Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ricas y famosas Una dosis de amnesia IN duda uno de los protagonistas- estrella de nuestro verano madrileño ha sido y es el hielo. Llegas a una fiesta y antes que saludar al dueño o preguntar por los lavabos reclamas tu ración de carámbano animado con algunas gotas de licor o tan sólo de la simplona coca- light que tanto se lleva. O acudes como cualquier Rodríguez de turno a los super, hiper, macros o multis que se encuentren en el barrió y no paras hasta que vacías el frigorífico. ¡O qué decir de las gasolineras! Ño contentas con despachar líteos de petróleo sin camello ambiental son cita obligada de pinchas, aparcas, camareros o dueños que, con el mono del granizo, acuden histéricos en busca de un iceberg que aplaque ta sed de mal a sus agosteños clientes. Es una lata pero hay que reconocer que el canal de Isabel II está haciendo su mesa cpsta del sudoroso contribuyente. Y como sedientos no faltan por muy larga que sea la noche, un local con mucho ojo y algo de historia ibicenca reconocido como Amnesia, es capaz de consolar a los más insaciables, a los que nunca dicen ¡basta! en una terraza vallada y con portero incluido, o en su machacada pista o, por si las moscas, en una improvisada cama de matrimonio con vistas a la Castellana. Sin llegar a tumbarse pero muy acomodados estaban la otra S Seducido por el arte de Pelé, John Huston se sumergió en los vapores del fútbol. Lástima que no conociera a Piru Gaínza, el Gamo de Dublín para inmortalizar en el cine su furia, su regate y su eficacia goleadora- La liga y el liguero L i I noche Nacho Cano y Luis Bolín. Nacho, padrino de tantos artistas, se ha soltado la melena y gasta músculo por chaqueta. Su lema sería algo parecido a cómo pasárselo bien sin gastar las baterías. Y es que para Nacho la relajación y el control mental son compañeros de galas y veladas. Y así, entre bíceps y risas mecanizadas descubrimos a t a nerviosísima Elena Maeztu. Está histérica por si la contratan para doblar a Madonna. Para Elena esto no es hada nuevo ya que se ha convertido en toda una profesional de la vocalización, pero a estas horas... ¡Es tan fácil estar nervioso! Beatriz CORTÁZAR OS entrenadores exigen a los futbolistas que consagren todos sus esfuerzos a la Liga, pero cuando una estimable cantidad de sus fuerzas se desvían hacia el liguero los técnicos suelen entrar en cólera y mandan a sus pupilos a chupar banquillo. En el corazón de un mister suelen anidar con frecuencia los celos. No admiten que les hagan la competencia estrictas maitresses a la hora de castigar el cuerpo de los deportistas. El cuatro- tres- tres, según los entendidos, no es compatible con medidas del tipo noventa- sesenta- noventa, que se supone son las de la anatomía de la mujer perfecta, en cuyo terreno de juego todo el mundo desea pisar área. Jugadores juerguistas los ha habido toda la vida. Es más, con frecuencia aquellos dotados con el don de la genialidad futbolística tienen asimismo una tendencia irrefrenable a la disipación, la molicie y las liviandades de la carne. El balompié puede llegar a ser un ejerci- cio donde fluyen corrientes de inspiración artística, pero las urgencias históricas por ganar la Liga no pueden acallar otras urgencias quizá más terrenales, pero no por ello menos elevadas en las filigranas del juego de la pasión. Garrincha era tan hábil en el regate como para entrar a saco en remolinos sin fondo de alcohol y mujeres. Célebres son las hazañas nocturnas de Maradona o Mágico González, cerrando discotecas tras apurar todas sus existencias. Todavía se recuerdan las orgías de Lozano y Juanito en un hotel milanés tras un desastroso partido de Copa de Europa, o las peripecias poligámicas del fino interior de Fuengirola. Menotti, a pesar de que es un impenitente noctámbulo, teme por el futuro de Futre en cuanto empiecen a hacerte cosquillas las mocitas madrileñas, y Marcos tuvo que sufrir el ostracismo en el Barcelona por algún que otro escarceo audaz con la hija de su entrenador. Se empeñan en recluir a los futbolistas en concentraciones monacales para que sean castos y guarden fuerzas, y ellos erre- que- erre, calientes como motos, sin poder reprimir sus ímpetus lujuriosos. Cruyff, que de fútbol ha sabido siempre un rato, manifestaba hace años que a él le ponía a tono cumplir como un señor con su señora antes de jugar un partido, y Schuster no mueve ni uñó de sus cotizados juanetes si no es bajo la aquiescencia de su santa esposa, Gaby. Aunque digan que el fútbol es cosa de hombres, la imagen de la mujer planea constantemente sobre su esencia pura, girando junto al balón en los sueños de los jugadores. Porque mucho más poder que la liga de Mendoza, Gil o Núñez, lo tiene una liga bien puesta en una pierna femenina, con o sin navaja acoplada. Jorge BERLANGA Sumario Esta liga es del Logrones! Jorge Berlanga Beatriz Cortázar José Alejandro Vara Edi Clavo Jaime de Urrutia Eduardo Bronchalo Javier Barquín Guillermo Montesinos SÁBADO 29- 8- 87 ABC 81