Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 30 ENDO sin prisa, carretera adelante, de Bayona a La Guardia, aparecen parajes solitarios desde los que se obtiene una vista casi aérea del dibujo costero, con las garras sarmentosas de las rocas adentrándose como muelles salvajes sobre el agua, coronados intermitentemente de espuma entre sus garfios. No conviene, con todo, fijarse demasiado en este dibujo: aunque suaves, las curvas suelen amenizar, entre pinos y eucaliptos, maíces y berzas, esta cinta estrecha y un poco melancólica, que se acerca o aleja con capricho del nivel y de la orilla del mar. Me acerco a los rompientes. Un mar emulsionado y verdinoso que se confunde con la nube baja impregna el ambiente de densidad salina y penetra por todos vuestros poros como si de una patela de percebes de tratara. Del otro lado del cabo Silleiro viene un runruneo sordo de avión perezoso y la salinidad general se interrumpe a veces por una hebra de humo acre procedente- suponemos- de la quema, allá arriba, en los pinares, de algunos rastrojos. Toda esta costa, frente a la placidez mimosa que la precede desde Vigo, muestra un rosario ciclópeo de rocas, colosales ríñones surcados por infinidad de grietas o arrugas por las que se cuela y discurre el agua mientras sacude el trallazo sucesivo de las olas. Son arrugas de higo maduro. Son informes masas acuchilladas con el amargo rostro de los mendigos del pintor Prego. Relucen algunos pocitos de agua donde beben las gaviotas, copos aislados e insolidarios, casi estáticos, que permancen sobre las grandes mesetas ya secas de las rocas, lejos de otras todavía mojadas y brillantes como masas de bronce. Detengo el coche ante un acantilado solitario. Hay, al borde mismo de la sima, una concentración masiva de gaviotas embobadas ante el discurso monográfico y wagneriano del océano. Salgo del coche, y se levantan TRIBUNA ABIERTA -MARTES 1- 9- 87 Y LA MALDICIÓN DEL VERANO COSTA DE ALMERÍA ALMÉftlMAft. c a s Promitevey, vende: oaanas Junto al Paraje Natural de Punta Entinas- Sabinal Puerto deportivo con 1.000 atraques. A 35 minutos del aeropuerto internacional de Almería. A 100 m. de la play 3. Tenis, Piscinas. GOLF 1 8 hoyos. Club Hípico. Dinámica inmobiliaria S. A DÍÑ UrD. Álrnérrémarr. Grupo Banco Madrid? Construye: Pasaje del Ruertot. 8 bajo Tlf 95i V 48 14 3? CONTRACTOR. S. J. jón. No, no eran rastrojos lo que se quemaba: era, una vez más, la casa de todos, el monPor José Luis VÁRELA te común. Es la maldi- ción del verano. Vuelve en una desbandada torpe y densa, mante- a arder lo ya quemado. Hay pinos lamidos niendo un aleteo casi inmóvil sobre mi cabe- por lenguas de fuego, que los dejaron con za. Trato de protegerme con las manos; una media copa verde y tabaco la otra media, y, vaga memoria cinematográfica me sugiereel entre calvas necrosadas y el rastro barcino peligro. Vuelvo al coche. Las gaviotas vuel- de la tierra quemada, heléchos enteros, como ven también a su palco proscenio. Salgo de muertos de pie, fósiles de color ocre que esnuevo, pero una expectativa peran una nueva llama. Los hiagresiva de las aves, otra vez dros abren su panza y sueltan sobre mi cabeza, me hace volver masas compactas de agua sobre al automóvil. Y las gaviotas vuelel humo y el fuego. Y cuando ven, otra vez, a posarse en su vuelven sus compañeros de la palco: rio han aprendido nada. ría, regresan a ¡mar, abren su Como con esa sinfonía incomvientre, apresan con él las olas y pleta, con variaciones del Atlántiremontan el vuelo, para volver co, me encuentro ante instruotra vez a soltar su carga sobre mentos inconscientes de un diel crepitar del fuego. seño o designio superior que me No existe insolidaridad más raimpide concluir sobre la presunta dicalmente bárbara que el inceninutilidad estúpida de estas actidio, a no ser el separatismo que vidades naturales. Precisamente, ahora asoma en pintadas y caréstas variaciones presuponen teles, exigiendo para Galicia una una periodicidad misteriosa que soberanía que tampoco reconoordena esta ira alternante del José Luis Várela ce tradición alguna. Un refrán mar: vienen olas enormes a romVicerrector alemán advierte que el hombre per con saña y luego siguen insde la Universidad es el único ser capaz de ensu. Complutense tantes de mansedumbre seráfica, ciar su propio nido. Los incendiapara volver a la carga como un escuadrón que transmitiera linealmente el fuego de dere- rios van mucho más allá: destruyen para sí cha a izquierda, hasta que fatalmente sucum- mismos, para su generación y para las generaciones que engendran. No es del caso ahoben entre su propia espuma. ra detenerme en sus móviles, sea el vesánico El paraje- posee una grandiosidad desaten- instinto político, los intereses gremiales o la dida, sola, desolada. Delante, el horizonte in- pura piromanía aldeana. Su inconsciencia finito; a la espalda, la montaña rocosa y ás- violenta arrasa lo heredado y lo que hay que pera, con un sarpullido o erupción mineral de legar. Aniquila una fisonomía y un patrimonio la piedra entre los heléchos, zarzas, brezos, familiares. Fuego y separatismo nos destiepinos. ¿Cómo residir en lo grandioso? Porque rran de una comunidad geopolítica que nos por todas partes hay casitas diseminadas es tan propia como a los incendiarios y a sus para los veraneantes. Por las rías, la gente instigadores. Crean y empobrecen nuestra orbusca el recodo ameno y mimoso, no esta fandad. Porque la tierra y su paisaje son, en soledad épica. Nos admira su gusto natural y realidad, de verdad, la única fortuna que tenos repele- todo hay que decirlo- su caóti- nemos y queremos, como los pájaros. ca desorientación arquitectónica! Hay un castillo almenado y blasonado con la siniestra estética del neogótico británico. Asoma entre el verde de los maíces, en la loma, un encalado porche ibicenco. Nos asombran las pretensiones de un chalé de piedra, aproximaPROFESOR DE EGB: ción estilística al barroco de placas- composACABA DE APARECER TU telano. Al lado de una casucha labriega- revocada, ad maiorem gloriam, con azulejos AGENDA ESCOLAR 87- 88 brillantes, como un cuarto de baño- -otro Ciento sesenta y ocho páginas de chalecito nórdico. ¡Y varios molinos holandedatos útiles, resumen legislativo 1987, ses, con sus quietas aspas negras ante el programaciones y evaluaciones, etc. mar! La epanadiplosis. PRECIO: 600 pesetas. (A suscriptores Esta falta de tradición- firmemente mantede El Magisterio Español, sólo 400 pesetas. Gastos de envío e WJA incluinida, por cierto, en torno a las pupilas inocendos. tes de los lagos bávaros- no resulta, en última instancia, otra cosa que una a modo de CUPÓN DE PEDIDO insolidaridad- -por ignorancia o por despreD cio, tanto monta- con la propia fisonomía heDirección redada. Población C P Prov Pero he aquí que cuando vuelvo (pensanDeseo recibir Agendas Escolares do, por cierto, en Vicente Risco, que cifraba a Ptas. cada una, cuyo pago realiel desprecio del campesino gallego por la eszo por D talón adjunto giro postal tética en él modo de llevar colgado del hom (adjunto justificante) bro, sobré su espalda, el paraguas, cuando Rellene y envíe este c u p ó n a iba a la feria o bajaba a la ciudad) veo votar muy bajos los hidroaviones de Icoha, que paEl Magisterio Español san pesadamente sobre el coche y hacia el Calle Alcalá, 135, 28009 Madrid monte, y, más allá, mucho más lejos, otros Teléfono 435 74 77 dos que se posan sobre la ensenada de Pan-