Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 66- ESPECTACULOS MIÉRCOLES 2- 9- 87 Maya Plisetskaia: Hay algo por encima del ballet clásico... ¡Elflamenco! Maya habla de un poker de pasiones: dé nuestro sol, de la danza y del amor Maya Plisetskaia, héroe del trabajo socialista, laureada con el premio Lenin, una de las artistas más populares de la danza soviética, muy pronto dirigirá el Ballet del Teatro Lírico Nacional La Zarzuela. Hoy se presenta en Madrid, como primerissima Está frente a mí. La melena color caoba y los ojos ligeramente verdosos. Tiene una voz pausada, cálida. No lleva una sola joya ¿Debo llevarla? Aconséjeme. Créame, no tengo tiempo de pensar en ello Se llama Maya Plisetskaia. Nació a la fama entre ecos de Tschaikovsky, Rachmaninov, Kachaturian... La gran figura del Bolshoi se presenta en el teatro Monumental de Madrid balierina del Bolshoi, interpretando- furor y gracia aérea- La gaviota (basada en la obra de Chejov) en una gala que será el acontecimiento musical de la rentrée. Poco antes, excitada, muy cortés y exhuberante, habió para ABC de amores y de danza. tabú Ahí está la supervivencia del arte a través de las épocas... Es la fascinante combinación del balletdrama con la danza pura... g i Isadora Duncan -Y usted, que se define como rebelde, lo demuestra en Carmen o en Ana Karenina o en Isadora Duncan... Hay en Maya Plisetskaia un leve y elocuente gesto. Los ojos se entornan ligeramente y repite lentamente... Isadora -Parece que, para usted, fue la más grande. -Lo fue. (Maya Plisetskaia ha creado un ballet llamado así: Isadora Duncan. Cuando lo describe, su voz adquiere una vehemencia especial... -Cruzo el escenario. Canto, recito y hablo de amor y de esperanza... ¿Sabe? El pañuelo, el leve pañuelo que rodea mi cuello y que mató a Isadora mide ventiséis metros... Todo es de una belleza fascinante... Creo que conservo un boceto que le mostraré... ¿Crea su nuevo concepto de la danza, como en La muerte de la rosa dé Mahler, o en Fantasía de Turgueniev... -Exacto. Mi baile poco tiene que ver con la idea de la danza- BoIshoi... Ahí está mi rebeldía. -Perdón, señora, pero yo creí que el ballet era estudio, sacrificio, disciplina... Que no era posible improvisar. -Es efectivamente cuanto usted dice, pero, créame, cada interpretación es distirita. No le llame improvisación, llámelo sentimiento. -Sin embargo, el alma eslava tiene que tener algo especial para la danza, concretamente para el ballet ¿Cree posible que en un país como España se dé esa disciplina de que hablamos? (Maya Plisetskaia, tras su actual gira, se incorporará a nuestro Ballet Nacional como directora... -Por favor... -abre los brazos- un pueblo capaz de bailar flamenco, de sentir el flamenco, de vivirlo como lo vive, necesita tener esa disciplina del amor a lo que se hace... -H a p r o n u n c i a d o u s t e d la palabra amor ¿Qué lugar ocupa el ballet en su escala de valores? -Es una profesión de la que estoy enamorada. Pero preferiría que dijésemos arte en lugar de ballet Amo el arte... Le hablé del flamenco, amo el flamenco... Es algo difícil de explicar, porque no me suele gustar el folclore. Sólo el flamenco tiene una magia especial... ¿Así que no tiene usted unas botas rojas y una guirnalda de flores para danzar la música rusa? De cisne a gaviota Ha llegado Maya para ser Carmen apasionada, para ser gaviota inquieta y creadora, para ser cisne agonizante. Para ser ella misma en una perfecta osmosis de realidad- ficción. La máxima figura del ballet clásico destroza, a medio metro, cualquier cliché preestablecido. Nada en ella delata a la fama camino de la inmortalidad. La heroína del trabajo socialista, la laureada con el premio Lenin y la Legión de Honor, la artista popular de la URSS, es, aparentemente, una frágil mujer con leve sonrisa de Gioconda. Sólo cuando sus manos se mueven y sus ojos se entornan se produce la mágica metamorfosis. Dicen de ella que es capaz de transformar el cisne de Saint Saehs en un personaje de rebosante lirismo trágico, y que Mozart es, en el movimiento de Maya, mucho más cautivador y alegre. Cuando se k digo, una leve sonrisa ni acepta ni rechaza. ¿Es cierto, Maya, que es usted capaz de transformar la música? -No es, como puede suponer, una transformación. Preferiría decir que es una forma de sentir esa música. -Sin embargo, se dice también de usted- l o dicen coreógrafos, decoradores, músicos... -que en Maya Plisetskaia se produce un fantástico caleidoscopio, un fenómeno de alquimia artística difícilmente definible... -Sí, se ha dicho... pero ¿qué puedo decir yo? Yo bailo... Ella baila. Y la danza es su vida. Apenas si existe otra y esa otra es celosamente guardada por Maya. Por la danza ha hecho el mayor sacrificio como mujer: renunciar a la maternidad. El único sacrificio no compensado. Hasta aquí, sus sentimientos personales. Desde aquí, en nuestra conversación, el foco de luz iluminará sólo a la primerísima bailarina del Bolshoi. Era casi obligado- como fantasmales y mudos testigos de nuestra conversación- Mijail Fokin, Nijiñski, Isadora Duncan, Anna Pavlova y DiaghHev... Sobre todo, Diaghilev... Pero los dos pensamos que la gloria de sus nombres coincidieron con el nacimiento de un siglo que pronto va a morir. De manera que mi pregunta a madame Plisetskaia pareció inevitable. -No cree, señora, que el ballet tal como hoy lo concebimos, nació en el siglo XX y no sobrevivirá en el XXI. Y por primera vez, las manos de Maya forman en ei aire un leve arabesco para responder negando. -No, no... El ballet está vivo. ¿Sabe por qué? Porque se está renovando, porque está adquiriendo una nueva vida, una nueva y terga vida... -Pero no nacen otra vez Stravinski, Tschaikovsky, Saint- Saens... -Pero nacen otros hombres con talento, y mientras ellos existan, existirá el ballet -Supongo que amenazado por esos otros ballets de pantalón vaquero, esos otros ballets de Gershwin, de Porter... esos ballets de la serie televisiva Fama Ante mi sorpresa, la primera bailarina del Bolshoi vuelve a abrir los brazos y asiente con la cabeza. -Claro, claro... y eso es bueno. Todo lo que sea música, todo lo que sea danza... De ahí podrá el ballet clásico encontrar la savia renovadora. Yo misma soy una revolucionaria sin remedio... (Ella misma, su arte, inspira a Rodrion Schendri, ei hombre al que se unió en la vida real, obras como La gaviota La dama del perrito o Carmen- suite ¿Sabe. Carmen- suite fue un escándalo el día de su estreno. La nueva orquestación sobre la música de Bizet, el nuevo concepto musical sobre algo que había sido