Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 A B C ESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 2- 9- 87 Atlántida de Falla, clausura la XXXVI edición del Festival de Santander Aplaudido éxito con la presencia de Halffter, coautor de la obra Santander. Leopoldo Hontañón, enviado especial Han sido dos los conciertos de la Plaza Porticada en los que, como cierre de la edición trígesimosexta del festival santanderino, han intervenido la London Sytnphony Orchestra y el director español Rafael Frühbeck de Burgos. Se rendía de paso homenaje a Ravel, en el cincuentenario de su muerte, con un programa enteramente dedicado a éL que, si bien aceptable, tuvo en cambio unos resultados planos y faltos de sutileza intencional. El conjunto, como decimos, resultaba no obstante aceptable, y más todavía en lo que se refiere a la respuesta orquestal en todo momento, a la visión frühbeckiana de las suites del Daphnis (excepto cierta precipitación conclusiva) y a la serena exposición por el solista Thiollier del adagio del Concierto en Sol. Mejores han debido ser los obtenidos en la reposición porticada después de veinticinco años, de la grandiosa cantata de Manuel de Falla- Ernesto Halffter, Atlántida, en su verstón de concierto. Era lógico que aquí surgiera en todo su esplendor ese segurísimo conductor y concertador que es Rafael Frübeck de Burgos y que, con las muy solventes contribuciones a que siquiera en mera relación aludiré al final, se completara una jornada de clausura que hiciese suficientemente brillante el recuerdo que se dedicaba al inolvidable Antxón Ayestarán. Y decía que debieron ser otros los resultados en Atlántida porque, sin poder contabilizarse gran apoteosis final, sí hubo aplausos nutridos y sostenidos, y no faltaron los bravos más intensos los dedicados al Orfeón Donostiarra y a Frühbeck. Pero b que me resulta imposible es exponer una impresión personal de la obra sobre la versión y sobre la justicia de esos premios, por razón de que las entradas que la organización tuvo la amabilidad de proporcionar- a última hora y sin posibilidades, por lo tanto, de que adquiriera otras mejores por mi cuen; t a- me permitían únicamente oír, muy bien, eso sí, las percutivas intervenciones de los Crítica de teatro Como reses reflejos en un ojo brechtiano j Título: Como reses Autores: Jerónimo López Mozo y Luis Matllla. Dirección: Antonio Maíonda. Escenografía: Albahaca Estudio de Teatro. Vestuario: Maite Alvarez. Música: Luis Mendo y Bernardo F. Fuster. Actores: Antonio Duque, Luis Hostalot, Marina Simonet, Clara Sanchis, Javier Blanco, Raúl Pazos, Miguel A. Sánchez, Antonio Manso, José Luis Muga, Gloria Muñoz, dos pianos y los intermitentes comentarios de Fernando Sotuela, Julián Rodríguez, María Mola celesta. Y contemplar, muy bien también, lero, Gabriel Latorre, Fernando Melgosa, las espaldas de los últimos primeros violines Alberto de Miguel, Margarita González, Francisde la que supongo tan soberbia como en tan- co Casares, Ramón PSaces, Yolanda Monreal tas otras ocasiones London Symphony Ory Tomás Penco. Centro Cultural Galileo. chestra. Jerónimo López Mozo y Luis Matilla, dos Con ella, con el Orfeón Donostiarra, la Esautores rodeados por cierta aura de malditiscolanía de San Ignacio y Rafael Frühbeck, mo, firman al alimón Como reses, una crónihabían participado los siguientes solistas: la ca dramatizada de la vida española vista a insigne soprano Victoria de los Angeles- que través del microcosmos formado por los perhabía estrenado la primera versión en 1961 y sonajes que coinciden en un matadero munique la cantó también con el propio Frühbeck cipal de una capital de provincia, desde su en esta misma Porticada ai año siguiente- inauguración en 1909 a las postrimerías de la el barítono Vicente Sardinero, el tenor Manuel guerra civil. Un método que va de lo parCid, el también tenor José María Murúa, el ticular a lo general y viceversa, y que se barítono Jesús García y la soprano María del aventura con frecuencia por un territorio en el Carmen de las Cuevas. que la carne y la sangre de la acción sufren una escterotización de cartón piedra por el lastre de las referencias históricas que salpican la pieza. Onda media Así, interesan más y están mucho más vivas las historias personales de los seres huRadlocadena Española: 657. Radio España: 954. Radio Intercontinental: 918. Radio manos agrupados en torno al establecimiento Madrid (SER) 810. Radio Popular (COPE) que la esgrima demagógica de unos y otros, 999. Radio 1 (RNE) 585. trufada de literatura de panfleto y de arquetipos un tanto guiñolescos, con una meridiana Frecuencia modulada y un tanto maniquea diferenciación entre bueAntena 3: 104,3. Onda Madrid: 101,3. Ranos y malos. El didactismo brechtiano produdlocadena Española: 88,2 y 90,3. Radio Cace a veces estos reflejos de catón, que Santa llao: 91,7. Radio Cristal (Rato) 98,0. Radio 2 (RNE) 96,5. Radio España: 97,2. Radio MaJuana de los mataderos no ha iluminado predrid (SER) 93,9. Radío 16: 91,0. Radio 80: cisamente con su gracia. 89,0. Radio Oeste: 100,6. Radio Popular (COPE) 99,5. Radio Torreión: 100,2. Radio La guerra de Marruecos, la maduración Tres (RNE) 93,2. Radio Vinilo (ínter) 95,1. ideológica de los obreros, la proclamación de Radio Getafe (Rato) 101,8. Radio Iris: 99,9. la República, los conflictos sociales y, finalmente, la guerra civil, son episodios que inciden en las vidas de ese pequeño mundo, de ese puñado de seres a los que el azar de la existencia ha reunido en un espacio determinado. Al cabo, el conjunto se resiente por un exceso de exaltación obrera próximo a los baremos impuestos en su día por el realismo socialista. Las escenas del matadero se alternan con los números musicales que, sobre la actualidad de cada momento, interpretan, con un estilo de raíz germánica poco creíble en una ciudad española de esa época, dos cantantes de un cafetín demasiado deudor del cabaret cinematográfico de Bob Fosse. La música, por otra parte, no sigue por lo general los parámetros contemporáneos a la acción. El resultado global se salva por la estupenda labor de los actores, entre los que sobresalen en papeles protagonistas Gloria Muñoz, medida, sensible y brillante, y el eficaz Francisco Casares; en labor secundaria, hay que hacer mención destacada de Miguel Ángel Sánchez. El estrecho espacio escénico del Centro Galileo constriñe la escenografía, concebida en dos planos que se utilizan de modo funcional y con columnas metálicas que en algún momento estorban. El dial de Madrid- Juan I. GARCÍA GARZÓN