Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIH ABC ABcTífcrario 29 agosto- 1987 Diez cartas de Zenobiamucho y que su carta es para nosotros dos un gran consuelo. Hace un par de años, J. R. cansado de las informalidades de Losada, quiso acabar con él y firmar acuerdos con tres editores madrileños: Aguilar, Ruiz Castillo y Aguado muchas cosas para todos los suyos, cuyo cariño en Cuba nunca olvidamos. Zenobia Perdone que dirija ésta a Bernard, porque estoy dirigiendo el sobre en la biblioteca y no recuerdo el número de Park Ave, a pesar de lo cortitb. sondas. De eso a salir todas las mañanas conmigo, y decirme cómo quiere que se hagan las cosas, va mucho, y como estoy pendiente de cada detalle, casi no hay día en que yo no vea alguna pequeña reacción más favorable que la del día anterior. Deseándole mejor suerte en las demás cosas en el próximo 1956 y con mi apenada excusa. Suya afectísima. Zenobia CAMPRUB O J 5 MENEZ Zenobia S C Padre Berrios, 461. Hato Rey, P. R. En medio de sus exámenes... Hato Rey, P. R. 2 de agosto 56 Querido Eugenio Florit: En medio de sus exámenes, me teño que la última carta mía le pareció demasiado misteriosa para poderla contestar a fondo. Ni aun en ésta lo haré como quisiera, pero lo más urgente para mí en este momento es la tercera antología que tan bien comenzó este invierno y que no quisiera dejar sin entregar. Hace un par de años, J. R. cansado de las informalidades de Losada, quiso acabar con él, y, sobre todo, firmar acuerdos con tres editores madrileños: AguHar, Ruiz Castillo y Aguado. Los dos primeros ya en la segunda generación. Al ponerse J. R. inesperadamente malo, aunque la cosa se veía venir hacía ya algún tiempo, encontró sustituciones- para el primero y el último, pero lo de Ruiz Castillo, que fue quien mejor se portó, no se resolvía, por ser algo que empezaba de nuevo J. R. y verse imposibilitado a seguirlo. Les devolví el cheque y lo devolvieron a vuelta de correo aéreo. Lamentándome yo una mañana en la biblioteca de la UPR de haber tenido que quedar peor con quien mejor se portaba, se le ocurrió a J. R. la solución: continuar la segunda Abt. poética, que sólo llega ai año 18. Como se trata de una selección, podría incluso mejorarse en ediciones posteriores, a medida que se avanzaba en la formación del archivo de J. R. Todavía deben quedar más de doce cajas de revistas sin repasar. Aquella misma mañana, J. R. me construyó u organizó el libro, y como recibí una acogida entusiasta de R. C. en el acto, nos pusimos a trabajar seleccionando primero de los libros publicados después del 18 (en verso) y llegando a colaboraciones recientes. Todo ha sido publicado ya, pero mucho en publicaciones juveniles que duraban uno o dos meses y cuando más eran semianónimas. Ya habíamos dado la primera vuelta escogida por los dos, pero mucho mayor de lo que se pensó ai estructurar el libro; lo que hay que hacer ahora es darle la segunda vuelta echando fuera lo sobrante: es decir, si el plan es Belleza 60, y hay 87, reducirlo en 17. No es absolutamente preciso, pero por lo menos acercarse. Hay mucho que echar fuera. En cambio, puede que en ediciones posteriores se enriquezca bastante con lo que aún no se ha encontrado. En el estado en que estoy ahora sé que no tengo fuerzas ni cabeza para dar esta última vuelta. No pierda usted el tiempo escribiéndole a R. C, porque él está de acuerdo y le pido que se entienda conmigo para la parte económica, pues R. C. lo allana todo y lo quiere volando. La cuestión es que lo pueda usted hacer. En la primera quincena de septiembre tengo que ir a Boston. De poderlo hacer, ¿querría que le mandara el material por delante para que nos viéramos y consultáramos en N. Y. o Boston? Cuando digo que no puedo hacerlo Cómo agradecerle... Hato Rey, P. R. 19 de julio de 1956 Mi muy querido Florit: ¡Cómo agradecerle una carta escrita toda con el corazón, como la que recibí de usted el día antes de venirme del Mass. Gen. Hosp. en Boston! J. R. cuando se la he leído aquí, estaba igualmente emocionado. Claro que yo no me puedo ver a mí misma con esos ojos, pero de todos modos tes agradezco mucho el que estén tan engañados. Le hubiera escrito en seguida, pero el viaje me sacudió un poco y me echo a temblar pensando en hacer el que me espera en set. si respondo al tratamiento de cortisona qué puedo hacerme en P. R. junto a J. R. y el doctor Meigs se decide a operarme por segunda vez. Ahora la inflamación de los rayos X era demasiado grande para hacer nada. Mucho me gustaría saber si podría caber en sus proyectos el hacernos una visita este próximo curso (seis conferencias, seminario) no vaya usted a pensar que soy una altruista, porque se trata de todo lo contrario. Me gustaría mucho (ese verbo es muy flojito) tenerle cerca y que usted pudiera ayudarme a pensar. Jaime Benítéz anda visitando Hispanoamérica bajo los auspicios de la F. Ford, pero como tengo sus fechas y su itinerario podría alcanzarlo en cualquier sitio y estoy segura estaría de acuerdo, pero no quiero preguntarle sin saber antes lo que le parece a usted. Muchísimas cosas a todos los suyos, a los Del Rfo, y si supiera quiénes andan por allí este año, seguramente, los enviaría a otros más. J. R. y yo, ya sabe usted que le queremos Como J. R. sigse, Hato Rey, P. R. 25 de erero de 1956 Querido amigo Florit: Como igue, por ahora, muy reacio a volver a ar la pluma, me pide que sea yo (con odas sus cartas actuales más o menos s) quien le dé en su nombre, al mismo tiempo que por mí misma, las gracias por s gía, tan preciosamente presentada po ón PanAmericana y que nos propórv ¿r poquito a poco, ya que siempre nuestra manera de ver mejor las cosas o en los museos. Qué ganas tengo de que venga usted a Puerto Rico y de que le podamos aleñar la preciosa sala en que estamos ¡rispiando la biblioteca que J. FL le dio a la ü versidad... y unas cuantas cosas más para ssrarte ambiente! Las proporciones sen orce dadoras y todo un extremo es de persiana- -Mami, que dan sobre una praderita lo más trancuHa imaginable, limitada por un altísimo seto de hioiscos rojos que florecen todo i ario. Un fuerte abrazo agradecido de tos dos y