Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 2 SEPTIEMBRE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABC Los entusiastas apologetas de estos irlandeses no sienten su carencia, para qué vamos a engañarnos. Me temo que hemos tocado el meollo de la cuestión. Bernard- Henry Lévi acaba de señalar que importa distinguir lo mayor y lo menor, es decir, Mozart de U- 2. Y que no es preciso renunciar a ninguno de ellos si jerarquizamos de modo adecuado. Abdicar de lo menor es reaccionario; también declararlo incompatible con lo mayor. No hay que renunciar ni a Mozart ni a Madonna. Inteligente. Lo grave es que no se jerarquiza. ¡Por Dios, jerarquizar! Si me habla usted de lingüística, dirá el profesor progresista -y bien estampillado por el muy progresista Ministerio de Educación- aún se lo concedo. De lo contrario, su actitud es retro ¡Retro! Pues qué bien. Como dice un exitoso escritor catalán, hemos entrado en el imperio del pato Donald. Este es el emblema. ¡Hala, a aplaudir todos! Uno no es pro leninista, pero no deja de reconocer que, además de honrado, virtud siempre apreciable, Lenin tenía las ideas muy claras. Por eso su práctica política fue coherente con lo que toda su vida había dicho y pensado sobre la sociedad sin clases. Pues bien: a Lenin sólo le gustaba, en materia artística, lo retro es decir, Puchkin, Dante y cosas así. Yo estoy con Henry Lévi: no debe renunciarse a nada. El problema es que detrás de lo magno, memorable, histórico, etcétera, está la renuncia a Mozart. Eso de la jerarquía acaba por convertirse en música celestial, no la de U- 2. REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID M ENTRE MOZART Y EL ROCK ble I V I mora histórico -verdad es que este adjetivo no falta nunca- han sido algunos de los calificativos que ha recibido un concierto rockero celebrado el pasado mes de julio en Madrid. Los diarios le han dedicado espacios considerables; cumplían con su obligación: la actualidad manda. Otra cosa es la devoción. Porque si lo de U- 2 fue memorable, ¿qué grado de perdurabilidad reservaremos para Bach, Beethoven o Mozart? ¿Y por qué y cómo es memorable un concierto rockero Uno creía que lo de concierto tenía que ver con Bach et alii. Pero no: ahora resulta que te pones el pelo como un guerrero indio, o como el león de la Metro, que es otra modalidad, le das a la guitarra eléctrica, todo con muchas lucecitas y efectos a lo Disneylandia, y ya está: concierto Claro que lo grave es que se llama así porque hay mucha gente que lo llama de este modo. Con lo cual uno puede decir lo que quiera, pero lo de U- 2 fue un concierto. ¡Y tanto que sí! Lo malo, o lo bueno (concedamos la doble perspectiva) fue lo que vino después: el estadio emporcado, la hierba agostada, los alrededores impresentables. En realidad, nada nuevo. Es el regreso de Dioniso. No sé si de lo dionisíaco- bárbaro, como decía Nietzsche: el gran arte griego- Nietzsche dixit t a m b i é n- surgió de lo apolíneodionisíaco. La norma, la pauta, la medida sublimaron el instinto hasta el plano del arte. Pero yo no quiero sermonear. Cada uno puede divertirse como desee. Lo que me preocupa- o me ocupa- es eso de magno, memorable, histórico, etcétera. Sé que estamos en plena era de la Todavía hace sólo unos días tres desmuerte de las palabras. No vivimos un tacados políticos españoles- de derefin de siglo, como dicen los decadentóficha, socialista y comunista respectivalos: vivimos en la agonía del lenguaje. mente- -comentaban con gravedad las Marcuse discurrió sobre la unidimensionalidad verbal. Si se refería al lenguje publicitario o al de la propaganda, se equivocaba. Pluridimensionalidad absoluta: todo sirve para todo; tan histórico es el enésimo encuentro Madrid- Barcelona de la infinita liga última como lo que dijo Churchill cuando las uve dos amenazaEDICIÓN INTERNACIONAL ban con sepultar a Inglaterra. Tan histórico U- 2 como Mozart. Para hacer llegar sus mensajes El asunto no es insignificante. ¿Quiécomerciales a todo el mundo. nes cantan las glorias de U- 2 se acuerdan de Mozart alguna vez? A lo mejor, algunos sí, pero pocos. El que ha escuchado de verdad la 40, o la Júpiter o el Réquiem, no echará en falta a U- 2. implicaciones sociológicas y musicales de los diversos rockeros que en el mundo han sido. El nacimiento del gran negocio, porque aquí hay un gran negocio, era convertido por nuestro progresista ministro de Educación en el anuncio de mayo del 68 Lo de la sociología es la suprema coartada. Antes se invocaba la teología; ahora, el fetiche es otra abstracción. Otro de los políticos habló de revolución musical No sé entonces en que se quedarán Strawinsky o Schónberg. Como se ve, la revolución cultural está en el horizonte. Se habla mucho de la crisis de la izquierda. ¿Y cómo no va a estarlo si junto a lastres que había que tirar por la borda ha tirado también el concepto canónico de cultura, que era uno de sus grandes patrimonios? A un pedagogo socialdemócrata, ibérico, eso sí, le he oído yo preferir Jack London a Cervantes... No es cosa de ponerse trágicos; al final, va a dar igual. Y luego, ya se saber todos calvos. Pero a la chita y no callando- porque se grita muchísimo- nos estamos cargando la cultura, es decir esa larga, ardua tarea de siglos que desembocó en la ptasmación de los conflictos humanos en síntesis y formas superiores: la cultura, amasada con el sudor y la explotación de los desposeídos, pero también con su genialidad- ¿o Mozart no era pueblo? y mediante la cual la especie ha dado lo mejor de sí, lo menos egoísta y mercantilizado. Ella permite pensar, como decía Albert Camus, que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio. Si no fuera por la cultura y por unos cuantos santos- cristianos o laicos- esto sería un asco. Idealismo estricto dirá el marxista de secano entre el fervor del progre que se lo pasa mejor, aunque quizá no se atreva todavía a reconocerlo públicamente, con U- 2 que con Mozart. Porque U- 2 permite el bailoteo, la gesticulación, las inefables cerillitas encendidas en la noche (o sea Fátima, pero al revés) mientras que con la 40 hay que estarse quietecitos, sentaditos y cailaditos en la sala de concierto. Eso sí, en ésta aún puede el hombre Dejar que su mente humillada se ennoblezca Con la armonía sin par, el arte inmaculado De esta voz de la música que es Mozart como escribió Luis Cernuda. Sólo eso. Ya se ve, carrocismo puro. Miguel GARCÍA- POSADA