Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 31- 8- 87- OPINION -ABCpág. U. LISTAS DE DESESPERACIÓN OSCIENTAS mil personas aguardan en las listas de espera de la Seguridad Social. Una simple radiografía puede llevar siete meses. Son datos preocupantes, que forman parte de un sistema en crisis. España, según fuentes de la Cruz Roja Internacional, es el país de Europa, Albania incluida, con menor índice de camas por habitante: 5 por l.OOO. Por citar países de la CE, Portugal está en 5,4, Italia en 10, Inglaterra en 10,3, Francia en 15,7. La modestísima Albania tiene 5,8 y Yugoslavia, 5,9. Las listas de espera han ido en aumento en los dos últimos años. Tras haber disminuido de 1 8 0 0 0 0 en 1982 a 94.000 en 1985, se han incrementado de nuevo hasta alcanzar los 200.000. Las causas hay que buscarlas en la gestión del ministro García Vargas y en la huelga de médicos, fruto evidente de su desacertada política. Estas cifras encierran angustiosos dramas humanos. Una intervención a tiempo puede hacer que la supervivencia de un enfermo de cáncer pase de seis meses a seis años, y al revés, si el tratamiento llega con retraso. Un tumor benigno no atendido en su momento puede degenerar con consecuencias irreversibles. Datos y cifras son inequívocos sobre la mala situación de la sanidad pública, aquella que llega, no se olvide, á los sectores más indigentes de la población. Era de esperar que un Gobierno socialista hubiera corregido su rumbo declinante. Todo parece indicar que ño ha sido así, aunque el señor García Vargas, que ha tenido la virtud de concitar la hostilidad unánime de toda la clase médica piensa que todo esto no es sino puro catastrofismo de la oposición. Según el ministro, las listas de espera son únicamente registros, con escasa fiabilidad, porque lá rriérá inscripción en ellas no garantiza que esas personas sigan en la misma situación pasado algún tiempo: han podido trasladarse de domicilio y localidad o renunciar a ser atendidos por este procedimiento. Nos vedaremos, por respeto a las personas implicadas, las consideraciones de humor negro a que se prestan tales puntos de vista. Aquí puede uno morirse esperando ser intervenido, LO URGENTE EN ECONOMÍA A a comenzar un nuevo curso. Pasaron ya las un tanto excesivas alegrías veraniegas, y ahora, con el panorama del nuevo Presupuesto para 1988 a la vista, es preciso descender a la tierra de las humildes posibilidades que han de plantearse En este instante es preciso hacer cuatro recomendaciones. La primera se relaciona con la llamada de atención ante los excesos del sector público. Los recortes a las demasías de las empresas estatales, regionales y locales, nunca serán suficientes. Los tímidos programas de reprivatización deben ampliarse. Mientras tanto, las transferencias a las mismas, se disimulen como se disimulen, deben disminuirse. Por supuesto que esto exige algún programa para llevar adelante esa tarea ineludible, salvo que deseemos convertirnos en el permanente enfermo de Europa. Tam- D pero el sistema funciona según el titular de Sanidad. El estado de la Seguridad Social necesita medidas drásticas que modifiquen las líneas generales de la política hasta ahora seguida. A largo plazo no habrá más solución que la privatización de buena parte de la asistencia pública. A corto y medio plazo urge poner en funcionamiento una serie de medidas, recogidas en el informe que se ofrece en páginas interiores. Lo que resulta evidente es que así no se puede continuar. La viñeta de Mingóte que ilustra hoy nuestra portada constituye la patética denuncia de una situación insostenible. Las empresas españolas pagan a la Seguridad Social como en Escandinavia y por u n a mala gestión política del Gobierno, los empleados y trabajadores de esas empresas recibien unas prestaciones tercermundistas. V EL RETIRO, DEGRADADO ACE unos días- el señor alcalde declaraba que solía aprovechar el ocio agosteño para recargar mis pilas de madrileñismo sentido, para recorrer casi amorosamente... calles y plazas Pues dése una vuelta don Juan Barranco por el parque del Retiro durante el fin de semana, y saldrá con las pilas vacías: pandillas de jóvenes turistas mugrientos, muchachos con litronas y familias con bocadillos y tarteras, convierten el parque en un estercolero auténtico a la espera de la llegada, el lunes, de los barrenderos. Ni madrileñismo, ni ocio, ni nada: simple ocupación fraudulenta de un espacio que es de todos y, por serlo, exige el cumplimiento de normas elementales de decoro y convivencia. Por favor, que nó se diga que esto es lúdieo y progresista: hay modos pulcros de divertirse, y el pueblo de Madrid ha sido tradicionalmente, y sigue siéndolo, un pueblo bien educado, que no necesita de estas expansiones. El Retiro de los fines de semana no da lecciones de madrileñismo ni de ciudad europea. Tercermuñdismo se llama esta figura. H ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Vaícárcel, Joaquín Vila José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J A. Gundín (Continutiad) J. C Azcue (Internacional) B, -Berasátegui (ABC literario) A Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continukiad) R Gutiérrez (Continuidad) L Lz Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J Ctmo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Cáselo (Colaboraciones) S e c c i o n e s J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Conlección) J C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aerea) J. Badia (Educación) E R. Marchante (Espectáculos) J, Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués- (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) 0 Martinez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña; R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 1890. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española. S. A. bien es urgente, en este mismo sector, replantear la situación de la Seguridad Social, seguramente al hilo de los Fondos de Pensiones. Finalmente, el gasto público no puede proseguir como hasta ahora. Han de verse, en el documento presupuestario de 1988, economías claras, sin enmascararlas con relaciones macroeconómicas que sólo sirven en los círculos de estudio. Como corolario es preciso comenzar, de modo firme, la reforma tributaria. La segunda recomendación es aceptar sin disimulo el reto económico europeo, y en parte mundial. Ello obliga a una reconversión muy honda de todo el aparato productivo. No es posible soslayar algo que en 1992 va a plantearnos exigencias enormes. El acero debe saber a qué carta quedarse, y lo mismo la industria química o la agroalimentación. Ello e x i g e c o n o c e r l a s apuestas que podemos hacer de modo realista. Ello también obliga a aclarar, sin demagogia y sin concesión a intereses muy parciales, el papel que debe ocupar la energía. No se puede seguir con un evidente malthusianismo en este sentido, mostrado de modo palpable con el tan ponderado parón nuclear La tercera se refiere al mercado del trabajo. No es imaginable mantener su rigidez actual si de verdad deseamos cumplir los otros dos objetivos ya señalados. Por supuesto que favorece la estructura actual a los que logran mantener el empleo, pero detiene el desarrollo, la ocupación general y por supuesto la inversión. No se trata de j u g a r una carta reaccionaria, sino de hacerlo con la única que en el mundo occidental existe para salir de situaciones tan penosas como la actual. La cuarta y última recomendación es la de atender al mercado. Por süp. iiesS. ó, que éste tiene límites, y que todo el mundo de grandes empresas, de sectores estratégicos, de conciertos sociales, tienen su papel en una economía moderna. Sobre este cañamazo vendrán las medidas concretas. Si se tejen de acuerdo con esta referencia, iremos bien. Si se elude, y nos vamos a declaraciones enfáticas y sin sentido, seguiremos perdiendo un tiempo precioso.