Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE I I Donna Rice, la amante de un demócrata, enlbiza U estrellato y fama fueron producto de un idilio escondido. Una llamada de urgencia a la moralidad nacional que interceptó el vuelo de un infiel con vocación de futuro y ambición de présente. Todo es mucho, y Donna pudo más que la candidatura a la presidencia o si se prefiere, los americanos decidieron entre ambas ydiérón a Hart la rubia negándole él acceso a la Casa Blanca. De to- S das formas, tampoco es probable que la hermosa niña con nombre de arroz tuviera el carisma de doña Nancy, que, además del afecto de Gary Hart, le hubiera hecho falta para convertirse en primera dama. Pero bien aleccionados nos han dejado los aborígenes y votantes estadounidenses. Dé inventores del SIDA se pasan a inquisidores del adulterio. La A escarlata quedó marcada en la fíente del demócrata candidato, a lo que contribuyó un hermoso cuerpo, republicano o demócrata, igual da, que se ha acercado a Ibiza. La isla, además de gozar de buenas playas, es bastante más discreta que la hispana Florida, nido de amor de múltiples y variados presidentes de las cincuenta estrellas, que no se caracteriza especialmente por la ausencia, de los chicos de la Prensa. Pero los problemas de Donna no vienen de su infidelidad, que no existe, sino de su tremendo salto a la fama, que le ha hecho ser reconocida hasta en nuestro recóndito rincón del Mediterráneo. Y no es que le hiciera falta fama para obtener grata compañía, pero, con ella o sin ella; no ha pasado sola su plácida estancia en (a arena ibicen 1 ca. f; S. G ABC 81 M A R T E S 1- 9- 87