Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR AL LORO MUY SEÑOR IVIIA Hace unos dJas leí en et diario A B C eMa noticia, -Carmen Rossi heredará los íiTulos df duque de FraiKo. señor de Meiras y marqui s de Vi I la verde. Y me dife yo a mí mismo -M i r a Luisilo, no tienes mas remedio que d ¿ir! e la enhüínibuena por tun sm ular y plural Cogí doscientas cujirtill- JS y doscientos boligiafos y empece: sSeñoja duque de Franco, muy señor mla... N o no, señora duque n i me parecía correcto. Rompí lajh doscientas cuarliltas V eompré oirás cuaIrocienias, completamente iguales pero distintas y comencé de nuevo: Señor de MeÍT ¿tó. Muy señora mío... Señora mío no quedaba bien, pero c l a r o señor miu tampoco y menos siendo de Rossi. Oue duda i; m lerrihle ci. rroÍa mi menguada mente! Rompí otras cinco mil cuartillas. Fui a la papelería, compré ta ultima que les quedaba y empecé de nuevo: -Señor doña Carmen Rmsi, maiqu (5 s de Villaverde. Por la E rensa me he enterado de que es usted duque y c 5lo y en la duda de s ¡el señor duque de Olivares era condesa y el señor Suárez duquesa, y rir ende, el conde de L u e m argo era m y r q u c Eiloy hecho un lio y no sé cómo seguir porque claro, si yo soy varón lendre que ser b a i o n e t i Rompi la última cuartilla y me hecni a llorar. Asi que he decidido meterme nionja y no volver a escribir ni una sola carta mus hasta mt saber con cencza si la señora de Rossi es d i i q u c señor o es marquesa. DisLÚlpeme poro eslún tocando maitines y no quiero que la madre Jorgina me llame al orden. Hasra Í I próximo domingo, locos mi s. C Luis SÁNCHEZ POLACK T 1 P. NO MAS SECRETOS Qtff OBSESA EL DICHO so 50 ur N oSoTR- 3 Nos HEM 05 R 454 DOTO- L o s secretos se gujrdan con el fin de que nudie se L- nicrc de ellos. Por e i o se llaman sccreíoíi. De in Ci niraTÍo seníin púb! ici s. Y hi genie- en luear de decir lengu un secreio i uc conrarte dina lengo un púEilico que decirte P í í o los í creíos- cümo ludu, titincn una duíiidrin, V llíga el m o m e n í o en que tienen que dej r de ser secreU s p: irji que tislo el mundo los conozca- Va que un s e c i e l o después de l o d o no es más que una cosa que se larda un poco má en! f v ibida. V por mi pane confieso qut: es e secreto que l a m o iempo hii lenido conmico vu no tiene uhjetn de SL- r por rñás liempo oculio. Y- de antenuno- pido perdón por no haberlo esclarecido anTes. En f i n allá va; o soy un g j l o Sí eñorej. coniu lo leen. Y o soy un g, iio, T: ii se? njr aspcclo no corresponda e s a c l a m e n i c por el ijUL Ni? tiene acerca de estos hogareños felinos, pero yo y un galo. Mt: Uila caíar ratones, cucindo n; iJ (e me voMe gusta dornitrme ¡inte b T V o en un mullido buiacíin. Me i ta no hacer n ¿ida en nido el dja, V me usta buscar ¡i m aUs por la noche, con el fin de decirle? y haeerlei eu; ilTO co y bien dichaíp y hcch: i Maullar no maullo muy bien. Pero eso e como los clason de los LX ches. N 3 se lleva. Tampoco mis urjas parecen tas de un g; Uo, ni hago ía rueda eomo e l l o s ni de m i cuerpo sJile un ronroneo como el motor de un cnchc, Pero yo se que soy un ¡ato. Sin embar io, lo más probable -ea que el perro no sepa que es perro; e ekfaníc, elefante; la c- ihra, cabra, o el concefal, persona. V, pese a lodo, cada uno es lo que es. Y sohre lodo, sí yo no fuera ilo. puru qué tendría que decir que soy ¡ito, ¿Para editar los impuestos de Hacienda? Bueno, p u o tal vc ¿para tso sí. Porque los jíatos m p ignn impuestos. Por eso d i o que soy galo, a verdad es que no puedo probar que sov galo. Per t Hacienda tampoco puede probar muchas cosas, y aht csl -Como un lübo, José Luis COLL 19