Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ABC OPINIÓN MIÉRCOLES 26- 8- 87 Panorama LIFE- BELT C ECILIA Cichan, una niña de cuatro años, fue encontrada quejándose debajo del cadáver de una mujer, presumiblemente su madre. A Matilde Arcángel la encontraron muerta, sembrada en un charco, embrocada sobre el cuerpo vivo de su hijo. Se trata de dos accidentes, ocurridos a gran distancia uno de! otro, gran distancia en el espacio: el uno, en Detroit, Estados Unidos; el otro, en Jalisco, México, y a gran distancia en el tiempo: el primero, apenas ayer; el otro, en un año perdido de la primera mitad de siglo. Pero los hechos, aunque en las antípodas, vienen a ser en esencia los mismos. En el accidente de ayer, un avión que se estrella, en el del pasado, un caballo que se desboca; en el de ayer, una madre que acolcha entre sus brazos el frágil cuerpo de su hija; en el de Jalisco, una madre que se hace arco, dejándole un hueco al hijo para no aplastarlo cuando se siente despedida por la carrera desenfrenada del animal. -El milagro de los hechos viene a ser el mismo: el regazo de una madre que salva la amenazada vida de un hijo. El accidente de avión de la Northwest Airlines ocurrió hace apenas unos días en un lugar de la nación más poderosa de la tierra; el del caballo, tal vez nunca ocurrió como suceso, pero tuvo su lugar y su tiempo imaginarios en la obra genial de Juan Rulfo y en la ancha patria del idioma español. La herencia de Matilde Arcángel es uno de los relatos más enigmáticos del escritor mexicano. El, que tan obsesionado vivía por las catástrofes, por los accidentes, por las crisis políticas cotidianas- hasta tal punto lo afectaban como cosa propia, que un despacho de agencia con una noticia funesta podía cambiar sus planes de trabajo o hacerle cancelar sus citas- se habría sentido asombrado de ver que ¡a herencia de Matilde Arcángel sigue produciendo renta de. vida incluso en sociedades altamente tecnificadas. De la lamentable catástrofe aérea nos queda a todos esa lucecita de una joven vida que ilumina como un símbolo el empeño de supervivencia de la especie, y ese gesto humano, el amparo materno, que resulta más eficaz que los insistentes avisos de la computadora, ese instinto natural de la madre de Cecilia que fue más seguro que todas las comprobaciones en cabina, que todas las instrucciones de vuelo, que todas las normas de la O. A. C. I. que todos los cinturones de seguridad. Marta PORTAL Mirador EL BOQIÜ DEL LIBRO INFANTIL E LAGASCA- LISTA Local oficinas, bien acondicionado, exposición calle, 750 m 2, buena renta y moderado traspaso Información: Señor Puebla Teléfonos: 431 78 43- 255 40 00 N cuestión de leer, los niños de ahora son afortunados. Gracias a Dios. Las ediciones de libros infantiles, é incluso juveniles, están conociendo un auge espectacular, un boom por emplear un término que ya hizo fortuna en una ocasión y del que yo me cachondeé su miajita en alguno que otro artículo, recogido luego en volumen. Libros muy sugestivos, de esmerada impresión, clara y hermosa tipografía, bonísimas ilustraciones debidas a artistas de sorprendente talla... Parece tal que varias editoriales hayan entablado una batalla, si no una guerra, para ver cuál saca más y mejores títulos. Por lo que no resulta difícil suponer que hay un importante mercado detrás (porque los editores tienen que sostener su negocio, aunque a veces queramos olvidarlo y prefiramos creer que son mecenas del siglo XX dispuestos a arruinarse por nosotros) Ahí radicaría la explicación del reciente vuelco de escritores hacia el género. Muchos amigos tengo con la lengua fuera porque están trabajando duro, hard, en él. Ya son comunes frases del siguiente tenor: -Me es imposible, perdona. Estoy trabajando contra reloj. Me han pedido con urgencia un libro infantil. Incluso á mí, que nunca he tenido veleidades con el asunto, me han sugerido que por qué no hago algo Quién sabe si, de no ser un hombre tan difuso en ya sobrados quehaceres, habría cedido a la tentación envolven- te. En fin: decía que los niños de ahora son afortunados. Los niños españoles, dentro de poco, no tendrán nada que envidiar a los niños de lengua inglesa, que cuentan acaso con la mejor y más brillante tradición de literatura infantil en el mundo occidental. Recordemos libros como La rosa y el anillo de Thackeray, o Los niños del agua de Kingsley, por no citar escritoresilustradores, todo en una pieza, como Kate Greenaway o Waiter Grane. Todos ellos rompieron los estrechos límites a que estaba confinada la literatura infantil hasta entonces. En cuanto a las causas que han hecho que Gran Bretaña haya dado tantos y tan buenos escritores e ilustradores de libros para niños no deja de ser curiosa la teoría de algunos pensadores: aversión. Aversión a los niños, claro. Y de ahí- dicen ellos- que muchos de estos autores sean gente sin hijos. Cierto o no, puede que la ausencia, o la distancia, confiera especial encanto al mundo infantil. Pero dejemos tan complejo asunto, que leo de otros, y que se escapa a mi propósito. El asunto es que, con un poco de suerte, los españolitos del futuro habrán crecido en unas condiciones más propicias a la lectura. Envidia me dan, pero bendita envidia. Quizás lleguemos a romper la terrible paradoja de hoy día: somos uno de los países que publica mayor número de títulos y, sin embargo, uno de los de índice de lectura más bajo. Un índice casi de país de subdesarrollo. Aquí no lee casi nadie, y eso que casi todos escriben. Ojalá este boom dei libro infantil cree unos hábitos que ahora no tenemos. Un país que ha sido cuna del Quijote bien se lo merece. Octavio AGUILERA URBANIZACIÓN SAN TRIFON (DAGANZO) CHALETS ADOSADOS Cuatro dormitorios, dos baños, buhardilla. Cocina- office Información y venta: PROINVERSA En chalet piloto o en teléfonos 254 68 50- 253 95 33. De 8 a 3 O