Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 31- 8- 87 ABC Bolsa Euforia A B C 39 Guía para caminantes eufóricos durante el último cuatrimestre en la Bolsa Si no hay acontecimientos imprevistos, continuará la subida Si nos enfrentamos con el gráfico de la Bolsa con objeto de prolongarlo hasta fin de año, un serpenteo de 210 a 255, a 200 y a 310, de momento, autoriza a plantearse la incertidumbre del futuro de las cotizaciones, más o menos, en estos términos: ¿Hay algún acontecimiento medianamente previsible a la vista para pensar que este tipo de tendencia se quebrará radicalmente? O si, descontando éste hecho excepcional, se puede prever una continuación del comportamiento como hasta ahora, que podría calificarse de alza borrascosa. Y si llegamos a esta segunda conclusión ¿qué factores son los que pueden contribuir a la formación de cotas y simas del índice general? No hay otro camino que tratar de investigar el corte geológico, los planos y capas, desde los hechos más externos a la Bol- y; sa hasta el subconsciente financiero de los ahorradores, que vienen en las decisio nes de invertir o desinvertir. De toda esta maraña de hilos hay que identificar los largos y los cortos que trenzan las cotizaciones. En cuanto al primer grupo de factores (coyuntura general) la falta de información trimestral de las empresas elimina este determinante de los precios de las acciones- a diferencia de lo que sucede en Bolsas más racionales y desarrolladas- En esto hay que estar a la inercia y a la noticia esporádica y volandera. El plazo corto de ios movimientos espasmódicos de los cambios seguirá vinculado a la lucha contra la inflación. Tipos de interés en los mercados monetarios y publicación mensual del IPC. En este momento la tranquilidad parece absoluta. Hay que seguir éste agente, porque es fundamental. A través de este conducto es por donde se comunica la Bolsa con su entorno económico financiero. El resto de las variables macroeconómicas no influyen directamente. Ni el PIB, ni el déficit público, ni el comercial, ni el paro, se conectan con la Bolsa más que a través de este filtro. Pero este cordón tira y afloja cada vez con más dependencia. He aquí el principal eventual actor de las próximas tormentas. Pero el mercado, si no recibe desencadenantes se los inventa, porque es el propio recalentamiento de las expectativas del mercado que se quieren convertir en plusvalías el que precipita las ventas y las bajas. Por ello hay que acudir al resto de los grupos de factores- deformación estructural y alteración de la psicología del mercado- para hallar posibles hechos que traten de aclarar el dédalo y configurar la serpiente del índice. Mientras se eche más fuego a la misma y única caldera, o sea, si sigue afluyendo más dinero a los mismos valores y con los mismos instrumentos actuales (contado y crédito) el enrarecimiento dé los precios seguirá y la Bolsa irá rizando el rizo. (Hay que considerar que el incremento de volumen de negociación está hinchado por el mismo alza; en número de títulos, el aumento de la negociación no es tan importante. Sin embargo, ha aparecido, porque ha sido como una aparición, un elemento netamente estabilizador y saneador, que es la incorporación del sector eléctrico a la Bolsa, desgajado prácticamente desde la suspensión de Fecsa. La voz del mercado puede- más- que- todo- lodemás, y sin que se sepa claramente por qué ha sido- como de costumbre- la cotización extraoficial de Fecsa ha alcanzado su última oficial y el mercado del resto de las empresas eléctricas se ha puesto en marcha. Si se confirma el fenómeno, y para ello lo mejor sería explicarlo, la Bolsa habrá retomado una de sus plataformas de estabilización más firmes. Solo ante el peligro En un mercado caracterizado por estas torsiones y distorsiones, a nadie le puede sorprender la perplejidad del inversionista medio, que ve la Bolsa, y con razón, como un casino de doble entrada, porque no se trata de saber dónde poner una ficha, sino dónde ponerla y cuándo quitarla. La Bolsa está así porque sobra dinero en todo el mundo y lógicamente no deberían ir a la Bolsa más que aquellos a quienes les sobra el dinero. ¿No tiene el ahorrador medio más camino que la inversión gestionada? ¿Sólo cabe la inversión directa para los aventureros? Es incuestionable que un nuevo concepto del riesgo tiene que ser aceptado por cualquier inversionista, pero hay que crear las condiciones bursátiles generales para que la asunción de ese riesgo se realice con las tasas racionales comparables con los beneficios, y para ello hay que dar espacio y luz a la inversión en Bolsa. En una climatología bursátil como la que vivimos ha bría que acudir a la termodinámica como instrumento de previsión para calcular algo más que si el ciclo bursátil continuará. El más racional punto de apoyo- los beneficios empresariales- ha sido relegado a los últimos peldaños de la jerarquía de criterios. J. M. NUÑEZ- LAGOS 308,82 Tres puntos clave Tres grupos de circunstancias concurren hoy en el desarrollo J. M. Núñez- Lagos Agente de C. y Bolsa bursátil, que son: Presupuesto ineludible: coyuntura económica favorable. Los beneficios empresariales tienden a subir, el dinero no tiende a subir, la Bolsa tiene que tender a subir inexorablemente- aunque no quisiera, que quiere, apasionadamente- si no hay un acontecimiento impresionante de signo contrario que lo impida, que no lo hay, hoy. 1 Sobre esta pista de despegue al firmamento bursátil ¿cómo sube la Bolsa? Depende de su estructura, que es la que define el modo de acuerdo con el que aquellos eventos exteriores se reflejan. Para ahorrarnos espacio, un solo término puede dar la característica más significativa: intemacionalización coja del mercado Por eso sube a saltos. ¡j Hay un tercer plano, el más íntimo, del que arrancan las resoluciones de invertir, que es el mundo interior, el de la consciencia, subconsciencia o inconsciencia del ahorrador. Este choque desequilibrador, esta impresionabilidad y cambios bruscos a corto plazo del curso de las cotizaciones, a falta de una información más esclarecedora, se atribuyen- y luego es cier- to, o no, nunca se sabe del todo- a la participación de grupos con nombres y apellidos a los que se otorga todo poder bursátil. Alguna sesión bursátil ha dado la misma impresión que si viéramos penetrar un tiburón en un acuario, con la diferencia de que no se ve más que su sombra, que hoy es árabe y mañana puede ser japonesa, porque la entrada es lo que menos se ye. Algo de psicopatología nutre la confusión del inversor medio; parece que el tratamiento aplicable no puede detenerse, en el análisis y tiene que pasar al psicoanálisis bursátil. ALZAS SIN PRECEDENTES ÍNDICE GENERAL EN BASE 100: 31- 12- 85) 180 160 140 120 100 E F M A