Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 A B C ESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 26- 8- 87 Cara y cruz de la Quincena Encuentro dé música regional Donostiarra en su recta final en torno a Ágapito Marazuela San Sabastián. Leopoldo Hontañón La crónica de hace unos cuantos días sobre el homenaje de la Orquesta Nacional y el Orfeón Donostiarra a Antxon Ayestarán y la de ayer sobre la recuperación del género operístico por la decana de las pruebas españolas: recogían pórtico de honor y arranque efectivo e una edición, la XLVIII, que en su ciclo? central del teatro Victoria Eugenia se cerrará el día 3 de septiembre con un recital de la soprano Grace Bumbry, acompañada al piano por Jonathan Morris. Pero no es sólo eso, ni mucho menos, la Quincena Donostiarra. Al lado, antes, después de ése que he denominado- y quiero que no se vea en la denominación menoscabo del atractivo y del interés del resto de la programación- ciclo central, se prevén cursos de interpretación, exposiciones, sesiones de cine musical, algunos conciertos de carácter independiente y ciclos complementarios de la entidad siguiente: Música del siglo XX Música de cámara de órgano, y el de Música en la costa vasca concebido en homenaje a Mauricio Ravel en el cincuentenario de su muerte. Numerosas de estas convocatorias coinciden entre sí, incluso a la misma hora. Pero San Sebastián da muestras de intensa filarmonía- d e siempre probada, por otro lado- colmando una y otra vez los diferentes escenarios. He podido ser testigo de lo que escribo, al comprobar la excelente entrada y el encendido ambiente que rodeó la actuación del Classic Wind Ensemble en el teatro Principal, actuación que coincidía en día y hora con la del prestigioso Cuarteto Chilingirian, con el que colaboraba el no menos prestigioso pianista Nelson Freiré, en el Victoria Eugenia. La identidad de gran parte del programa del Cuarteto me decidió a acercarme al Principal. En primer lugar, por apreciar in situ el enorme acierto que supone el haber recuperado para la música de cámara ese adecuadísimo marco que es para ella el teatro Principal. También, naturalmente, por haber tenido ocasión de escuchar a un jovencísimo y excelente grupo de viento en programa tan amable como completo. El Classic Wínd Ensemble, fundado y dirigido por el trompeiisía suizo Mauro Ghisletta, está integrado ademas por flauta y sendas parejas de oboes, clarinetes, y trompas y fagotes, todos ellos instrumentistas de calidad y que abordan su cometido con palpable ilusión. Tras un puñado de breves páginas reunidas bajo la rúbrica de música en la corte de Enrique VIII ofrecieron ejemplos de Vrancky, Donizzetíi, Druschetzky, Gouvy, Schubert, Dvorak y Mozart, los de estos dos últimos en arreglos. Junto a la preparación técnica individual de los jóvenes músicos llama la atención el formidable, perfecto ajuste de que hacen gala en lo colectivo, al paso que la increíble exactitud de su acuerdo a la hora de matar el sonido. También, su permanente atención por obtener como es debido la diferenciación entre el legato y el no legato Claro que en pago a la perfección de su ajuste, sus versiones pecan un punto de cierta rigidez rítmica, con unos tempi en exceso mortecinos y faltos sus discursos de las mínimas contrastaciones temporales. Madrid. Carlos Galindo Durante el presente fin de semana se celebrarán en Segovia los IV Encuentros de Folk Agapito Marazuela, encaminados a ofrecer un muestreo de las distintas músicas regionales españolas. Tras el éxito que se alcanzó con el Festival de la Unión Europea de Radio (UER) en la pasada edición, para la presente los responsables de los encuentros intentan mostrar, junto a los grupos segovianos, las nuevas generaciones de músicos dedicados a la conservación de las raíces musicales. La muestra de las diversas músicas se completarán con ponencias y coloquios, como los que ofrecerán Antonio Sánchez, sobre Danzas de palos de Valladoiid José Antonio Alonso, que hablará de El cancionero tradicional de Guadalajara Carmen Tizón y Francisco Vegara, que lo harán de Presente y pasado de las manifestaciones espontáneas del romance en el Campo de Gibraltar El domingo, día de clausura, tendrá lugar una mesa redonda sobre Panorama de los estudios etnomusicológicos Entre las actuaciones, hay que resaltar las de los grupos Hadit, de Segovia; Beleño, de Asturias, y Hato de Foces, de Aragón. También participan Ronda Segoviana; Citania, de Galicia, y Almadraba, de Andalucía, dedicados esencialmente al trabajo de investigación en el campo de Tarifa. La clausura, el domingo, correrá a cargo de Ganbara, del País Vasco, uno de los grupos que más expectación ha levantado en los últimos años, y Nuevo Mester de Juglaría, de Segovia, el grupo que más discografía tiene en su haber desde 1971. Crítica de cine Misión: salvar la Tierra de Leonard Nimoy Producción: Paramount. Director: Leonard Nimoy. Guión: Steve Meerson, Peter Krikes, Harve Bennet y Nicholas Meyer. Fotografía: Donald Peterman. Color. Música: Leonard Rosenman. Principales intérpretes: Wliliam Shatner, Leonard Nimoy, De Forest Kalley, James Doohan, Catherine Hicks. Duración: Ciento dieciocho minutos. Salas de estreno: Amaya, Bulevar, Cristal, Pompeya, Vaguada. Leonard Nimoy y William Shatner Cuarta entrega de la serie Star Trek ni mejor ni peor que las anteriores, con la novedad de un viaje en el tiempo tratado parcialmente en tono de comedia. DÍA del ESPECTADOR Palacio de 11 SEMANA) la Música ÉXITO i LA MAGIA ÜE LA MEDICINA MODERNA HA SALVADO SU VIDA... Y VUELVE CON UNA HISTORIA EMOCIONANTE, INSÓLITA B t PARA TOÓOS LOS PÚBLICOS EN ELM STREET ¿QUIERE APRENDER IDIOYUS? Entérese donde. a través de las páginas de Anuncios por Palabras Tiene la serie Staar Trek de la que Misión: salvar la Tierra es la cuarta entrega, un hándicap importante, como es el de su imaginaría, que, a fuerza de querer ser fiel a la de la serie televisiva La conquista del espacio en la que tiene su origen, resulta escasamente sugestiva y, al margen de los medios empleados, pobretona. Se abusa de las escenas que transcurren en naves espaciales, no particularmente atractivas, y los personajes fijos resultan, en definitiva, demasiado elementales. Probablemente, en función de todo ello, los responsables del producto han decidido, en esta nueva salida a la palestra, jugar la carta de la- relativa- novedad, y, al no atreverse a tocar lo fundamental, se han inventado un viaje a través del tiempo, concretamente al pasado- del siglo XXIII al XX- y han tratado lo que durante su estancia en nuestro planeta les sucede a los tres personajes principales en tono de comedia. Gracias a ello, la película, que comienza con un digest de la entrega anterior, que explique la resurrección del doctor Spock, gana interés en su interludio terrestre, que, si no es excesivamente brillante, resulta, por momentos, gratamente divertido. Es, en suma, Misión: salvar la Tierra un filme de consumo más, dedicado especialmente a los fieles de la serie televisiva en que se basa, de modestas ambiciones y más modesto presupuesto, habida cuenta de su carácter de superproducción, en el que Nimoy, que además de actuar y dirigir es corresponsabte de la idea original, vuelve a ofrecemos su pétrea impasibilidad, mientras William Shatner parece humanizarse un tanto al contacto con la terráquea Catherine Hicks. Los demás se reducen a simples siluetas, como siempre. e O. o. r.