Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AS trónicjis v los rcíicves cic la CiipilliiRc. il (ühra úv Felipe de Borgoña) dicí n ÍLic iabcl y Timando cnrmroii cii ¡runadji inonlando a cabatlo rodeados de im iin: nlNc ceremonial miJiíar mitad R 1; Í! ÍI. 5 pero, cumo siempre, silondan la dcicripdón de tos diri i; ihiillos reales y sus di; i, nlles físicm. Por lolanin no hay mas lemodio ue inilagor por las mtJ leyendas que surRierim del puebki en los anos si ici Ics ¡i la a nquisía y do las que Tanlí behió iigliís ni. i- i tarde el roitíJÍiiTico viajera amcncanti Irvingcuando ewribíü sus Cucii (i v di 3 Alhambra ¿Quilín no rceuerda, por ejemplo, aquel rüitianee popular del rey moro que perdió Alhamí- -P: iseúbjsc d rvy moto por la íriüiUd de Gniiuda desde h pucrlj de Ehira Íuis ¡fi j de ViviUTjnibL. ¡Ay de mi Alhjuna! L LOS CABALLOS DE LA CONQUISTA DE GRANADA (42 Í caÍRa Granfida. ni me eambiaró de y provocó u sus capitanes y il mismísimo Fernando, como lo testiRcan las proezas diarias y casi legendarias de Gonzalo Fernández de Córdoba fel mus tarde- üran Capilnin- -de lialiaj, Martin de Alarcón. Ciarcilaso de la Vega y en espeaal Hernán Pérez del Pulgar (el que montando un S 4. berhni alazán entró una noche en Granada y clavó con un puñal en Ijis puertas de la me? quila un pergamino con las palabras- Ave Maiía- Desde entonces hjista el fmiil lo keyes Católicos) a no dcNcansaron: Fernando, con sus misíeriosas y sibilinas gestiones diplomáticas... las que en última instancia abrieron las puertas d t Granjida pues no hay que olvi dar que el pacto de capitulación lo firman oA moro Abul Oasim v el cristiano Hernando de Zafra el 2 S de noviembre. E Isabel con sus palabras de a lie n lo su ejemplo y sus tabaÉKjdaí- dianas. La entrada triunfal en Gianadii se produjo la mañana del 2 de enero de 1492 y según los cronistas fue aquella una jornada histó Porque primero entro en la ciudad un desTaciimenTo de cahalleria vestido y L- nj. iczado de gala, con fray Hernando de Talavera al frente, y un puñado de jinetes de lo mas florido del- gran Ejército comjndado pctr el conde de Tendilla. Lí i unos tenían la misión de ojkvcar en las rojizas turres de la Alliambf las banderas de Castilla y Santiago: los oirus, la de hacerse cargo del gobierno de la capital y el conlrt de la puerta de íi Vega... Dcspué Boabdil. junio con sus hermanos, -nu familia y un nutrido grupo de caballeros moros, salió üe Gmnad. i por la puerta de lo Siete Sole según la leyenda al traspasarla dio orden de cerrarla a piedra y canto) y fue al encuentro de los Reyes Católicos para hacerles emrej a de las llaves de la ciudad... Entonce se puso en marcha l; i comitiva rcül v el- gran Ejércilocon ius capitanes al frente. Según la Historia abrían la marcha I. L Rema Isabel el Re don Fernando l pues lanío monta monla tanuí Isabel como F c r n a n d w l iicompañ nJos Ü ai) lado v otro del cardenal Mendo íi v el Principe heredero, que sólo aullaba con catorce anos de edad. Una leyenda dice que Isabel rompió el protocolo y ya a Jas puerta de la dudad picó espuelas a su caballo (ruano por m. ls señas) y se adelantó a todos Unos dicen que se llaniab: i enctdor otros, -Ctejente Tamliien se cuenta que aquel día cuando el clero entonó un Te Di. üín- en acción de Rrjicías todo el E erci o se bin o de lodillas con Isabel al frente. Julio MERINO 01 Dcsc h. ilgii de un, 7 muía. y en un cahaíh ca ¿j c J; por cl j icsiin arriba subido e í, l íJ u ¡Alhumbra- Ax de mi Alh m Por cierto, que la reiiiít Doña Isabel lambién iolía moniar rn muía (lo tual no debe sorprender teniendo en cucnia la eran calid a d de los m u l o i a n d a l u c e s) como ki cucnia el cronista Bernáldez al hablar de ía conquista de Moclin: Via de animar a ios que asediaban a la illa Isabel íes hiíü lina vLsiía topéela I desde Cúrdoba. La Reina llegü acompañada de su bija mayor y ttn crecido cortejo di; damas, Isabel cabalgaba en muía, con siLia suametiila de oro y piafa y bridas de rasa entrel; ifadas con kfras de oro. Cubna su cabeza un sombrero neCro bordado, su cutrpo un munlo de giitna, a estilo de las prlnc -sas árabes, y debajo vestía briul de lereioptli v sava de br K do. Llevahíi d ks faldas de broeudo y ierciopcLo. y una especie de capuz muriscú de escarlata, a usanza de las nobles doncellas rann dinas. Pero, no adelantemos joíniecimicnios y vayamos paso a lluslraciúo: Manuel Prados de la Plaza pasci. a sabiendas, eso sí, de que no puede meicrse en unos folios ta odiseii final de la con- que está en la Historia: Id a deuera v Málajjji; el 22 de tnavo quista de Granada. Pues, impoií- cir a vuestros soberanos que ya e 4 t 5 se entregaba Ronda; el hle sería relatar lo que hubo de murieron los retes granadinos que 20 de mayo de l4 Síi. l.o ja; el IK gestas caballeriles- en aquellos pagaban estos tribuios, y que en de agosto de 1 S 47. M a l a g a dos años de M Jll y 1491; lo -he- ¡ranada no v labran ahora mo- donde entraron los Reyp? Calólichos de armas de los capiianes nedas para Castilla, sino alfanjes coi. monLido- a caballo y en p h n cristianos: la sibilina diplomacnit y puntas de lan a contra nuestros de H- conquistadores del maquiavélico Fernando el Ca- enemigos, porque luc enlonce Sin embargo, ei- gran Ejtírcitólico o dh divisji nes inlernas d d cuando don Femando dicen que campo árabe v las luchas entre ilijo aiguello de: ...y MI arranca tü i que iba a conquistar Granada B o a b d i l y A í x a su m a d r e y re uiui a uno. lúa granos de esa se formo en abril de H l m ¿s de cincuenta mil infantes v una Abul llasam y Zt raya. la esclava Granada. cabaílerid de veinte mil jirietesl, cristiana doñu lsiil el de Snlis. Y a i fue, ciertamente. Porque fl iiño f: nicjal del incendio ilel el 2 S de febreto de I4, S 2 los cris- campamento cnsiiano y l,i edifiEn realidad, hi u l t i m a batalla de! a Reconquista comenzó a fi- tianos tomaban la íorlaleza de cación de Ja ciudad ¿Í v Sania n a l e s de 14 S 1, c u a n d o el rey Alhama (l; i del romimce popu- F e- V el momento mas estelar moro Abul Hasam se nt: ii a pa- lar) el 1 de ahril de 14 S 3 caía de la Reina Católica, Porgue fue gar los tributos que veni. i pagan- prisionero el propio Boabdih el ab en Santa Fe donde Ja Reido a Castilla y te dijo íil enibnja- 21) do junio ue 14 S 4 se rendüi ría Isabel planto sus reales f d c dor cristiano don Juan de Vera lo Alora, punto clave eniie AtUe- aqui no me moderé hasta que no J Próximo capítulo: El caballo de MiihllK- r