Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 2- 9- 87- SUCESOS ABC, póg. 57 Matan a tiros a un vigilante jurado en el atraco a unBanco madrileño Un empleado, un cliente y un asaltante resultaron heridos Madrid. Maite Alfageme El vigilante jurado Luis Fernando Domínguez García, de veintiséis años, resultó muerto al enfrentarse a tiros a tres atracadores que irrumpieron sobre las once y media de la mañana de ayer en la sucursal número 28 del Banco Central, situada en la esquina de las calles Marqués de Urquijo y Ferraz. Durante el tiroteo resultaron heridos uno de los asaltantes, así como el auxiliar del cajero, Fernando Madero Marco, y un cliente. Luis Fernando Domínguez García falleció poco después del mediodía en el Hospital Clínico, donde había ingresado gravísimamente herido a consecuencia de un disparo que le afectó el corazón. Con la muerte del vigilante jurado ascienden ya a treinta y cinco las víctimas mortales en atracos producidos en nuestro país durante los meses transcurridos de 1987. De estas víctimas de la inseguridad, dieciséis perdieron la vida en Madrid. Tras el paréntesis estival, parece que la violencia se estableció ayer de nuevo en las calles de la capital. Alrededor de las once y media de la mañana de ayer, día en que algunos de los empleados de esta pequeña sucursal bancaria se habían reincorporado a su puesto de trabajo tras las vacaciones veraniegas, un hombre que aparentaba unos treinta años y, según testigos, perfectamente trajeado se introdujo en la agencia, sin despertar sospecha alguna entre las personas que en aquellos momentos se encontraban en el establecimiento. Con su impecable apariencia, logró pasar desapercibido hasta llegar al mostrador de la oficina, situada a apenas cinco metros de la puerta de entrada. Igualmente resultaron heridos el auxiliar del cajero de la agencia, Fernando Madera Marcos, de veinticinco años, y el cliente José Luis Martínez Pinillos. Este último fue sometido a una intervención quirúrgica, en el curso de la cual le fue extraído un casquillo del tobillo, mientras que Femando Madera, que sufre magulladuras y rozadura de bala en el muslo izquierdo, se recuperaba favorablemente de sus heridas y fue dado de alta en la misma mañana de ayer. Los dos asaltantes que salieron indemnes, lograron escapar a la carrera del establecimiento, sin botín alguno, aunque con el revólver del vigilante en su poder. Un gran charco de sangre cubría el piso de la entidad bancaria... Dos de los delincuentes lograron huir sin obtener dinero alguno, pero sí el revólver de la víctima sus padres y dos hermanos- veló el cuerpo de Luis Fernando en los servicios mortuorios del Hospital Clínico, desde donde fue trasladado a las dependas del Instituto Anatómico Forense, donde hoy le será practicada la autopsia. Está previsto que el entierro del vigilante se celebre mañana jueves, aunque a última hora de la tarde de ayer aún nó había sido confirmado este punto. La agencia número 28 del Banco Central ha sufrido, con éste, un total de cinco atracos en los últimos seis años. En 1985, el entonces cajero de esta misma entidad resultó herido a consecuencia del disparo de un atracador y las secuelas de esta lesión le obligaron a solicitar al Banco una jubilación anticipada. A juicio- del jefe de personal del Banco Central la presencia de vigilantes jurados en las agencias evita que se cometan muchos atracos pero al mismo tiempo es posible que con ello aumente la peligrosidad de los mismos Personalmente- añadió el jefe de personal- no soy partidario de que se adopte esta medida de seguridad. Consultado a este respecto el jefe de seguridad de la empresa Candi, declaró que estadísticamente se ha comprobado que las agencias que cuentan con los servicios de un vigilante jurado sufren un número de atracos notablemente inferior a las demás La Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) denunció ayer, tras lamentar la muerte del vigilante, la incapacidad del Ministerio del Interior para hacer cumplir al Banco lo dispuesto en materia de seguridad responsabilizando a la dirección de la entidad del atraco. Casado hace un mes El joven vigilante muerto, empleado de la empresa de seguridad Candi, había sido destinado al puesto de la pequeña agencia de la calle Marqués de Urquijo el pasado día 29, con objeto de cubrir la suplencia de un compañero que aquel mismo día emprendió las vacaciones. Luis Fernando Domínguez García, de complexión fuerte y con una hoja de servicios impecable según sus superiores, contrajo matrimonio hace apenas un mes. Algunos compañeros de la víctima declararon a ABC que Luis Fernando era una persona muy alegre pero, sobre todo, un gran profesional La familia del vigilante- s u joven mujer, Bajo las mesas Una vez hubo alcanzado la ventanilla, el individuo con aspecto de ejecutivo extrajo de entre sus ropas un revólver y gritó: ¡Esto es un atraco; que no se mueva nadie! para, acto seguido, girar su cuerpo hacia el vigilante jurado, al tiempo que realizaba varios disparos, al parecer, al aire y con ánimo intimidatorio. En aquel mismo instante de confusión y pánico, sus dos cómplices irrumpieron asimismo en la entidad bancaria y acorralaron a Luis Fernando, con la pretensión de que éste les entregase el arma. Fue entonces cuando se entabló un tiroteo entre el vigilante jurado y los atracadores, mientras empleados y clientes- u n total de doce personas- se refugiaban de los proyectiles bajo las mesas. Sin embargo, desgraciadamente, una de las balas había alcanzado el pecho del vigilante, En la refriega, que causó la muerte a Luis Fernando Domínguez, resultó igualmente herido de gravedad el primero de los atracadores que se había introducido en la sucursal y cuya identidad se desconoce por el momento. No obstante, se sabe que se encuentra internado en la Clínica de la Concepción, adonde fue trasladado por la dotación de un cocheradio patrulla. A primeras horas de la tarde de ayer fue sometido a una intervención quirúrgica. Fuentes médicas informaron que su estado era muy grave. ABC pudo saber que el atracador ingresó en dicho centro médico con al menos tres impactos de bala en su cuerpo. Jeringuilla con SIDA Por otra parte, una jeringuilla supuestamente contaminada con virus del SIDA ha sido de nuevo utilizada como arma por unos atracadores para atemorizar a sus víctimas. En esta ocasión, lo. s delincuentes, que esgrimían además una pistola y un revólver, asaltaron una sucursal bancaria de la localidad de Alcobendas, donde se apoderaron de 180.875 pesetas. El suceso ocurrió a las once y media de la mañana de ayer en las oficinas del Banco Occidental de la calle del Marqués de la Valdavia, 32. A esa hora, dos individuos irrumpieron en la sucursal y amenazaron a los empleados con las armas de fuego. Según informa la agencia Efe, uno de los delincuentes intimidó también a sus víctimas con una jeringuilla diciendo que estaba contaminada con el virus del SIDA y que iban a contagiarles. Los responsables de la sucursal denunciaron más tarde en la Comisaría de Policía de Alcobendas que el atracador que portaba la pistola era un individuo de unos cuarenta y cinco años, rubio y con bigote, que vestía un mono azul con cremallera. En su declaración, los empleados no hicieron mención alguna al empleo de la jeringuilla infectada con el SIDA, extremo que había sido recogido entre los testigos del asalto por los agentes del 091 que acudieron al lugar del suceso. SESENTA Y SEIS NUEVO CGÍMCESSOSMARIO PEUGEOT TALBOT AL SERVICIO DE MADRID EN EL BARRIO DEL PILAR Exposición y servicio: Avenida de Asturias, s n. (espalda calle Ribadavia, 8 y 10) Tels. 730 84 71 730 72 55 Exposición: Monforte de Lemos (frente a La Vaguada) Tels. 738 28 70- 71 MADRID su concesionario PEUGEOT TALBOT