Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ABC CULTURA ACERCÓLES 26- 8- 87 En muebles de oficina Las cartas de Karen Blixen descubren el amargo poso de sus memorias de África La imagen patética de Isak Dinesen sin máscara Roma. S. C. En 1914 Karen Blixen desembarca en Mombasa, África. Ese mismo día se casa con el barón Bror Blixen y se van a vivir a una hacienda cerca de Nairobi. Cuando diecisiete años más tarde Karen desembarca en Marsella, la vida la ha sometido a duras pruebas: ha vendido su hacienda africana, su inquieto amor, Oenys Finch Hatton, descansa en una sobria sepultura, y Bror Blixen, ahora cazador blanco se ha vuelto a casar. En 1936, Karen Blixen escribe su larga epopeya personal en sus Memorias de África, dando a ese continente un tinte, épico y lejano. Pero la verdad de su larga estancia en África se refleja en la cantidad de cartas que Karen mandaba regularmente a Europa. Las cartas a su adorada madre Ingeborg, a su querido hermano Thomas, a su hermana Ellen y a su tía Bess, muestran la atormentada y a veces patética imagen de una mujer asediada por las dificultades prácticas, en constante lucha con la Karen Blixen incomprensión ajena y la óptica convencional. En 1974, salió en Dinamarca una biografía escrita por Thomas, que incluía fragmentos de numerosas cartas donde Tanne (diminutivo familiar de la escritora) escribía los secretos de su vida en Africa. Frahs Larson, el danés que se ha encargado del epistolario, supo ver la importancia de estos documentos para reconstruir la historia personal y literaria de Blixen, y consiguió; con la ayuda de Thomas publicar una edición crítica en 1978. Las cartas eran importantes no sólo por su contenido biográfico y por la cantidad de notas que la dimensión óptica de Memorias de África omitía, sino también porque revelaban su imprevisible nacimiento como escritora: a lo largo de los días, la espontánea y aún no cultivada vocación de narradora de Karen modifica gradualmente la realidad convirtiéndola en literatura. Las cartas contienen sus más sinceras ideas sobre la liberación de la mujer, el victorianismo y la moral sexual; y una antología de citas literarias transcritas de memoria y diseminadas entre las noticias dramáticas de su vida. Reproducimos a continuación una de las cartas que Bruno Berni prepara para su edición en Italia y que ha sido publicada en el semanario italiano Panorama calidad por todo lo alto, a los precios más estrechos. Estoy pasando un mal momento Ngong (otoño de 1921) Queridísima mamá: No he podido escribirte en mucho tiempo y he hecho mal, lo sé. Pero todo ha sido muy incierto y han sucedido muchas cosas desagradables. Pero ahora cambiará. Ahora sólo quiero poder escribirte sólo a ti en el futuro y que los demás no vean mis cartas. Quizá durante un año, aunque seguramente no será tanto tiempo. No es que les quiera menos, pero... con esta espantosa sequía; peor que en 1918 y con todos mis shaurie, con Bror, etc. etc. no puedo tener la sensación de que mi matrimonio, mis cuestiones económicas y mi humor. sean motivo de discusión en Matrup, en Lerbaek y en Holbaek Ladegaard. En todo caso no quiero que se comenten las cosas que en un momento de debilidad puedo haberte escrito a tí ...Estoy pasando por un mal momento y metida en muchos líos puramente prácticos o ligados a mis sentimientos, a mi vida, tal vez por mi culpa, tal vez por pura casualidad, y para superar esta racha necesito de todas mis fuerzas... Creo que saldré de ella; llegará seguramente el momento en el que creeré ser la más feliz de todos nosotros y que valía la pena. Pero mientras las cosas sigan así, no puedo estar hablando de ello con un montón de mujeres jóvenes y viejas, de tíos, de cuñados y de amigos. Ahora, por ejemplo, me doy cuenta de que la última vez no debería haber ido a casa... en vez de acercarme me he alejado más de todos vosotros. Puede ser que no vuelva a allí demasiado pronto. También he pensado un poco en otras cosas: si me tuviera que ir de aquí durante algún tiempo, ¿no podríamos estar juntas tú y yo algunos meses, por ejemplo, en París o en el sur? Para, mí en el fondo tú eres la que representa casa y todo lo que más amo en Dinamarca. Creo que la mayor desgracia para mí ha sido la muerte de papá. El me entendía tal como era... y me quería así. Habría sido también mejor que hubiese estado más con su familia; con ellos me sentía más libre y ligera. Con Mamá y tía Bess y todos los miembros de tu familia... tengo la sensación de que aunque consigan quererme, en cierto modo lo consiguen a pesar de que yo sea tal como soy ahora. Debo ser siempre de otra manera; lo que yo considero bueno de mí misma a ellos no les gusta... Si algún día puedo ver la vida con calma y claridad, será gracias a mí padre... A veces tengo la sensación de que él está a mi lado y me ayuda y de que a menudo me dice de mis shaurie: ¡Mándales al infierno! Cada uno de tus hijos piensa que te quiere más que los otros, y yo también lo pienso. Probablemente no es verdad, pero cada uno te. quiere de forma distinta, y creo que en mi forma de quererte hay algo de la forma en que te amaba papá. Para mí eres lo más bello y más maravilloso del mundo; el hecho de que existas transforma toda la tierra. Contigo hay paz y armonía, sombra y arroyos que fluyen y pájaros que cantan; ir a verte es exactamente como ir al cielo. Tu TANNE Compruébelo. Distribuidores Oficiales de las primeras marcas. Máxima calidad con garantía de fábrica. Entregamos en Zi horas. Venga a visitarnos. Calidad, Servicio y Precio en Profesor Waksman, 11 y 13 (semiesquina Padre Damián) Téls. 457 69 06- 457 68 55