar enterarme había perdido, me quejé del barroco ante el antes mentado. Pico por la erudición, que no le basta con dominar como domina el Idioma. Es el caso me contó, pás- mense mis dos lectoras, que, acorralados, en efecto, los g l o s a d o r e s de la cosa en ellos mismos por la incongruencia que supone motejar de barroco a lo que cuya pureza, o sed de. la misma, interior se trasluce y transparenta, y aun transverbera, han dado en la carnívora flor, y hasta caníbal, (eautontianthropophagos quien así, incluso) de partir, como por gala, el barroquismo en dos: hablan los tales de barroco de explosión y barroco de implosión De modo y manera que, según ellos, son barrocos los recargados y volutosos, de explosión; de implosión, el conciso y liso: el elíptico divino. Así cualquiera. Así, en arquitectura, trasladado que nos hubiéramos a ella, resultaría serlo de explosión Churriguera, ¡Mies de implosión van der Roheü! Que si cogemos mi caso general, al no conocer, como no conozco el suyo, lectora remanente mía, advertimos que se te ha llamado a servidor conceptista y que culterano también se le ha llamado, de rigor afectuoso aquéllos, muy a la ligera enjuiciadores éstos. Lúcido sobre todos, fénix de hoy por lo parco en el definir, Guadiana a veces en la aversión que dice profesarme, ojos de cuando en cuando por la consideración que en él alimento, Carlos nombro, en religión Cándido. Luis que buen tocayo tuvo, Alvarez, el cual: Escribes con sintaxis latina Bien, es neutral pronunciamiento, axiológicamente neutral, y lo puede citar este interesado sin quebrantar la modestia de nadie. Lo juzgo, en particular, por su estricta disciplina descriptiva, sumo satisfactorio. Si, de todos sus dialectos, es el español el que mejor se presta ¿por qué no? Todo esto ha sido para decir, sí, que no: no hay aquí conceptismo y menos, horresco. culteranismo. Escribo como escriben, cuando escriben, los demás de mi intemporal promoción, si no es potestad o dominación, conviene a saber: los sencillos, los humildes y del común, los llanos, escribanos nosotros en el agua, que no escritores, horrible y presuntuosa palabra. Soy como debe serse: del montón, y a pulso sostenerlo, voz de los que no tienen voz. Y a varios que me acusan de frecuentar quien el hipérbaton, éste otro la endiadis, c, lo siguiente: no, por cierto, leerán nunca en mí cosas que, en cambio, a ellos les salen, más retorcidas no conozco, espontáneamente, a ojos vistas, verbigracia, a pies juntillas. ¡Estas sí que son concordancia y sintaxis violentar, sacar de quicio la divina nuestra, el castellano digo! Julio CERÓN BOICION INTERNACIONAL Para hacer llegar sus mensajes comerciales a todo el mundo.