Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR H í fcrtlii b hisioria de la r- íhre muchachil t r a i d o iKitla por u n buscador de pisos- m e d i j o una señora p o r A i p i n cTílocaonisla de rcJa (ov senil mema l e s- v n chifl) JÍO rar el d c s e n u tío la infeliz D o miüJa. Pero no e n iodos los c o n flieíos amoiftsos que o c o n a la escasea de viviendas i n i e r v i c n c la falaria, auxKjuc, por una razón ti pnr otra. ToJoi sciiu lrisrt. s- ¿O u í hacen los p o c l a s a m i p o m í o? ¿C ó n w n o se p r c d p i í a n sobre c Tema mclimcólíco de k i novios que w quieren a s a r y qu P a i e n i r a n casa? ¿Ouc hacen kís pericKÍiaai; ¿Por qiiú no inleiitan i n f o n n a d o n c s- icerca do las i n f o l i eeí jdvenes y de las impacienten madres de esas jóví ncs uuo recorren inútilmenie M a d r i J m i r a n do a lodtis los balcones e n eí a n sia do hallar a! i; un c u a n o dcsolJüilado? ¿Quú hdoen Itft apenicíí la a u l o n d a d? ¿Por auó no d e ticneo a esos reprokihlc donceles que esquivan hipócriTamcnle el deber do casaisc, con el prcTev 0 de que n o pueden í ü i m a r su hogar en ninguna parte? ¡A h- -siguió la impresionable s e ñ o r a- los vcrdadoros enamorados sufren mucho con esto, cab a l k i o l Se k d i p i -o, que soy confidente do muchos y que eon o í c o oasos q u e harían suflozar a las estatuas de los reyes godos del R e t i r o M i r e por ésta e n t a n a ¿Ve usted aquella pareja sentada en e l banco que hay e n la acera íle enfrente? Rjese bien: tienen los t i a j e s ajados. k K rosU Os e m p a l k k r o d o s e l catKllo c o m o si no se hubiesen p e i n a d o en v a r i o s días. Pero sus manos esldn j u n- Antología del humor i l a m o n l e- E l doslino se cansani de sor tan despiadado con nosi PerdJOfon el apcíiio, enflaquecieron, lloraban sin m o i i v o reían sin sabor j H i r q u é suspiraban siempre, Y u n o l a C u a n d o dieron ef blanco papel sujeto en los hierros del balcón. mr; mecicroii v- dnus m i n u t o Mn ablar, sin moverse, sin oír el f u rioso campanilleo de u n r; invia que les ordenaba anartarv! A l n n so precipitaron aJrx- prlal... Sí. se alquilaba un piso. Tres mit p í selas mensuales, Julieta palideció, incapaz de s o p o r t a r tan opuestas o m o c i o n e s t u v o que sentarse en la portería. R o m e o Eivido. la contempló u n itisijuito, luego p r o n u n a ó con oz ronca estas dos p. ilabras: -j Lo tomo! Eran ires años de desesperac i ó n de busca inffucruosa. ¡Tres aóits. señorT R o m e o fiübía lograd o ahorrar a n c o mil pesetas. P i dió prestadas o t n i s c i n t x j m i l porque era preciso p a a i u n mes do nanza y otro de adelantado, y no sé qué más. Les sobrti para comprar una cama modestísima, una mesa, dos sillas y una serMÜela. Se c i i s i m n Treinta dias después abandonaron su nido. Por ahí andan. Empobrecidos, para siempre arruinados, sin hogar, durm i e n d o on los cines ds sesión continua. Pero felices. Y o m e pregunto y le pregunto a ustcíl. amigo m í o ¿Hubieran podido hacer m. s el R o m e o y b Julieta de la tragedia... j O h tiempos tremendos que hücen héroes de rodi s los enamorjdi. s ÍABC 2 Í- 7- AS 44 EL NIDO DE ROMEO 4 orW. FERNANDEZ FLDREZ tas. j O h a m o r amor. Estoy entelada de las vicisitudes de esa Julieta y ese R o m e o y so las ov a referir, auAign mk psira uuó compnjebe haslji qué p u i i l n k problemas de ía vida miHlema deslizan nuevas v d r a m á t i c a s complíoacionci en la pasií n. N i los amantes de Vercma. ni Pahto y V i r g i n i a ni A b c l n r d o v EJoisa, ñi don Pedn. 1 v doña Inés do Cast r o ni cualquiera que citcmtis entre los enamorados célebres, se ha visto e n situación semejante a los de hoy, Y tomo t uo no enc u e n t r e n sin e m b a r m d n i m a t u r gos, novelistas o nistoriadoros que refíciiin su desgracia. Esto es o más h o n i b l e- Poique si es d o r i o que los que ys cilÉ padecieron lamenlabJes dessenturas, al menos s a b e n h o y d e s d e e l o t r o m u n d o que su a í l i e d ó n d i i i l g a da por plumas talentosas, les merecen Ta inagotabio simpatía de todas las gienefaciones. N o q u i e n t primuncTiu los e r dadoros de esa pareja que le he m o s l r a d o por reáieto a su situación acrual. Sea él R o m e o y embiísquese el sue e nombre d e olla b a j o el d e Julieta, ya que antes les he llamado así. ¿Qutén es la m u j e r? U n a hija de familia nrmierowi y modosia, ¿Ouién es e l hombre? U n empleado p ú b l i co. Pero, ¿qué i m p o r t a amigo m í o? E l ajnur incendia todos los corazones sin entretenerse e n cstudiar áib lc geneairtgtcos- l ueden sor e l k humildes; sin e m b a í o. su cariño era avasallador, inmenso, p r o f u n d o Y o Jo é bien, p o r q u e recogí sus c o n m o v i d a s confesiones aquella tarde que v i nieron a pedirme xeinticineo pesetas. Se amaban, le d i e n c o m o T rolagoni l; Ls de no tIa antigua. Y e r n desdichados c o m o no lo fue más que T á n t a l o j x t r q u c tenían ios manjares de la felicidad oasi al alcance de su mano (j n o se ría u v tedn cahalteroH V los oslaba p r o h i bido el Viborearlos. ¿Es que habla u n obstáculo en sus propias vidas? ¿Un o d i o entro los suvus? ¿U n a irreductible oposición f a m i liar? V o o s que cumplir? Nada de oso. E r a n kbres. s t querían, sus fj nitlias Eos azuzaban, sus amif tvi Citaban resignados a e n v i d i a r l e s usas chucherías de d e n pesetas que es de rrgoT regalar a los que v an a casarse. i pesar de l o d o 1 n mese pasaban, pasaban, pasaban, a n i i i m í o v el m a t r i m o n i o no pedia c e l e b r a i se. ¿H a adivinadla usted la razón? Faltaba el n i d o ¡Cuánl; is prerogri naciones OOT las callos de la enorme c i u d a d cuántos zajvitos gastados, cuántas molestias en los mú ulos del cuel l o Pero lo sopoílaban t o d o alentados por ía fe, -U n día e n contraremos un piso- s e decían, m i i l n d o s c a los o j o s e n t e m e d- E r La colxunna de Isidoro Por Isidoro Lol LOS INGLESES Poíeía una de aquellas l í p i o s cx iis. inglc 5 j que. vrila UT Í VCÍ, p i f a siempre tie o dan- OA l ¡itaabn- en una isla, el primer edificio que tT- hnTJni a un t- sifiol sefj unA i leMü; un Inincts. un fuone; un hübníUs, un alin: fcén, y un inylcs, unn ria. FraiicbCfOM- ODios, en u hnmlciíl infíniía, hü Jado la fluvia a j findtf samim lrariesparasicmpir un tema de cíin crs: n. HHi Ch, Antboní- O ji seEMii 3 MulCJj n. írloudcTO, estaba ícllz con In cnna qih: L había enviado su hijo desde Loqdrra. í- Ticnc un g r j n tnbajo- jsríi kíiniir wu v m nas- El mi ior. Esui vrakijandii en un crcmali rio, quemando relesos, y cpjgan por esi -OSi d quiere comer hicn en IngJaiciTj. iíHnd Irís desayunns. D í i es Mu ¡crr- ¡SlliYosov! tn. ONo ulíia que cstaha mucno pcn é que era hrilAnico- OBcmardSTia cHanKrtolitciaio, redNó en u n j ocdfiúnuna in ilaeiiSn, maiHbdaporunadisiingui d. 1 donu de l i ixrFCiLid londinenv, en laeiut w: le noUtic Lh üiic: -L y i r e r i o n p i m i o n c c c r i c n J i c a i i c l jucsci de I 5 a Shor. is. El fino humnnit: que e n Slww ikvolvTiile IÜ inviladón, a g d n d o Id guíenle f n i v Wi. Stu v. lambien- -OEl lurt- tJ linljnfCü e iá siempn: felii en i- l exlianjcro. con tal que los nativos Miantaniarcius. RDb lMorir -o- D o n l i i d u m cmprc me ha sorpíCTidido que los ingloes sean lan aficionados al i -A mi iamNt n, lMKi 3 qiwpitjfc ¿wicafíi... 22