Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 gran comunicador Buenos Aires L fútbol argentino- también acá comienza ahora la temporada- sigue caracterizándose porque sus futbolistas gastan melena hasta más abajo del colodrillo, sus clubes aún usan nombres genuinamente británicos (River Píate, Newell s oíd Boys, Band- E field, Chaco Forever, Temperley, Almirante Brown... y las barras bravas (los Ultra Sur a su lado son bebotes de teta) tienen sus armas nuevamente dispuestas para enviar a la enfermería a cien apacibles espectadores- y algún que otro policía- en cada encuentro. Por lo demás, poco ha cambia- MENOTTi H- TBOL S 1 N TRAMPA Benito Mussolini, superado en crueldad por Rafael el Omnipotente, en los tiempos heroicos en que dirigía II Popólo dítalia Rafael el Omnipotente N el manejo de las manijas del futbolín, ya desde su desmadrada infancia pastranense, destacó Rafael como un maestro. Metía goles como quien hace bolillos, pero las circunstancias de la vida lo obligaron a encaminar sus pasos por otros vericuetos, y desde muy joven Rafael se vio obligado a buscarse las habichuelas, e incluso a acaparar con rara avidez las habichuelas de los vecinos. Pero la cruda realidad supera con creces a las más enfebrecida de las ficciones, de modo que caricaturizar una caricatura, parodiar una parodia, nos parece una tan obvia zafiedad, un tan facilón recurso literario que por muy dolicocéfalos que pudieran llegar a ser los lectores del periódico, jamás le perdonarían al cronista. Por todo ello, obviaremos todos los detalles referentes a los negocios de Rafael en la rama de la construcción, los pequeños inconvenientes surgidos en las salas de convenciones de sus urbanizaciones serranas, y, corriendo un tupido velo sobre tan turbios asuntos, 82 A B C E retomaremos su biografía en el punto en que Rafael, saturado de poder económico, decide hacerse con una forma de poder mucho más contundente y efectiva: el poder deportivo. Once muchachos en calzón suponían para Rafael el poder absoluto. Con el control de estos muchachos, tenía Rafael el Omnipotente en su puño el omnímodo poder de los dioses, o al menos de los demiurgos. Centenares de miles de esclavos se arrastraban bajo sus pies, gritaban, gemían y se rasgaban las vestiduras al son del más insignificante gesto de su gordezuelo dedo meñique. Rafael, exhibiendo su morro porcino, aparecía magnificado en cada valla, en cada cabina telefónica. Pero no siempre tiene que haber un final feliz. El final de Rafael el Omnipotente resultó superar en crueldad al fin de Benito Mussolini, y la caída de su club de fútbol no fue mucho más aparatosa que la caída del tristemente centro serrano de convenciones. Javier BARQUÍN La afición criolla ha quedado compuesta y sin oráculo, aquel capaz de decir sin pestañear Boca es un hecho cultural No soy un obsecuente del poder o Vengo a cumplir un proyecto vital Las tribus del fútbol Equipo punk Abel; Tomás, Mino, Casajús, Pérez García; Gallego, Zúñiga, Francisco, McMinn; Butrageño e Ito. Entrenador: José María Ma- guregui. Perico Alonso, Urtubi; Robinson y Rincón. Entrenador: terry Venables. Equipo heavy NKono: Chendo, Goicoechea, Arteche, Rodolfo; Jankovie, Víctor, Gordillo, Pachi Salinas; Magdaleno y Julio Salinas. Entrenador: Javier Clemente. Equipo rocker Fenoy; Urquiaga, Migueli, Hierro, Camacho; Calderé, Sammy Lee, SÁBADO 29- 8- 87