Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HIBERNO Por José Ramón PARDO Román TORAN J. L. MARTIN DESCALZO La nueva guitarra de jazz Torneo de Marsella Mobo I. Kaziuni Waianabe. Gramavision. Nuevas Medios 83 186 L Still Warm. John Scofield. Gramavision. Nuevos Medios 83 185 L El milagro Me limito a contar- -con la objetividad con que lo haría un notario- -algo que ha ocurrido en Carvin, un pueblecito del sur de Francia. Algo que tiene ya su prehistoria, pues empezó en Lourdes hace cuatro años. Un buen día a la ciudad de la Virgen, llegó una de tantas peregrinaciones de enfermos como allí acuden con su saco de dolor y su pequeña bolsa de esperanzas. Los enfermeros les depositaron ante la gruta de la Virgen. Y era como un ejército cargado de oraciones, de invocaciones. Todos esperaban un prodigio del cielo. Y Denise Dubus y Jean Pruvost no se dieron ni cuenta de que, en ellos, se había realizado ya uno. Estaban cerca el uno del otro. Sus sillas de poliomielíticos se rozaban casi. Y, entre oración y oración, sus miradas se habían cruzado un momento. Era la primera vez que se veían. Se cambiaron una ligera sonrisa y volvieron a sumergirse en la oración porque sabían que de su fe dependía algo muy importante para ellos: ¡Ah si sus piernas volvieran a conocer el milagro gozoso de moverse! A la hora de la comida, Denise y Jean volvieron a encontrarse. Y charlaron. Y, de pronto, se dieron cuenta de que sus vidas habían cambiado. Tenían muchas cosas comunes, además de la enfermedad: unas enormes ganas de vivir y ser felices; un carácter alegre y optimista; una fe sencilla y profunda. Y, desde el primer día, se hablaron de matrimonio. Aquella noche ni Jean ni Denise durmieron mucho: se sentían curados no de sus piernas, pero sí de sus almas, repentinamente cicatrizadas. Porque el mejor de los milagros había hecho nido en su corazón. Lo que no resultó fácil fue lo de convencer a sus familias de que aquello no era un estallido de romanticismo que se evaporaría cuando llegase la realidad, cuando aquellos dos pobres enfermos descubrieron que no podían valerse solos. Pero Jean y Denise se comprometieron a demostrar a todos cuan equivocados estaban. Demostrarles que aquella enfermedad suya les entumecía las piernas, pero no reblandecía el coraje de su corazón. Y, cuatro años después, se han casado. Dicen en Carvin que nadie había visto nunca una boda tan alegre. Y que estaban muy guapos vestidos de novios en sus dos carritos de ruedas. El otro día han salido en viaje de novios... a Lourdes, a darle gracias a la Virgen por su milagro el que les curó aquella parálisis del corazón de la que apenas se daban cuenta antes, obsesionados como estaban por la otra parálisis de sus piernas. Y es que Denise y Jean saben ahora que a Dios le gusta la gente valiente. Y que no es menor milagro el sostener el coraje de la gente que el de hacer que los paralíticos anden. Porque, en realidad, hay muchos más enfermos de alma que de cuerpo. Y porque muchos de jos problemas de los hombres se curarían si, en lugar de dedicarse sólo a pedirle milagros al cielo, se decidieran a usar ese otro milagro que, al nacer, les colocaron dentro: las ganas de vivir, de luchar, el milagro de la débil e invencible esperanza. 31 En el mundo del jazz cada vez parece más difícil innovar sin perder totalmente el sentido. Para conseguirlo, además de talento y técnica hay que tener un caldo de cultivo en el que poder desarrollarse. Por eso la evolución del jazz en los últimos tiempos se centra en núcleos más o menos homogéneos en torno a una personalidad o un sello discográfico con carisma. Actualmente ese título lo ostenta el sello Gramavision. estadounidense, al que pertenecen dos guitarristas, estilísticamente muy distantes entre sí pero ansiosos por expresarse a su propia manera. John Scofield es más conservador en la técnica y basa su obra en la musicalidad. Kazumi Watanabe es más vanguardista y sus hallazgos caminan más por el lado de los nuevos sonidos y las posibilidades expresivas de las técnicas de amplificación y modulación de efectos. Pero cada cual por su camino marcan nuevas vanguardias al jazz de los ochenta. El gran maestro soviético Vaganian resultó vencedor en el torneo de Marsella delante de sus colegas Agsdestein (Noruega) Kudrin (Estados Unidos) y Murei (Israel) que compartieron el segundo puesto. De este certamen es la partida que comento, la cual fue conducida espectacularmente por Murei. Blancas: Murei. Negras: Miralles. M Rock británico barcelonés El problema es la edad. Brighton 64. EMI 12 2242 1 JL 1. P 4 R, P 3 R; 2. P 4 D, P 4 D; 3. C 3 AD, C 3 AR; 4. P 5 R, (Esta clásica línea de la defensa francesa se jueea más, últimamente, que 4. A 5 C. 4... CR 2 D; 5. P 4 A, P 4 A, P 4 AD; 6. C 3 A, C 3 AD; 7. A 3 R, D 3 C; 8. P 3 TD, (Se ha jugado 8. C 4 TD, D 4 T pero Murei opta por esta sencilla defensa del peón, pues no sirve 8... DxP? a causa de 9. C 4 TD 0 8- P 4 A; 9. C 5 CR! (Súbitamente, comienzan las complicaciones tácticas. 9... PxP; 10. CxPR! PxA; 11. CxP, DxP; 12! A 4 A! (En lugar de C 6- 7 A las blancas sitúan sus piezas para el ataque sobre el rey. 12... C 2 xP; 13. T 2 T, C 6 D (Único modo de salvar la dama, ya que, si 14. PxC, P 7 R! 14. DxC! D 8 A 15. R 2 R! DxT; 16. C 5- 7 A R 2 R: 17. C 5 CR! DxP (Ante DxP 18. RxP, R 3 A (Si 18... D 8 C 19. R 2 D, D 7 A 20. R 3 A, D 5 D 21. DxD, CxD; 22, RxC, T 1 CD; 23. C 5 D R 2 D; 24. A 5 C R 3 D; 25. C 7 A ganando) 19. fc D 3 A R 3 C; 20. A 7 A R 3 T; 21. TIT! P 3 CD, 22. A 5 D! A 4 A (Fo J Forzada, PxIJ. Ver 22... DxPT; 23. TIT) 23. DxA, va que, si 24. C 7 A (Importante jugada a fin de retener al rey negro en delicada situación, al no servir ahora 24... R 3 C, por 25. CxT- K) 27. T 1 CR! (De nuevo las blancas empiezan a establecer un cerco en torno al rey negro, que ha quedado aislado de sus piezas y. consecuentemente, muy vulnerable, a pesar del reducido material existente sobre el tablero. 27... T 1 R 28. R 2 A, C 5 D (A 28... P 3 C, seguiría 29. A 3 A R 5 T; 30. T 3 C, C 5 D; 31. C 5 C! CxA; 32. CxC R 4 T; 33. T 3 T R 5 C, 34. T 4 T mate) 29. C 5 R, A 3 R; 30. P 3 A, (El comienzo de un drástico remate, primero se rechaza al caballo de las proximidades de su rey, para ganar a continuación un decisivo tiempo al atacar la torre enemiga. 30... C 6 C; 31- A 6 A! T 2 eR; 32. T 3 C! (El cerco sobre el rey negro se ha cerrado. 32... R 5 T (Ante T 3 T mate) 33. A 2 C y las negras abandonaron, indefensas contra 33. T 3 Tmate. 24... R 4 T; 25. AxD, A 2 D; 26. CxTD, TxC; diagrama Brighton 64 han andado un largo camino hasta llegar al disco grande. Primero singles y maxis. Luego, un sello importante tantea con su obra con un mini- LP. Y por fin. pasada la reválida, llega el primer disco grande, en el que se recuperan algunas de las canciones del lanzamiento anterior. Brighton 64 es un grupo de rock con su punto de mira en los músicos británicos de los sesenta, sin excesivas complicaciones técnicas, fiando más su suerte a los textos y lo pegadizo de las canciones que a cualquier tipo de exhibicionismo instrumental, que ni siquieran intentan. Un órgano electrónico, herencia de aquellos sesenta, complementa y endurece un típico acompañamiento suave de guitarras, bajo y batería. Alvaro Cunqueiro y Amancio Prada A dama e o cabaleiro. Amancio Prada. Ariola 5 208245 Alvaro Cunqueiro. poeta y gallego, o gallego y poeta, hizo los poemas Amancio Prada, músico del Bierzo con el corazón mirando a Galicia, les puso música. Y esta vez no se ha conformado con una guitarra, un chelo o una zanfona. Un pequeño grupo de músicos que no rehusan la electrónica, un cuarteto de cuerda y alguna mandolina o acordeón para acentuar pasajes especialmente sentidos o nostálgicos son esta vez el vehículo que Amancio emplea para dar a la obra de Cunqueiro el sentido y el clima exactos, sin caer en la reconstrucción medieval que tan bien domina el cantante leonés, ni en los excesos modernistas que a veces sufren los poetas en estos trasvases del verso a música. Nadie podía dar más exacta dimensión a la obra de Cunqueiro. Texto y música acabarán por ser inseparables.