Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VS ABADO. -29 87 AJ C. -2I El paperdesempeñado por Suiza en el escándalo Irán- contra al descubierto Polémica en torno al secreto bancario helvético Berna. S. de Mendieta Uno de los últimos capítulos del emocionante Irangate tenía que corresponder, lógicamente, al papel que ha jugado Suiza en lo que ya se viene denominando las hazañas del coronel Oliver North La historia es conocida: North, a la sazón miembro del Consejo de Seguridad norteamericano, vendió al régimen de Jomeini armas a cambio de rehenes norteamericanos. El valor de la operación se cifró en doce millones de dólares. Sin embargo, por motivos aún no aclarados, Jomeini giró a las cuentas que North había abierto en la sucursal ginebrina del Credit Suisse bastante más dinero. El astuto oficial utilizó la diferencia para financiar las activados de los contra en Nicaragua. Al estallar el escándalo, el Ministerio de Justicia estadounidense formuló a las autoridades suizas una petición de ayuda jurídica con la finalidad de descubrir veinte cuentas bancarias de los participantes en el negocio triangular: Entre ellas, también las de intermediarios suizos. Como medida precautoria, Berna dispuso ya a inicios del año el bloqueo de dichos depósitos bancarios. Al mismo tiempo, se iniciaba un complicado proceso de recursos por parte de los interesados, especialmente por el antiguo general de aviación, Richard Secord, apelando siempre al secreto bancario suizo. Las dificultades de bs órganos de investigación norteamericanos para desenmascarar personas y flujos monetarios involucrados en el ejercicio orquestado por North y sus cómplices quedan demostradas por el hecho de que la primera petición USA llegó a Suiza el último 8 de diciembre. Fue ampliada con nombres y datos el 15 del mismo mes y se complementó aún por varias veces hasta dar con la versión definitiva el 20 de febrero de este año. La decisión definitiva del Tribunal Federal suizo de satisfacer la petición de ayuda jurídica de los norteamericanos ha desencadenado antiguas discusiones en torno al secreto bancario helvético. A Suiza, debido a la importancia de su plaza financiera, siempre le ha tocado entrar en la estela de la política mundial. Especialmente porque los Bancos suizos a veces albergan también dineros que quizá no merecen ser protegidos por el secreto bancario. Últimamente se ha acentuado el crepúsculo político de una serie de dictadores y reyezuelos, como ha sido el caso de Jean- Claude Duvalier, de Ferdinand Marcos o del come niños Bokassa, por citar a algunos. Y, evidentemente, saltan a la actualidad los Bancos suizos que supuestamente se benefician de las inmensas fortunas conseguidas por los tiranos de turno con métodos no exentos de sospecha criminal. No obstante, para la economía suiza y para lo que significa en el círculo económico mundial su plaza financiera- una de las principales fuentes de financiación del Banco Mundial- el secreto bancario es vital. La asociación de banqueros suizos, en unas declaraciones a este corresponsal, compara el secreto bancario con el secreto profesional de médicos y sacerdotes. El secreto bancario está anclado en la legislación helvética: en el Código Civil (artículo 28) y en el Código Penal (artículo 320) Ambos definen el secreto bancario y las sanciones previstas por lá Ley en caso de desestimación por los empleados de los Bancos o por los miembros de los órganos de supervisión y control. En casos de acción criminal, el artículo 47 formula, sin embargo, las restricciones del secreto bancario, por las cuales ordenamientos federales o cantonales pueden obligar al banquero a testimoniar o facilitar los documentos requeridos. Desde el punto de vista económico, las experiencias recogidas en el extranjero demuestran palpablemente que una supresión del secreto bancario haría disminuir drásticamente la voluntad de ahorro de la población, alejándose de las facilidades que ofrecen hoy en toda economía moderna los servicios bancarios. Indudablemente, los diferentes agentes de la economía buscarían otras vías de ahorro, acumulando dinero en efectivo. El reto europeo HACIA EL FUTURO Don Joe Bossano y don Joshua Hassán son dos ciudadanos europeos nacidos y residentes en el peñón de Gibraltar. Él primero dice ser socialista, el segundo no. Y este último recibió el título de sir por los servicios que ha prestado a la Gran Bretaña. Parece que ambos, con algunos otros amigos de su propia ciudad, han decidido visitar en septiembre el edificio del Consejo de Europa cuando se reúna en él la sesión plenaria del Parlamento Europeo. En principio, nada tiene ello de particular: otros muchos europeos visitan Estrasburgo con el mismo motivo. Y suelen ser invitados de algunos de los eurodiputados: en este caso, entre los ochenta y un diputados británicos, sucede que dos laboristas y dos conservadores son especialmente amigos de los señores Bossano y Hassán. Encontrar a los dos viajeros en los pasillos del Parlamento no proporcionará ninguna felicidad particular a los eurodiputados españoles. Un admirable trabajo de Gil Armangué demostró, ya en 1964, la unanimidad con la que todos los celtíberos de cualquier ideología han pedido incansablemente la devolución a España del Peñón tal como dijo Castiella en las Naciones Unidas. Tal actitud ha sido confirmada por todos los partidos políticos democráticos. Pero la visita privada Je unos ciudadanos europeos podría tener peores consecuencias si alguien le diera un cierto tinte oficial. Lo dijo con claridad el vicepresidente del Parlamento, don Luis Guillermo Perinat, qué- como don Manuel Fraga- acumula la experiencia de haber sido embajador de España en Londres. Otros saberes particulares en esta delicada materia posee, sin duda, el eurodiputado don Fernando Moran. Respecto al fondo de viejo problema, han sido muy atinadas las recientes consideraciones en este periódico ele don Juan Velarde, autor de un estudió ya clásico sobre el daño que antes causó al campo de Gibraltár el contrabando desde el Peñón. Ahora, mirando hacia el futuro, nos invita a hacer de la necesidad virtud. Necesidad es la situación que resulta de la apertura de la verja, de la ausencia de cláusulas reivindicatorías en el Tratado España- CE y del texto del Acta Única qué mereció tantos elogios de nuestro presidente del Gobierno Sobre esta situación, pide el profesor Velarde que sembremos las semillas de la fe. Creo, de verdad, que la convivencia en esa zona de las dos grandes lenguas mundiales permitiría sembrarlas. Pero, ante la unanimidad española, nadie debería alzar agravios inútiles. Carlos ROBLES PIQUER COMUNIDAD COMPOSTELA Torre de 14 plantas con pisos de 3 y 4 dormitorios 12.590.000 ptas. Reserva: 600.000 ptas. Resto: 10 años. Piscina, squash y sauna ¿INFORMACIÓN: EN OBRA: Sánt. de Compostela, s n. (find) OFICINA CENTRAL: Dr. Federico Rubio y Galí, 7 KERH División Inmobiliaria SA,