Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 6- 9- 87 INTERNACIONAL ABC 31 Matías Rust podría cumplir sólo dieciséis meses de la condena impuesta Es posible que se acoja a una reciente amnistía del Presidium Moscú. Afp, Ap, Dpa, Efe, Reuter El joven piloto germano- occidental Matías Rust podría llegar a cumplir solamente 16 meses de la condena a cuatro años que le impuso el pasado viernes el Tribunal Supremo de la URSS. Fuentes jurídicas soviéticas indicaron que existe la posibilidad de que Rust pueda acogerse a la amnistía decretada el pasado 19 de junio por el Presidium del Soviet Supremo, en conmemoración del LXX aniversario de la revolución comunista. Según la asesoría jurídica, esta consideración se basa en una interpretación de los términos legales del decreto de amnistía, ya que establece que los convictos a penas mayores de tres años recuperarán la libertad si cumplen al menos. una tercera parte de la pena. Rust, condenado por el aterrizaje que realizó con una avioneta deportiva en la Plaza Roja de Moscú el pasado 28 de mayo, puede solicitarse acogerse al decreto de amnistía, pues aunque es ciudadano extranjero fue procesado según la legislación soviética, agregaron los citados medios. Por otra parte y según fuentes alemanas, se considera muy probable que Rust no cumpla su sentencia hasta el final, y se avanza la posibilidad de que pueda ser expulsado en los próximos seis meses. Según el abogado de Rust, Vsevolod Yakovlev, el joven piloto purgará su pena en un campo en Mordovia, una república autónoma a unos ochocientos kilómetros al sur de Moscú, a donde se envía generalmente a los extranjeros para purgar su pena. Rust ha sido condenado a cuatro años de trabajo en una campo con el régimen considerado más suave de los centros carcelarios soviéticos. Los medios informativos de la RFA se preguntaban si Monika y Karl Heinz Rust intentarían obtener el perdón para su hijo a través de encuentros con los dirigentes soviéticos. El Tribunal que pronunció el veredicto, no obstante, negó toda posibilidad de pedir una apelación o una revisión de la sentencia, aunque queda abierta esa posibilidad de que Rust pueda pedir el indulto del Presidium del Soviet Supremo. En cuanto a la opinión pública en Alemania occidental, la sentencia es generalmente calificada de muy dura. Según las primeras reacciones, el castigo a lo que se considera un pecado de juventud resulta un tanto desproporcionado. El Bild Zeitung diario más teído de la RFA y tachado de sensacionalista por sus detractores, titulaba ayer Cuatro años, es demasiado, señor Gorbachov y expresaba la opinión general de que Rust se beneficiará de la política reformista del número uno soviético. En la clase política se considera también demasiado severo el veredicto, aunque se expresa cierta satisfacción porque no haya salido adelante la condena de ocho años solicitada por el procurador soviético. En este sentido, el diario General Anzeiger cercano al Ministerio de Asuntos Exteriores, pone en guardia contra un exceso de críticas a la sentencia que harían más difícil un posible liberación anticipada. Entretanto continúa una frenética carrera comercial, que comenzó inmediatamente después de hacerse pública la aventura. La revista alemana occidental Stern se ha asegurado ya los derechos exclusivos sobre la historia relatada por el mismo protagonista. El contrato garantiza a Rust una sólida renta millonaria cuando logre regresar a su país, pero son mucho más, incluidos los soviéticos, quienes han sacado partido de la situación. La televisión soviética se reservó la exclusiva de la filmación del proceso, que negoció con cifras astronómicas con emisoras de todo el mundo. La compañía estadounidense Orbetia- Belka de Nueva York, logró hacerse con todos los derechos sobre una película de una hora y media de duración, que se distribuirá en inglés y francés. Las televisiones de Alemania Federal y Austria, por su parte, consiguieron en el último momento hacerse con la exclusiva de la versión en lengua alemana, que incluirá una entrevista con Rust, las imágenes de la avioneta sobre la Plaza Roja y opiniones de expertos. En todos los casos, las cifras económicas de la operación se mantienen en absoluto secreto. Kuwait decidió expulsar ayer a cinco diplomáticos iraníes Nueva York. José María Carrascal Por primera vez, un misil iraní, de fabricación china, ha sido, disparado en una dirección que estaban navios de guerra norteamericanos, aunque no es seguro que fuera contra ellos. No ha habido hasta el momento reacción estadounidense, pero Kuwait ha expulsado a cinco diplomáticos iraníes como replesalia al ataque. El silkworm nombre que se da a los misiles chicos comprados por los iraníes, fue disparado desde territorio iraquí, hoy ocupado por Irán, contra un blanco inespecificado, que posiblemente eran las instalaciones portuarias nórdicas de Kuwait, aunque también podían ser los navios norteamericanos de escolta a los petroleros, que se hallaban por allí. En cualquier caso, el misil, al haber ido más allá de su alcance sin encontrar blanco, se desintegró sin causar daño. Hasta el momento, los iraníes habían tenido buen cuidado de no usar tales cohetes contra los norteamericanos y tenían buenas razones: Washington les ha advertido que, en caso de hacerlo, machacará sus bases. Tras este incidente, sin embargo, la Administración Reagan trata de restarle importancia y no habla nada de represalias, no sabemos si porque cree que el misil no iba realmente contra sus barcos, porque no quiere enturbiar la misión ya de por si difícil de Pérez de Cuéllar. o porque quiere armarse de razones antes de asestar el golpe. Hay observadores que piensan que este fue un auténtico disparo de prueba, eligiendo los iraníes a propósito blancos confusos para ver hasta dónde pueden llegar con sus misiles. Pero si Washington se ha inhibido, Kuwait ha declarado persona non grata a cinco diplomáticos kuwaitíes, dándoles una semana para abandonar su territorio. Vamos a ver cómo responden éstos. Aunque de momento los ojos se vuelven hacia Pérez de Cuéllar y lo que puede conseguir en Teherán. Las presiones para que acepte el plan de paz de las Naciones Unidas son enormes, con prácticamente todo el mundo, empezando por ambas superpotencias, insistiendo en la aceptación. El problema es que se han pasado todos estos años llamando locos a los iraníes y ahora les piden que hagan algo razonable. Reproducimos la tira aparecida ayer en Diario 16 con ocasión de la sentencia de Rust. La genialidad de Gallego y Rey brilla en ella