Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC NACIONAL LUNES 31- 8- 87 Herrero: Un frente antisocialista no es la alternativa Vamos hacia un sistema pluripartidista, sin mayorías absolutas y con coaliciones estables El diputado aliancista Miguel Herrero descansa en la localidad asturiana de Salinas sobre una playa abierta, cuyas aguas tienen fama de traidoras. Pero eso no parece preocupar al político que, a tres años de cumplir el medio siglo de existencia, ya está de regreso de muchas zozobras y aventuras. El jardín en el que hablaPor lo demás, y como suele suceder hasta con los leones de los zoológicos, no le parece a uno, de cerca, tan fiero este hombre, a quien algunos consideran el enfant terrible de la derecha parlamentaria, y que, para otros, está marcado por el misterio de una buena dotación de materias primas, a la que tan sólo falta el carisma. Cordial y muy preciso en las respuestas, uno termina con una impresión muy vaga: que este hombre se está preparando para algo. -Su descanso veraniego ¿tiene algo de imagen de una tregua política? -Lo peor que puede existir en política es una persona cansada. Yo, ahora, no estoy en primera línea de la actividad política y, en consecuencia, puedo descansar más que otros años. Salinas es un paraje ideal para tener la vida social que se desee, con amigos y actividades en el mar y la montaña, y, al mismo tiempo, permite el aislamiento. ¿Cómo se ve la situación política de España desde este sosiego? -Creo que la situación no es mala; pero es preocupante, porque puede y debe ser mejor. El sistema de la Monarquía parlamentaria está plenamente asentado en España y, tal como revelaron las elecciones del 86 y aún más las del 87, España puede orientarse hacia un sistema pluripartidista en el que nadie tenga la mayoría absoluta y en el que se formen coaliciones estables que permitan un Gobierno estable, pero un Gobierno que, por el mismo carácter plural de su base, tenga que ser moderado. No creo, por otra parte, que las coaliciones deban hacerse contra alguien ni que el futuro de la política española sea que gobierne el PSOE contra la derecha o viceversa. Lo bueno de un sistema partidista es que ningún partido esté incluido en una especie de ghetto y que todos puedan, en un pacto de legislatura, coadyuvar tanto a la política de cada día como a las grandes líneas de la política de Estado. Más aún: yo creo que cuando haya un sistema pluripartidista en que nadie tenga la mayoría absoluta serán más posibles que ahora los grandes pactos de Estado sobre asuntos como la defensa, la política exterior, la educación, la televisión, etcétera. ¿Por qué, en países como Bélgica u Holanda, ha habido pacto escolar, y La situación política no es mala, pero es preocupante porque puede y debe ser mejor mos es recoleto y facilita el aislamiento que ha buscado Miguel Herrero, quien aparece como un hombre que nada en un optimismo racional, en una vitalidad ideológica muy calculada. Como condición previa al diálogo ha impuesto la de que no se aborden cuestiones relacionadas con las interioridades de AP, -Son los más importantes por su carácter doloroso, pero probablemente sus raíces estén más en el fondo. Sincermente, opino que la cuestión del paro sólo entrará en vías de solución en la medida en que la Economía española se dinamice y se haga competitiva con el resto de Europa. El terrorismo es un problema difícil, que debe ser tratado con medidas policiales y judiciales; pero también, sin duda, con medidas políticas. Después hay un problema paralelo al del terrorismo, y que también es muy grave, y es lo que pudiéramos denominar la delicuencia habitual y organizada que en España ha encontrado unos campos de expansión nuevos y que debe tener su tratamiento en defensa de la sociedad. ¿Cuánto tiempo hace que no habla usted con Mauel Fraga Iribarne? -Creo que desde la última vez que nos vimos en el Congreso de los Diputados. ¿Le ha sorprendido la posibilidad de que Fraga pudiese ser candidato a la Presidencia de la Junta gallega? -Sobre los problemas internos de Alianza Popular yo, desde luego, no voy a opinar públicamente. ¿Tampoco sobre Hernández Mancha? -Tampoco. ¿Mantiene alguna relación con él? -Yo soy un militante de base disciplinado. ¿Cuáles son sus relaciones con los señores Alzaga y Segurado? -Personalmente muy buenas. ¿Puede emitir un juicio sobre políticos que no son de su partido, como Felipe González o Adolfo Suárez? -No me gusta opinar sobre las personas. Creo que en los dos casos que me propone se trata de políticos de talla muy importante, pero dar un juicio sobre ellos está reservado a los historiadores o a los políticos que han dejado de serlo, y en ninguno de esas dos realidades me encuentro. ¿Cuáles son las relaciones de la derecha española con la juventud? -No creo en la especificidad de la juventud, como no creo en la de la mujer o en la de los ingenieros industriales... Creo en los ciudadanos, y el carácter de ciudadano trasciende las diferencias de sexo, edad y profesión. Sinceramente, me parece que es un no lo ha habido en Francia? Porque en Bélgica ni en Holanda hubo un partido que pudiese imponer su solución a los demás, y en Francia la derecha se impuso a la izquierda y, después, ésta trató de repetir la operación. Las coaliciones, por otra parte, no deben ser sobre esas vaguedades que se denominan modelo de sociedad, sino sobre un programa concreto de gobierno. Cuando se habla del futuro de la alternativa al socialismo yo no lo veo como un frente contra el socialismo; creo que, en algún momento, se podrá gobernar sin el socialsimo, pero no contra el socialismo; del mismo modo que se podrá gobernar sin el centro o sin la derecha, pero no contra ellos. La integración en Europa ¿Cuáles son, a su juicio, los grandes desafíos económicos y sociales de España en relación con su integración en Europa? -El impacto de la CEE puede ser bueno o malo. Y solamente será bueno si se consigue que la cómpetitividad de la empresa española alcance el nivel europeo y que la Universidad no se quede atrás, hechos que no suceden hoy. ¿De quién es la culpa? -Creo que de todos los españoles, porque por malo que sea un Gobierno nunca es tan ineficaz como para merecer todas las culpas. La Justicia española tiene problemas, pero seria absurdo atribuírselos todos al señor Ledesma, o intentar señalar al ministro Maravall como único culpable de los males de la Universidad, que, cuando menos, comenzaron en la década de tos sesenta. La sociedad española debe realizar un gran esfuerzo para salvar las grandes deficiencias en el plano de la manufactura (la empresaa) y de la mentefactura (la Univerisadad) De la sociedad debe proceder el impulso para el progreso y la revitalización de las fuerzas políticas, pero a los políticos- y en primer término, al Gobierno- corresponde una tarea de servicio a la sociedad que puede consistir en la oferta de soluciones y en pilotar su realización; no en imponer soluciones que expresa o tácitamente la sociedad rechace. ¿Son el paro y el terrorismo los principales problemas españoles? El anuncio más largo de este periódico parí