Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r por k s Ri- yei cuino Tujiír idóneo p: ii: k (7l il sc: inso. Ssn Scbji liün t nuí ol p; i1 ai- it tk- Miirimar y SantJindcr k s ct nMnjyi i l de IA Mii diilonii, de cstdo ciimpkriinit iuc m lL -Eran i p x: ¡i L H nuf se piKcíihii poT Uis playiis con sonilihlhi y ii niiJic SÍ: k Kurria Inmirst: HII vsL Pero niicnlr; i en C pjrta el Norte e Uib; i de mtMÍ- i, cu Eufopn prívuhiin lo Ivilnc- ino qut e los e ¡t: nics con las pl ¡iy; i de m o d a de lu Rivicni fnmcí- vi. como BüdímBadcm, Vichy, Ai -k- s IJ- iin- y Oirlbad, en Buropa, recibí: in ¡i Ui ¡insíocrjciy de h ¿ptxry. cnvuctUí en ut) lonuntieíAmo v en un i m rnvillosa. Lanío que Vtsomti no pudo rcsislir l ¡i lentjición de llev; irUi il celuloide, p i r que el balneario, con el preii Liti de las a uas, Mempre ha leiudo un algo de ináginj y mis cnosí y un mueho de lugEir de encueiuro oblig ido para la conhnuaeton de Ji Tildes o inicio de iimore En Dsp: irta. C o i T o n a y La T o a (siempre el Norle) niitrcaban la paur i de un veraneo felií y nnniliar a la sonibrit iJe un Tciimjtt mo enil de al ún oiiembro de ki familia. A ninyiuno de cMos simis se aciLdí- i a p o n e r a moreno. Se llevaba, como ahora. I L bUnea palidez. Este invierno las casas cíe cosméticos pondrán a las mujeres caritas de porcelana pieles í upe r broncead as. l. ü carj de CalhcTioe Deneuvc- -siempre m; ir ¡ivi lo i- ja ui e iuvo moren; L, tal vez porque seiilía adoración pur Marilyn M o n r o e- ¡i quien Trumao Capole llamaba helado de Vüinilki- no stilo pin lo rica que C Laba. sino pi r el color de u p i e l- la ideal Candi ce Bers- en ha sido una cMusiasi; i del soh sicmpie le ha j usliido pasear piT la sombra, Pero para tosiro blanco, ninjjuno c o m o el de la d u q u e s a de Wmrisor, Ciienian que el propio Wall Üisnev, caulivado p ir el color de su caía, lomó oimo modelo de su personaie Blaneameves para la serie de dibujos animald o s a la e s p o s a del ex l í e Eduyrtlo VIH de Injilaterra. quesa eol ido en la paredes de su Caví L- 1 blancura dt b jtrl Tam h. KT en M. irhejla U llamada jet parece I ene ríe demás lad. i afición al sol. Ellos saben que csie año e lleva el blanco y quieran esiar a la iriL) da. l or el Puert o tíanus p. isean sus rostros pulidos Ciumlla v m líismarek. Is: il c 1 Prevaler. Jiume de Muta y Aray: ón. OliMa Valere, Claro que dado LIS horas que se acuestan, no tienirn Liem to de ir a la playa, pues se levantan L la hora de coI mer para que les de iiempu a echarse una siestecit. i. Mas que el s o l lo q u e l o m a n es la lunu. Cuentan que Isabel Prevsler ha obligado ú señor Uoyer a lomar el M l con una crema prolectora factor diecisL is, para que no le sal a vu una peea, ni iierda el candido e minislio de Ofos ¡i ules su natural blancina. A la hsla de los que se prefieren blancos se suman muchos. Madonna, Ninak Hjjren, Barbara Rev v, sin ir mas kjos, la taniilia Bosé al pleno. Seijurameme que en mas de una oca. sion mama l. ueía les habrja c miiido. ba o la ehimeneni de S o m o s a p u a s los líuslos de ios italianos- sobre lodo de los pintores renaeenlislas que como ijuíito dibujaban canias blancas y an elicales. Claro que tampoco hav que dejarse llevar X r lo Italiano, pups lucido le s; kle una Ciaiolina que da muebo que h, ibbir, porque jiusla mucho de ensen. ir. Nunca se- Hibc, pero tal vez ni sean los pases de cho que d i a lo Curro Romero Ut que le b. in llevado hasta el Paflamcnlo Europeo. nino ta blancuia de sti lucida piek Hahrd que esperar a que Snfí ¡i de Hat sburjí vuelva de su easiillo de Ausioa. y Alaska de su piramica nieJoeana. iwra comprobar que. elecliv ámenle, se lleva el esi. ir blanco, que asi como p ¡isani is de los polvos de arioz a los polvos del desierto, csie inferno las casíLs de ctísnle ticos nos van a poner Canius de p reelanH blanca, al igual que A ihaia Rm ¿de la Piadci maquilla n sus modelos para los desfiles Us la lucha de Oriente Occidenle, es. en el limdii, un problema de salud, pvirqüf de los cineiicnta mil casos de cáncer de pie quL hav en UspaiVi muchos, muchos, vienen de tomar un c Cesivo sol. Las precauciones son jvicas. aunque ninguna daia tant i resultado como la moda y, iisic año, se lleva el blanco. La piel blancü vuelve a esiar de mi da 53 Prohibidu d- snl Polvos de arroz Y iMvieron qiie venir los años euarenuí y d n e u t n i i i para que las c lrc! Ul de cine reíoeaycn- iti cara con polvos de arro ran iií: mpt s en que i pnihdez de Órela Garbo, de Urna Turner o de Marlcn Dielrich, era eupiadn, como luese, por loda kft jovcnciuis de ¡iquelW aoos. puf e ia cliieas qut en Amcnea empcíabaij a tictipar pui tnius de Trabajo y en l- pana seguían sumías al recinio íamili: íT, Meno fortuna Tuxfccri tn mie ira mu cn: s del campi que a lnltn dt ni. ino de cibra niiiNculJna- ¡oTra ve bt gucrra! Irabajaban a dedujo, pero e o í. con la c a n los brn 7o v las piernas hten lapadoí; para que el sol no ¡Lcaneijise lo que IÜ sociedad y su pneblo Teman qtie vei los, domm -oí, porqnt el cuTis blanco era sinónmiu de elegancia, ri linamicnro y clase. Hacían de (odo ton rnl de no p inei e moienas y mii- i de una hubiese dudo su escasi lortana por v rosuo blanquedni y cnfermi o de Mürgiiíjia Gautiei. Ouiiando las arlista italianas, de piel morena mcdnerranca, las demás nunca sintieron deseos de Eslü de ponerse moreno no deK ser con ider: ido elegante en re ios j; randcs de la mciJii, Karl La crícld, el diseñador de la cas: i Chíiníl. tiene prohibido a ILI IIHH delo m, is lamosa del mundo. Inés de la hressiUige. tomar el sol: le perniiie, como mticho, unos di: is de dcseansii en la exquisita y elcjiíintt; Dau ille, p e r o siempre bajo In siimbrilla del Cate da Soleil. Trente H la plavJi normanda. I Tampoco la desap, irecida Gracia de Monaco, cuvo encanto cultivy primi: rü a ílilcbock y ma- larde a Kaimero. lúe mujer que se dejo en íjUisar por el iol como ahora lo están siendo sus hijas, las princeüís Carolina y Estefanía. Gracia SL uio LUidanJo su carita de pvtreelana. su rosiro de niña buena, hiisla aquel desjzraciado accidente, apenas hace tUülro año Peio no hace falla remontarnos a las csLrelIjs de cine, va desaparecidas para ver como se euid oi aljamias niuieres españolas, como hi duquesa de Alba, que slempte iom, i L- l sol con niodernción. Tal vc ¿esie míluenciadií por lu belleza con q u e R u b e n s pinto a iü Emperjiriz Isabel de Por (up. il. cu o cuadro- ditnde- ipareee con una tcí superblanca- -tiene la du- I