Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 24- 8- 87- MADRID -ABC, póg. 23 Seis personas controlan el funcionamiento de los 5.765 semáforos de la zona centro Cuarenta y dos cámaras vigilan el tráfico en las principales vías Madrid. Agustín de Grado Son parte del entorno natural urbano. Están ahí y suelen pasar desapercibidos, pero, sin ellos, la vida en toda gran ciudad sería poco menos que imposible. Seis personas, al mando de un complejo sistema tecnológico, controlan a diario el funcionamiento de los 5.765 semáforos que existen en el centro de la capital. Todos los semáforos comprendidos dentro del perímetro delimitado por la M- 30 y que, de norte a sur, se extiende desde el barrio del Pilar hasta la Glorieta de Cádiz son controlados desde una sala de la Casa de la Villa. Sobre las seis personas que trabajan en ella recae la siempre difícil tarea de regular el tráfico de la capital. Medio centenar de cámaras instaladas por las principales vías de la ciudad, dieciséis monitores para la recepción de las. imágenes, tres emisoras de radio que conectan la sala con los coches de la Policía Municipal y las empresas de mantenimiento, un amplio panel sinóptico y un complejo sistema de ordenadores son sus instrumentos de trabajo. En una ciudad de las características de la nuestra no era posible hacer frente a las altas y variables demandas del tráfico por medio de un sistema de regulación basado en una distribución fija de los tiempos de los semáforos. Por eso. desde hace cinco años, nuestra capital dispone de un sistema centralizado de control del tráfico que permite la adecuación automática de los tiempos de los semáforos a la demanda real del tráfico, medida en cada momento por medio de detectores instalados en las calles. dad del tráfico en cada zona. Modificar un solo semáforo, aunque sólo fuese momentáneamente, descompensaría todo el sistema El cambio de estos intervalos sólo se realiza cuando los resultados de unos estudios previos demuestran su necesidad. En cualquier caso- añade- las variaciones no van nunca más allá de uno o dos segundos. Dar un segundo más de verde a un semáforo en un cruce importante puede suponer el paso por él de 50.000 vehícybs más al día Precisamente, son éstos meses de verano, cuando el tráfico en la capital no obliga a la atención permanente, los empleados por los técnicos para estudiar las posibles modificaciones de cara a la nueva temporada. Unos 600 reguladores, situados uno en cada intersección, son los encargados de ejecutar el encendido y apagado de estos 5.765 semáforos. En Atocha, dos reguladores controlan el funcionamiento de los 55 semáforos que existen en la glorieta. Y más allá del centro urbano controlado por el sistema, otros 900 reguladores se ocupan de otros 6.245 semáforos que, en este caso, su funcionamiento responde a una distribución fija de los tiempos. El Ayuntamiento tiene contratadas a dos empresas que se dedican a la reparación de todas las averías que se producen en ellos. Diariamente, unos veinte semáforos sufren algún tipo de desperfecto, que rara vez tarda más de una hora en ser reparado. Cuando un semáforo se avería, una luz intermitente de color rojo se enciende en el panel central de la sala indicando el lugar exacto donde se encuentra. Y un representante de estas empresas, presente en la sala, da noticia de ello para que acudan a repararla. La oposición prepara un otoño caliente en las haciendas locales Madrid. Javier Barrientes En los meses de septiembre a diciembre el protagonismo de la vida política del Ayuntamiento se trasladará inexorablemente a las áreas de Economía y Hacienda, en lo que ya se conoce como el otoño caliente. El presidente de la Comisión de Economía, Luis María Huete, ha declarado que de entrada, a la vuelta del verano estará el dictamen previo del grupo técnico de trabajo de las famosas cuentas a justificar que habrá de ser examinado en la Comisión Especial de Cuentas. En este mismo sentido se pueden encuadrar los estudios del estado de ejecución del presupuesto, según la proposición presentada por AP en el último Pleno, y que fue aprobada por todos los partidosV junto con la situación patrimÓTuáf pedida por el CDS El plato fuerte del menú económico- añade Huete- lo constituye la revisión de las Ordenanzas Fiscales. En Madrid tenemos veintiocho ordenanzas, que van desde el tributo sobre perros hasta la contribución urbana, pasando por el aprovechamiento de la vía pública, etcétera. Para terminar, y como postre dulce está la discusión del presupuesto de 1988. Estos trabajos económicos, y el presupuesto en particular, constituyen en la práctica la fotografía contable del programa ideológico del equipo de gobierno que este año será revelado con las luces y sombras que dé la oposición. El presidente de la Comisión de Economía afirma: Al no haber en la actual Corporación mayorías fijas predeterminadas serán precisos los consensos para aprobar un plan económico viable, sin acudir al fácil recurso de la deuda para financiar indirectamente el gasto corriente. Hasta ahora, habida cuenta de la mayoría socialista, en las propias bases del presupuesto se autoconcedían universales facilidades para permutar las cifras de una casilla a otra, con lo que un presupuesto, inicialmente meticuloso en los conceptos, se convertía a lo largo del año en un fondo de saco de goma En previsión de estas corruptelas, AP ha presentado ya una proposición para corregir las excesivas facilidades del baile de ¡cifras. Las averías Sin embargo, cuando la avería se produce, en un semáforo ajeno al sistema centralizado, el proceso se vuelve más lento. La detección ya no es instantánea y son, bien patrullas de la Policía Municipal, bien los propios peatones quienes dan parte de ella. Este sistema de control centralizado del tráfico se instaló buscando unos beneficios socioeconómicos tales como el ahorro de combustible, un menor número de paradas y arranques o la posibilidad de limitar el acceso a zonas congestionadas. Pero su eficacia no parece suficiente por sí sola para resolver los problemas del tráfico en una ciudad que, entre otros factores, ha visto crecer su parque móvil en 120.000 unidades por tercer año consecutivo. Control centralizado Los detectores son unos cables tendidos a lo ancho de algunas calzadas y que, al ser cruzados por los vehículos, contabilizan al momento el total de coches que circulan por ese lugar. Cada tres minutos, éstos detectores envían a la sala central información puntual tanto de la intensidad como de la densidad del tráfico en dicho punto. A la vista de esta información, desde la sala se podría optar por la manipulación de los intervalos de tiempo de todos los semáforos de un determinado cruce. Pero esto casi nunca sucede- explica uno de los responsables- -porque todos están sincro- nizados dé acuerdo con unos estudios previos sobre la intensi- El MOPU tramita la indemnización del caso del charco de la muerte Madrid. J. B. El MOPU, en relación con el fallecimiento ocurrido hace más de un año en el charco de la muerte ha remitido un escrito al padre de la víctima, informando de su tramitación. La indemnización reclamada al MOPU y al Ayuntamiento es de 64 millones de pesetas. Hasta el momento- asegura te metros por las bocas de riego Agustín González, padre dé la de la mediana jardín del monuvíctima- en el Ayuntamiento mento. Los aspersores, además han hecho caso omiso del asunde regar el jardín, invadían la to, olvidando sus responsabilida- calzada, formando lo que ya se des. Con la respuesta del MOPU conoce como el charco de la tenemos alguna esperanza de que la indemnización reclamada muerte y donde falleció hace más de un año el joven Agustín se nos dé, aunque (a pérdida por González. El padre de la víctima la muerte de nuestro hijo no nos ha pedido responsabilidades tanla van a devolver en la vida Como ya adelantó ABC en él to al MOPU corno al Ayuntamiento y una indemnización que P a r a e l q u e g o b i e r n a e s m á s c ó mes de noviembre, frente á la asciende a más de sesenta y m o d o tirar de u n a sola cifra toPuerta de Hierro se formaba uh tal charco de un radio de unos veincuatro milloneas ele pesetas. B; -n oi no- sor i9 ¡r. ví 2 s: ic- oo-