Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 agosto- 1987 ABC íí ttm fíO- Diez cartas de Zenobia ABC IX yo, pienso en las drogas que tengdo que tomar para ahuyentar el dolor y que muchas veces lo dejan a uno adormilado. Claro que pensaba en su posible venida a ésta para tenerle cerca. J. R. no quiere ir a España, y esto no sé qué otra solución pueda tener. En Boston tengo que estar para el 11 de septiembre, así que creo que convendría adelantarme un par de días si va usted a estar en N. Y. Probablemente tendrá usted ya comprometidas todas sus fechas. Sé que (1) termina el 16. La estructura del libro se la mando poner a máquina, porque mi letra está peor que nunca. J. R. quiere empezar con la segunda antología exacta y construir sobre eso. Todo lo escogido es aceptable y usted tiene sólo que echar fuera y darle orden a lo que quede. Todos los poemas dicen de qué libro son. No irán hasta que usted me conteste, porque aun cuando yo diga no es que, no sería fácil encontrar la mano diestra que lo hiciese. Zenobia Apartado 1933, Universidad. Río Piedras. P. R. (1) Mildkbury Aquí me quieren retener unos días más, pero yo ya tengo mucho más interés en volverme a P. R. y leo la respuesta del padre de Jorge Manrique, tan fuerte de espíritu, como lo que concuerda mejor con mi situación actual Dios le bendiga... Hato Rey, P. R. 10 de agosto 56 Mi muy querido Florit: ¡Dios le bendiga! Ya sabía yo que si fuera humanamente posible haría usted esto por nosotros. Para que, por mí, no tenga usted que perder un momento, aquí va incluido el esquema del libro. Lo más largo y latoso es repasar los dos primeros, es decir, la primera selección ya hecha por nosotros para echar fuera lo que sobre. Claro que no tiene que ser un número fijo a rajatablas. J. R. se avino a dejarme con él todo lo que encontrara publicado del dieciocho para acá. Absolutamente nada inédito, pero como él siempre ha sido aficionadísimo a publicar en revistas juveniles o heroicas que morían al segundo número, ¿quién ha visto la mayor parte de ellas? Lo malo fue que aún yo el archivo todos los días, la enfermedad se me echó encima. cuando faltaban por ver por lo menos doce cajones de revistas y esto quiere decir que en ediciones sucesivas, si las hay, pueden agregarse algunas cosas de las que aún no han salido, ya que esto es sólo una selección. Todo esto lo sabe Ruiz Castillo y no tiene más que decir que espera que. yo lo mande. Mientras usted ve eso que va, yo repasaré el resto de lo que queda aquí para anotaciones. El pobre tipógrafo lo va a pasar mal, porque yo al principio escogía durante la semana y ponía a máquina los domingos con una gran prisa porque había descubierto que el estar todas estas horas me producía hemorragias y dolores. Gracias a usted no voy a haber llegado tarde. La cantidad de obra inédita es fenomenal pero conformémonos con lo que se pueda ir dando. Yo creo estar en N. Y. uno o dos días en la primera semana de set... Le avisaré elhotel el día en cuanto los sepa: El doctor Meigs me tiene citada para el 11 pero puede que adelante. Escríbame las preguntas que quiera y a Padre Berríos, 461, Hato Rey, P. R. ya que cuando se vaya Graciela Nemes, la profesora puertorriqueña que está aquí con una beca, ampliando su tesis doctoral de hace varios años para convertirlo en biografía de J. R. me va a ser más complicado el traerme la correspondencia dé la UPR. Ganaremos un par de fechas a pesar dé la buena voluntad de Margot Arce y de Peggy Nance que son las exmás vecinas. Prometo contestar a vuelta de correo aéreo. Dígame siempre, como esta vez, a qué señas contestar. Gracias, gracias, gracias. Usted no sabe la angustia que me ha quitado de encima. Zenobia Sugiera todo lo que se le ocurra. Le pido que me reserve Poesía porque no tengo más. Puede quedarse con cualquiera de los otros que quiera. J. R. le dedicará el que usted desee cuando venga luego por aquí. Jaime Benítez vuelve en set. de su recorrido por Hispanoamérica con una bolsa Ford. Llava a Lulú a Quintero y a Ayala. último tramo ha sido más lento y no valía la pena no. teniendo copias arriesgar el correo ya que llegaba al mismo tiempo. Zenobia Desde que llegué. 10 de Set. (56) Muy querido Florit: Desde que llegué hasta hoy he estado en danza completa dentro del hospital, danza cansadísima y llena de fracasos. Ahora quisiera organizar la vuelta y lo que más convendría sería encontrar un médico que volviera a Puerto Rico para llegar yo desde Boston el día antes y despedirme de la nena y de mi pobre cuñada, creo que a quien vio usted en Nueva York conmigo- a ésta que llegó a pesar la primera noche conmigo y la nena (mi sobrina Inés Camprubí de Mabon) Aquí me quieren retener unos días más, pero yo ya tengo mucho más interés en volverme a Puerto Rico y leo la respuesta del padre de Jorge Manrique, tan fuerte de espíritu como lo que concuerda mejor con mi situación ahora. Pero qué cantidad de vacilaciones aquí, ¡cuánto esfuerzo y fuerzas derrochados en vano! Querría usted dar algunas voces a Amelita. Lo que más deseo es reunirme cuanto antes con J. R. para pasar con él la mayor parte del tiempo de vida que me queda. ¡Adiós, querido Florit! ¡Qué inmenso peso me quitó usted de encima del alma cuando aceptó usted lo del libro! Dios le bendiga y a todos los suyos. Mi sobrina ha tenido un nuevo ataque. Si usted comunica con ella, tendría que ser por teléfono (Brewster 9 2449) sobre todo, por la noche. Suya con todo agradecimiento. (Copia de la carta de Zenobia, escrita a lápiz desde Boston el 10 de septiembre de 1956. Como mi sobrina es poco... Hato Rey, P. R. 25 de agosto de 1956 Mi querido Florit: Como mi sobrina es poco aficionada a la pluma, a estas horas no sé si ha podido ponerse de acuerdo con usted sobre el hotel en que pensamos parar y el tiempo que está completamente a su disposición de usted para escoger el que más le convenga. Yo llego a Ydlevild el 2, domingo, a las cuatro y diez y no me voy a Boston hasta el 4 a mediodía. Me acompaña el doctor Hilarión Sánchez que me deja en manos de Inés Camprubí Mabón a quien estoy segura debe usted de conocer. Inés no puede acompañarme a Boston pero eso no lo necesito porque tengo ya el cable de la enfermera del doctor Meigs anunciándome que me espera el 4. Anoche estuvo aquí Onís que venía muy contento de que usted venga en enero. Le llevo su carta con todas las contestaciones y la última parte del libro De ríos que se van Gomo se me había ido Graciela Nemes este