Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 31- 8- 87 LA FIESTA NACIONAL Segunda corrida de la feria de Colmenar Viejo -lABC, pág- 59 Litri y Camino, por la puerta grande Julio Aparicio malogró una gran faena por la espada Colmenar Viejo. Luis García Tarde de tristes recuerdos y, paradójicamente, de satisfacción la vivida ayer en Colmenar. De un lado, las imborrables escenas de la trágica cogida de Yiyo, presenciadas hace dos años justos. De otro, la alegría que siempre produce presenciar el éxito de los toreros jóvenes, acrecentada con el regusto que se saborea cuando, además, se ha visto torear con la vibración, la profundidad y la elegancia que presenciamos ayer. La presencia en el cartel de Litri, Camino y Aparicio, juntos por primera vez a las puertas de las Ventas, había despertado desde su anuncio una inusitada expectación, hasta el punto de que desde hace unos días se había colocado en las taquillas el apetecido cartel de: No hay billetes. Por ello, no es de extrañar que Colmenar fuera ayer un hervidero, de coches desde las primeras horas de la tarde. Muchas caras conocidas, que no quisieron perder la ocasión de presenciar la actuación de este trío de 1 dinastías, en una tierra que siempre ha tenido y sigue teniendo una bien ganada fama de torista. No en valde, en sus dehesas se criaron y siguen criándose toros bravos. Hoy sí se acordaron todos de que se cumplía aniversario por la muerte de un torero. En medio de un impresionante silencio, las cuadrillas, desmonteradas, cruzaron el ruedo, con un cárdeno y oscuro cielo por testigo. Luego de un respetuoso minuto de silencio, se deshizo ei desfile, y en ese preciso momento se abrió una grieta en lo alto, como si por ella José quisiera presenciar la novillada. Fueron unos instantes. En toda la tarde volvería a lucir el sol, aunque por. ello la alegría y las ganas de diversión no abandonaron el coqueto coso colmenareño. Ficha de la corrida Plaza de toras de Colmenar Viejo. Cartel de No hay billetes Segunda de feria. Novillos de Luis Algarra, correctos de presentación y de buen juego, aunque anduvieron justo de fuerzas. Litri, de malva y oro. En su primero, estocada caidilla, (oreja y vuelta al ruedo) En el cuarto, estocada sin puntilla (dos orejas y vuelta al ruedoV Rafi Camino, de azul pavo y oro. En su primero, estocada (ovación vuelta al ruedo) En el quinto, estocada sin puntilla (vuelta al ruedo y dos orejas) Julio Aparicio, de blanco y oro. En el tercero, pinchazo, media estocada y tres descabellos, (ovación y vuelta al ruedo) En el sexto, pinchazo, estocada corta y siete descabellos. Fue despedido con una fuerte ovación, en cuanto que Litri y Camino, salían de la plaza en hombros. Antes de comenzar en festejo se guardó un minuto de silencio por José Cubero Yiyo la noble embestida de su oponente. Las palmas sonaban con fuerza, pero al torero no le debieron parecer lo suficientemente cálidas y prosiguió su labor con alardes temerarios, de rodillas, hasta acabar dando la espalda al novillo arrojando espada y muleta. Se perfiló en corto, para tirar al astado sin puntilla. La plaza se nevó de pañuelos y Litri paseó triunfante el anillo, mostrando sonriente las dos oretud. Pocos muletazos, los justos, pero todos jas del retinto y hociblanco novillo. ellos con el sello inconfundible de quien está tocado con la varita mágica del arte. Insisto Crecido en que el mal manejo de los aceros le privó Comenzó muy toreramente Rafi Camino su de un sonoro triunfo. Dio la vuelta al ruedo. No pudo sacarse la espina con el sexto, el faena al segundo de la tarde, con unos mulede menos juego de la tarde. Julio volvió a totazos de tanteo, suaves y mandones. El anirear con sabor y con majeza sobre el pitón mal, bravete y pronto en el engaño, le permiderecho, pero era imposible la continuidad. El te estirarse por el lado derecho y con figura más herguida de lo acostumbrado. Acierta animal se paraba después del segundo muletambién con las distancias por el pitón iz- tazo. Tanteó en varios terrenos, buscó las quierdo, pero el novillo pierde gas, acortando distancias, hasta que el animal acabó apalos viajes. Faena justa, correcta, en la queno gándose por completo. De nuevo los aceros hubo muletazos de más ni de menos, pero se le resistieron, pero en el ambiente quedaque resultó algo fría en los momentos más ba el aroma y la prestancia de unas formas precisos, para caldear suficientemente al pú- poco comunes. Y si este Aparicio torea todas blico, que obligó a Rafi a dar una vuelta al las tardes así, tendremos que decir que su toreo es otra cosa. ruedo. En el quinto se enrabietó. Como siempre que su amigo Miguel corta orejas en un toro, Rafi sale en el siguiente dispuesto a no dejarse pisar el terreno. Faena que no pasó de la veintena de muletazos, en la que el torero se gustó y nos gustó a todos. Las tres series, con la mano izquierda muy baja, rematando los pases- en la cadera para empalmar con el pecho, tuvieron profundidad y empaque. Buenos también los muletazos con la mano diestra, pero en nuestra opinión con menos entrega. Sí que volvió a entregarse en el volapié Arroilador final del que rodó el novillo sin puntilla. CamiEl primero de la tarde, dócil en la muleta, no había toreado sin trampa ni cartón, con como todos los lidiados, permitió a Litri comajuste y mucho arte. A nadie importó que la poner una faena presidida por su característi- faena no fuera de muchos pases. En este ca quietud y ajuste, y no exenta de buen to- caso lo importante era la calidad, no la cantireo, con muletazos bien rematados y con la dad. Le otorgaron muy merecidamente las constante de una limpia ejecución, ya que los dos orejas. pitones del terciado utrero no llegaron, salvo en un momento de descuido del torero, a troEsa espada... pezar el trapo rojo. Luego vendrían los molinetes de rodillas y las manoletinas de igual Qué pena que Julio Aparicio no encontrara guisa. Como mató muy certeramente, paseó con prontitud la muerte a su primero. Habría la primera oreja de la tarde. redondeado una faena de excepcón, que tuvo Pero donde Miguel la armó de verdad fue enorme eco en los tendidos, de principio a en el cuarto, al que llevó bien con el capote fin, por que se entienda más o menos de toen los inicios y el quite con el capote a la es- ros, cuando se torea con el garbo y la torería, palda. Con el público algo frío, Litri comenzó y a veces la gracia, con que lo hizo ayer Julisu faena de rodillas, muy pegado a las ta- to, les gusta a todos, Desde los pases de blas, para ganar terreno y proseguir sobre la tanteo inicíales, hasta los adornos finales, mano derecha con ambas rodillas en tierra. echándose la muleta sobre la pierna contraria La: respuesta del público no se hizo esperar. para sacar la muleta por debajo del pitón en El torero se creció y en el centro del platillo los ayudados por bajo, la plaza entera rio ejecutó dos tandas de dérechazos, a las que dejó de ovacionarle. Toreó a este toro muy únicamente tes faltó una mayor vibración en despacioso, con elegancia, con mucha lenti- En otras plazas Linares. Toros de Manolo González, desiguales. Curro Vázquez, ovación, y palmas. Manzanares, oreja, y ovación. Paco Ojeda, vuelta, y ovación. Alcalá de Henares. Toros de Galáche, buenos. Ruiz Miguel, ovación, y una oreja. José Antonio Campuzano, ovación en ambos. Carretero cortó tres orejas. San Sebastián de los Reyes. Toros de Martínez Benavides, desiguales. Manuel Vidrié, ovación. Curro Bedoya, vuelta. Buendía, vuelta al ruedo. Ginés Cartagena, ovación. Por colleras, Vidrié y Cartagena, oreja; Bedoya y Buendía, ovación. Cuéllar. Toros de Campos Peña, difíciles. Niño de la Capea, silencio en ambos. Víctor Mendes cortó tres orejas. Fernando Cepeda, silencio, y oreja. Barcelona. Toros del Conde Murca, buenos. Manuel Maldonado, bronca tras un aviso, y ovación. Curro Cruz, aplausos y vuelta al ruedo. Manolo Martín, palmas y vuelta. Calahorra. Toros de Dolores Aguirre, dificultades. Paquita Esplá, pitos, y una oreja. Juan Antonio Esplá, vuelta al ruedo, y silencio. El Soro, pitos, y vuelta al ruedo, Palma de Mallorca. Novillos de Gabriel Hernández, difíciles. Julio Norte, palmas en ambos. Escuchó dos avisos. Niño de la Taurina cortó tres orejas. Pepe Luis Martín, palmas, y ovación.