Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 29- 8- 87- INTERNACIONAL -ABC, póg. ¡9 Cory Aquino hace frente a la rebelión militar más importante de su mandato Desarticulada la insurrección armada en Filipinas Manila. Elvira Santos Cuando aún no habían desaparecido, en (a noche de ayer, los últimos francotiradores atrincherados en Manila, el balance provisional del intento de golpe de Estado registrado en la noche del jueves daba la cifra de al menos sesenta muertos y más de cien heridos, según las autoridades militares que decían controlar la situación. Las fuentes dijeron que ias fuerzas gubernamentales se habían, apoderado de todas las posiciones ocupadas por rebeldes en la capital filipina y que procedían a eliminar las restantes bolsas de resistencia en Campo Aguinaldo y agregaron que unos doscientos rebeldes que ocupaban un hotel próximo a una emisora de televisión estatal se han rendido a las tropas del Gobierno. Sin embargo, otras fuentes afirman que los rebeldes siguen en el cuartel general de la Fuerza Aérea en Villamor, cerca del aeropuerto de Manila, que anunció su cierre para las 10,00 GMT, y las Líneas Aéreas Filipinas cancelaron sus vuelos interiores. Él general Fidel Ramos, jefe de las Fuerzas Armadas, dijo que las fuerzas del Gobierno siguen controlando los aviones, y los. helicópteros armados, que se encuentran en la base de Villamor y agregó que los rebeldes hicieron rehén al general del Ejército del Aire, Antonio Sotelo, que logró escapar. En la mañana de ayer, soldados de Infantería de Marina y otras unidades del Ejército leal al Gobierno atacaban a los rebeldes refugiados en Campo Aguinaldo. Grandes columnas de humo emergían del campo bombardeado por las tropas del Gobierno con artillería, ametralladoras y otras armas automáticas. Dos aviones Tora- Tora atacaron las posiciones rebeldes, al mando del coronel Gregorio Honasan- aunque de momento se ignora el número de bajas. La sede del cuartel general de las Fuerzas Armadas filipinas de Quezon resultó gravemente dañada antes de que los rebeldes se retiraran al flanco oriental de Campo Aguinaldo y el edificio seguía ardiendo a la caída de la noche. El portavoz de las Fuerzas Armadas, coronel Honesto Isleta, declaró que seis soldados muerieron y 39 paisanos y soldados fueron heridos en el asalto a Campo Aguinaldo y que las fuerzas gubernamentales capturaron a 195 rebeldes. Señaló también que en Malacañang, Benigno Aquino Jr. único hijo varón de la presidenta, resultó gravemente herido al ser alcanzado por tres disparos, uno en el cuello y los dos restantes en la parte izquierda del pecho. La presidenta Corazón Aquino hizo un llamamiento a la población para que permaneciera en calma, y aseguró que las tropas al mando del general Fidel Ramos controlaban la situación en Manila y en el resto del país. Por su parte, según nos comunica desde Nueva York Francisco de Andrés, antes de tener noticia del desenlace, las autoridades norteamericanas expresaron su apoyo al Gobierno constitucional y su confianza en que tanto Cory como su equipo ministerial podrán dominar la situación planteada por el golpe militar. La nota del Departamento de Estado señala su condena de cualquier esfuerzo dirigido a desestabilizar al Gobierno filipino y el mensaje del presidente Reagan enfatiza el indiscutible apoyo de los Estados Unidos a la presidenta Aquino En España, el Consejo de Ministros acordó reiterar su apoyo al régimen democrático de Filipinas y al Gobierno de la presidenta Corazón Aquino. Gregorio Honasan El Rambo filipino El coronel Gregorio Gringo Honasan, el Rambo filipino, ha sido la figura clave en el sangriento levantamiento que el Gobierno constitucional ha logrado ya dominar. Su palmares revolucionario comienza ya en 1986 cuando fue figura clave en la rebelión que llevó a la caída de Marcos. Dos acciones tan opuestas como las descritas, soto apuntan a una conclusión, y es que Rambo o es un hombre de paja del ex ministro de Defensa, Juan Ponce Enrile, de quien fue estrecho colaborador Ministerial, o es que su meta es la Presidencia. Se trata de una figura conocida en la extrema derecha filipina, en donde su nombre está firmemente cosido a la myor parte de las tentativas golpistas contra Cory. Gregorio Honasan es miembro también de los RAM boys -d e donde le viene su apelativo de Rambo -un movimiento cuyas siglas, RAM, responden al nombre en inglés de Movimiento de Reforma de las Fuerzas Armadas (Reformed Army Movement) una agrupación de jóvenes oficiales, subalternos y mandos superiores, vinculados con la extrema derecha, que no han dejado de mostrar su hostilidad contra la presidenta constitucional desde que disolvió el movimiento hace ya algunos meses. Ahora, según informan diversas fuentes en Manila el Rambo filipino ha huido, dejando tras de si un inconfundible rastro de sangre y una desagradable sensación de desaliento en todos los filipinos que confiaban en lograr que su país entrase definitivamente y sin cortapisas en la Democracia y que, tras el golpe, han vuelto a temer por la fragilidad del Gobierno. El golpe permanente que ni cuaja ni se llega a erradicar Prueba de fuego a la democracia filipina F. Pastrano ¿Cuatro, cinco, seis... Ni los analistas occidentales ni las agencias de Prensa consiguen ponerse de acuerdo sobre el número total de intentonas militares que en poco más de año y medio de mandato presidencial ha tenido que soportar la viuda de Aquino. Cuatro, cinco, seis... Presumiblemente la cifra sea mayor, no diremos que infinita, pero sí mayor. O quizá no, quizá sólo se trate de un único intento de golpe de Estado que se prolonga, se ramifica, sale a la superficie y se esconde en las catacumbas castrenses de Manila para volver a emerger al poco. Lo que está claro es que la presidencia de doña Cory es frágil y corre constante peligro. Y que le pase eso a una pobre viuda de simpática cara de pan y vivaracha miopía es algo que conmueve a la opinión pública. Desde que tomara el poder por aclamación popular y de la Casa Blanca el 7 dé febrero de 1986, Corazón no ha tenido ni un momento de respiro. El 25 de marzo, 6 de julio, principios de agosto y 22 de noviembre del año pasado, así como el 26 de enero de éste, son fechas constatadas en las qué los rumores de sable- y bombazos de mortero- intranquilizaron el palacio de Malacañang. En todos los casos, y en algunos más que fueron púdicamente desmentidos por el Gobierno, aparecían implicados los nombres de Tolentino o Ponce Enrile al frente de las acciones militares. Ahora se habla de Honasan. En el fondo, sin embargo, está la mano del dictador Ferdinand Marcos, que desde su exilio hawayano no se resigna a abandonar las riendas del país. Ni la mentalidad del decrépito Marcos ha cambiado, ni tampoco la de buena parte del Ejército, que añora tiempos mejores en los que los uniformes eran los amos y dueños del país. Cuatro, cinco, seis... Si la prudente presidenta no hace una reforma a fondo de las estructuras militares la cifra podrá incrementarse hasta el infinito. O hasta que una de las intentonas deje de serlo porque triunfe. Pero para tal cometido Aquino, además del apoyo del pueblo filipino y los Gobiernos occidentales- que los tiene- necesita tiempo y, sobre todo, resolución política, mano dura que diría un castizo. Pero Cory es tan frágil...