Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Esmcla úc Cualir Vícnlus, formandt? parte d t Id XXV Promoción. oMk- nc c lílulü de pilnlD de htUcúptcío. compre me n lado con el de vuelo ¡nstiunicnlal. Se que, pOT laíones áe seguridad, no Le c ¡tabíi permitido volar solo. Sin embargo su piofcsor el Icniente coronel Enrique Alonso Vega, a la visia de su c o m p l e t a p r c p a r ü c i ó n y de su gran entusiasmo, no putk moralmcnlc negar al Principe la opottunidjid de la- suelta- Una mañana que no habi mucha cnic en el üer kl omOt Don iuan Ciirlos volaba solo en helicóptero, haciéndolo como los üngelct. Tres años contaba el actual Príncipe de Asturias cuando en su primer acto oficial apadrinaba los cCanadair de lucha contra incendios ocasión en quü se dirigía a o militares, es recordó en su alocución k s valores espirituales de la bandera roja y gualda, pidiendo a todos estar (Siempre dispuestos a defenJerla como represen I ación de la nación, llegando para ello, sí preciso fuera, al mayor dr los saerifieios. Pero a mi mo tiempo, como madre española, ipido tambiín a Dios que nos Ubre de la necesidad de ese sacrificio y nos conceda el doo supremo de la pa; Dos años después, a L Acadea mia General del Aire, que acababa de totalizar, desde su creación en 1 Í 45. el m dio millón de horas de vuelo de enseñan le cabria el honor de que la Reina amadnnara su nueva bandera. otra realización de la misma empresa. C o n el l ü u l o Oioño- SS- H y bajo la presidenciu lie Su Majestad el Rey, vuelve a celebrarse en Las B irdenas un ejercicio aéreo con fuego real. Para los obiervadores, tanto o más interés que la demosíradón en sí, tuvieron las linccrají y sentidas palabras que pronunció el general jefe del Estado Mayor ocl Aire al inicio de Ea misma. ingratitudes en b s que cayú en sus miiccdadcs con quien había sido su mejor piidrino y proietlOT. Hoy, Señor, con la poleTicia y el espíritu del servicio que vais a comprobar, el Ejercito del Aire en pleno está a vuestras órdenes con fe en los destinos de una Pa iríji que le ha enc: mendado una altísima y honntsa misión, la de servir a vuestra Majestad y a los postulados de la Constitución. Asi lo está haciendo, con meritorio sacrificio y silencio, y así lo hará. En el lejano recuerdo se aludia a aquella inienlona de sublevación republicana en el aeu idiomo de Cudlio Vientos el 15 de diciembre de 19 X 1 y la disparalada i n t e n c i ó n de R a m ó n F r a n c o- ¡q u ó sarcasmo por parle de un gentilhombre del R e y l- de bombardear el Palacio Real 1 Rey, con los aviadores En 1977 y bajo la preíidencia de Su Majestad el Rey, t i Ejército dcj Aire lleva o cabo en el polígono de lira de La- s Bárdenos, un ejercicio demostraiivo de su poicncia, que, con cl nombre de- Primavera 01 77 habría de ser el m s importante y espectacular de su historia. Luego, en la Base Aére de Zaragoza, el Rey. Iras visitar la eupo icíón del material que había ínteAenido, prende un bufcu al que asislicron lanío la autoridades como cerca de stisdentCB jetes, oficialas y suboñciaIcs participantes en el ejercicio. Deípuéíi. sin protocolo y en un ambiente de gran cümaradcria. el Rey confraternizan a cotí sa compañeros del Ejército del Aire, quienes dcmostrarian con gian entusiasmo el Te cro- admiración y afecto que profesau a Don Juan Carlos- Madrínazgos de la Reina El Ala 12, una de la? ¡mas prestigiosüs unidades del Mando Aéreo úc Combate, rccibia en 1978 un estandarte que, por acuerdo unünime, w lo ofrecía el Ayuntamiento de Türrcjóii- La ceremonia de bendición y entrega, celebrada con la brillaiiiei y vktc dod propia ái ¿esto actos, habría de contar con una madrina de eücepciún: Su Majestad la Reina Doña Sofía, quletl en la primera El general Emilio García Cond e preceptor precisamente de Don Juan Carlos en los primeros anos de iu forniacicSn, hizo unas breves reñexiones Iras de las cuales c o n t i n u ó R e i t e r a n d o a Vuestra Mjjestad nuestra gratitud, no puedo eludir a fuer de viejo aviador, una alusión emoEL Infanta Elenas cionada al apoyo y estímulo que Construcciones Aeronáuticas, la Aviación española ha recibido la industria española que con el siempre de sus Monarcas, VuesAviocar se babia dado a conocer tra Majestad, con su presencia en los cinco continentes, aborda aquí, no hace otra cosn que contien 1979, conjunlamenlc con la nuar la rddiaón de Vuestra estirIPTN indom sica. ei desarrollo pe, Y a este respecto. Señor, hoy del CN- 23? ¡H ambicioso bimotor se me ofrece una o p o r t u n i d a d para mus de cuarenta pasa re ros. sinnular. Nunca he tenido ocasión Su presentación oficial se ceíebra- ni la lendrí de hablar ante Vuesria ante una gran cspcctacíon en tra Maiesiad rodeado, apoyado y la explanada J e la factoría de Ge- s e c u n d a d o como lo estoy hoy, afe. En el aire resonaban los c o m p a s e s d? á iSinfonSs del por todos los mandos del Ejercito Nuevo Mundo euando, abiertas del Aire. Semejante t irrepetible las puertas del hangar, lenta y oportunidad no puedo desaprovemajesiuosamcnic, sahó al exte- eharia sin hacer una solemne derior el nuevo avión. Su madrina, claración, a u n q u e se salga del b Infanta Doña Elena de Borbón tenia del Ejercicio- y Grecia, descubrió su nombre Nunca se ha evaluado con jusinscrito en el morro de la aerona- leza y con justicia lo que debe la ve, y como es iradicionat lo regó aviación militar y civil española a con champaña. Era el 10 de sep- vueslro augusto abuelo, el Rey tiembre de m s? cincuenta y cin- Don Alfonso XIII. co años atrás su egregia abuela Y mi declaración es ésta: había amadriniido precisamente I J aviación de boy. ya madura, jamás eomeicrü las dcslealiades e Con los F- IH canadienses La necesaria modermzanón del Ejército del Aire de cara a los años ochenta y noventa habla dado origen a un serio, ambicioso y completo pjocrama que denominado FACA (Futuro Avión de Combate y Ataquel estudió, evaluó y eligió el mas adecuado para nuestras necesidades. Seleccionado el F- IK de la McDonnell Dougla? la circunstancia de un viaje oticidl de los Reyes a Canadá sería aprovechada por Don Juan C a r l o s para conocey el nuevo avión en servicio en las Fucrfas Aiíreas de aquel país. El Rey visito en la isla de V a n c u v e r la base aiíiea de Comox. donde le fue ofretida una espectacular e v hibicion, L u c c o t o m o ochenta años atrás lo liiciera su egregio iibuelo en Pau, se instaló en la cabina del modernísimo avión, inspeccionándola y solicitando inFmjdad de datos. A preguntas de ios periodistas, Don Juan Carlos declararía que la elección del F 18 había sido un acierto; que le hubiera gustado volarlo, pero que las normas de seguridad se lo itíipcdian. aunque esperaba hacerlo pronto en España. La jornada AV 71 W. Is s Bajándose dibujos milenarios, la Infanta Doña Beatriz eligió el d b e h o del emblema del Servicio d e Aeronáutica. aún vigente hoy en el Ejercito del Aire. A la izaulerda, Don Alfonso d e Oriedns acepta la invitación de aviadores norleaiTisri canos de probar un moderno supersónico 13