Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 48 LA FIESTA NACIONAL- Segunda corrida de la feria de Almería -MIÉRCOLES 26- 8- 87 A propósito de Solana, el de los teléfonos El pueblo andaluz no está de acuerdo con él Almería. Vicente Zabala, enviado especial Me lo dice un aficionado almeriense en la Bodeguilla, que no es la que ustedes imaginan... donde he bajado a tomarme una copa, a la vera del hotel. ¿Ha visto usted lo que dice el de los teléfonos De pronto, no caigo, no sé a quien se refería. No podía imaginarme que a Solana, el de las matildes le llaman los andaluces el de los teléfonos Resulta que se le ha ocurrido meterse con Antonio Burgos. Ficha de la corrida Plaza de toros de Almería. Segunda corrida de feria. Seis toros de Manuel Alvarez, bonitos, nobles, muy manejables. José Mari Manzanares, de azul y oro, estocada (ovación) En el cuarto, pinchazo y media estocada (ovación, oreja y vuelta al ruedo) Julio Robles, de canela y oro, estocada (ovación) En el quinto, estocada baja (ovación, oreja y vuelta al ruedo) José Antonio Campuzano, de grosella y oro, pinchazo hondo y tres descabellos (ovación y vuelta al ruedo) En el sexto, estocada caidilla (ovación, oreja y vuelta al ruedo) El banderillero Curro Puya sufrió una cornada de pronóstico reservado. A falta de argumentos, y a falta de pluma, capaz de quitarle al pueblo almeriense el iny a falta de razón, para ello ha utilizado el incomparable colorido de su plaza de toros? Lo sulto al igual que los zoquetes cuando se enque le faltó a la función de vibración natural, cantino se creció. Logró algunos pases de incuentran pobres de dialéctica. No te rebate a por el conservadurismo de unos toreros que; dudable categoría. Faltaba el hilván porque e 1 Burgos, que los conoce salieron a media llave con una noble y manetoro se revolvía con rapidez a la salida de los muy bien, ninguno de jable corrida de Manuel Alvarez, lo pusieron pases y no era posible conservar el sitio. Es sus diarios argumen con creces los grádenos, alentando con sus cierto que no a todos los toros se les pueden tos, pero te da leña aplausos, sus oles y su estímulo a los toreligar los pases. Pero lo que sí afirmo es que vía sevillanas, vía fiesros. Reservarse del todo era como hacer un las buenas faenas son las que se ligan y, por ta nacional. Y acusa feo a tan formidable público. supuesto, se realizan con los mejores toros. ¡q u é o r i g i n a l! -de Yo me hacía de cruces cuando al doblar el Hablamos de torear bien, muy bien. No nos barbarie al ser aficionasexto de una estocada, no precisamente co- referimos, a faenas desligadas, deslabazadas. do a los toros. Le mete rrecta, los tendidos de sol adamaban a José Eso es lo que no entienden o no quieren enmano, que yo sepa... Antonio Campuzano con un fervor que no retender algunos. José Mari Manzanares cortó por ese lado. O sea, cuerdo que se le dedicara a ninguna figura la oreja por voluntad popular. El presidente que nos llama bárbaros del toreo de otro tiempo por una labor nada se resistía, pero hubo que dársela. Democráa los españoles que más que correcta. ticamente así lo dice el Reglamento. No se le nos gustan los toros. José Antonio Campuzano había toreado a podía negar el trofeo. Vivimos a la vera de la sus dos toros, sobre todo por el lado izquierJulio Robles tuvo el mérito de venir a AlmeJulio Robles droga, de la violación, do, con la mano muy baja- e n mi opinión, ría con su lesión a cuestas. Está a la espera dei coche- bomba y de la reinserción para el fue lo más importante que se hizo en la tarde una seria intervención quirúrgica. Sale a la cómplice del asesino; se descrimina al delind e- pero la cosa no era para aquellos claplaza con unas infiltraciones dolorosísimas, cuente que levanta carteras, obligándole a mores. El público entraba en la fiesta. Formaque le aplica el traumatólogo del Barcelona que limpie en la cárcel la celda al terrorista ba su propio epectáculo, pero no de espaldas Club de Fútbol. Sobre esta base va a poder que asesina por la espalda. Pero la barbarie al ruedo, como en otros sitios, sino calenllegar a fin de temporada. Y tan pronto termiestá representada por las corridas de toros, tando a los diestros y haciéndoles partícipes ne ésta pasará al quirófano. Encontramos al de esos toros, cuyos filetes come el señor de su propia alegría, de sus propias ansias abulense- salmantino lógicamente con menos Solana vengan de donde vengan... Para de divertirse, como si les dijeran: Estamos fuelle que otras veces, pero con una enorme revolcar al maestro Antonio Burgos, que en fiestas; es nuestra feria, no podéis defrauvoluntad. Las mayores ovaciones se las ganó tiene talento y ar, te, para entender a Pepe darnos en un quite por chicuelinas. También se le Luis Vázquez, se ve obligado a recurrir al toEs falso eso de que quien te quiere bien te aplaudió mucho los lances que instrumentó a picazo que emplearía una viejecita nórdica, hará llorar y de quien te quiere mal te hará la verónica al cuarto. Las faenas de muleta amiga íntima de los gatos de angora. Solana reír. Por el camino de la dulzura, del apoyo, carecieron de unidad. Sin embargo, hubo pa el de los teléfonos el de las matildes de compartir el buen estado de ánimo se ses buenos, especialmente en el quinto, aunrojo de salón, ilustre ex alumno del Pilar consigue mucho más. Los almerienses lo saque le embestía con violencia. Julio evidenció mientras los niños de derechas de aquella ben. Y hoy han sido ellos los grandes protaunos grandes deseos de agradar a esta afiépoca tirábamos de un. camión de madera gonistas. José Antonio Campuzano se puede ción que desde hace años le sigue con entuatado con una cuerda y le dábamos patadas ir contento de su éxito, pero debería repartir siasmo. Escuchó una fuerte ovación al matar a una pelota de papel, nos llama bárbaros a la oreja del sexto y hasta la segunda, que al segundo, y cortó una oreja del quinto. El los españoles, porque nos gustan los toros, simbólicamente le concedieron de este mispresidente no se fijó demasiado dónde había mientras el partido al que pertenece no sabe mo toro con ese gentío que no cesó de aclacaído la espada... lo que hacer con los que matan, y no toros marte con un entusiasmo que no concordaba precisamente, en uno de los mayores actos Repetimos lo dicho más arriba. La corrida con lo que estaba llevando a cabo en la arede barbarie que ha presenciado el pueblo essalió adelante por la bondad de los toros de na. Dicho queda que hubo naturales de mano pañol a lo largo de su historia, indefenso, a Manuel Alvarez y también por el impulso, por baja, de muleta arrastras, de buen juego de merced de las negociaciones de la bajala algarabía y por el entusiasmo de un públicintura, pero de éso al frenesí que se formó da de pantalones y de la entrega de España co que acude a la plaza con el ferviente deen la plaza... a unos separatistas, cuyo único argumento es seo de ver triunfar a- los toreros. José Mari Manzanares anduvo torero y coel dei tiro en la nuca. rrecto con su primer enemigo, qué se quedaba corto y blandeaba de manos. Dispararon El público destellos de su buen corte de torero. Tal o Precisamente ese público, calificado de cual derechazo, tal o cual pase de pecho. Almagro Detalles de indiscutible torería, pero su labor bárbaro por alguien que dice llamarse amante no dio de sí para premios de mayor categoría Toros de Ríogrande, encastados. del pueblo, fue el gran protagonista de la coque el de la ovación que escuchó desde la Ortega Cano, oreja, y ovación. rrida. Había que ver las ganas que tenía de raya de picadores. Espartaco, oreja, y ovación. sacar el festejo adelante. A la hora del coVíctor Mandes, aplausos y ovación. En el cuarto apretó más. El toro era muy mienzo de la corrida daba gloria contemplar la plaza. Como siempre, en este lugar, el cie- alto, aunque noble, y con un recorrido no deAñover de Tajo lo despejado, radiante de luz. Los mantones masiado largo. José Mari Manzanares hizo Novillos de García Sánchez, difíciles. una bonita faena, no todo lo profunda que se de Manila se descolgaban por las balconaDominguín, silencio en ambos. das. Las mujeres, vestidas de flamencas. Los espera de él, pero bonita. Los almerienses se Manuel Molina, silencio en su lote. la jalearon como si hubiera resucitado el mishombres, con bastantes sombreros de ala anJuan Cuéllar, palmas, y dos orejas y rabo. mísimo Juan Belmonte. Lógicamente, el alicha. La fiesta era más fiesta. ¿Quién sería En otras plazas